Menor da a luz en un auto; en urgencias del IMSS la mandaron a su casa

viernes, 7 de febrero de 2014
OAXACA, Oax. (apro).- “Mi hija pudo morir”, manifestó enojada Liliana Ramírez, madre de la menor que ayer parió en el interior de un automóvil, justo a la entrada de urgencias del hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en el puerto de Salina Cruz. De acuerdo con la madre de la joven de 16 años de edad, ésta dio a luz en ese lugar porque la doctora Angélica Antonio Méndez le aseguró que aún faltaba mucho para que naciera el bebé y le pidió que se llevara a su hija a su casa. “La doctora con enojo y con coraje me dijo que parecía que no había sido madre, porque los síntomas que presentaba mi hija no eran para dar a luz, sino que ella necesitaba ver mucha sangre y así darle la atención medica”, relató la indignada madre. Al ver que la joven se quejaba de los dolores decidió volver a su casa, pero en el trayecto aquella le dijo que el bebé ya estaba naciendo y ya se miraba la cabeza del recién nacido, por lo que de inmediato regresaron al nosocomio. “Al llegar al hospital la doctora todavía en su afán de burla me regañó, que por qué toqué la placenta, y yo con coraje le respondí: ‘mi hija pudo morir por culpa de su mal trato’, por lo que ahora solo pido justicia ante las malas acciones del personal de esta clínica para con mi hija”, se quejó. Sobre el caso, el director del hospital, Brígido Reyes Fernández, negó que exista negligencia médica, porque de entrada, añadió, el trabajo de parto no estaba acomodado. Mencionó que la valoración del médico de guardia en urgencias, a las 11:37 de la mañana del jueves 6, se hizo con base en las referencias que dio la menor, quien señaló que tenía dolor en abdomen y las caderas, sin salida de líquido, con un embarazo de 41 semanas de gestación, por lo que se le indicó que caminara y volviera por la tarde para ser valorada en el turno siguiente. Según Reyes Hernández, a las 15:30 horas la menor fue valorada de nueva cuenta por el doctor de urgencias del turno vespertino, a quien la paciente le mencionó que los dolores se habían incrementado. Había iniciado su trabajo de parto y no había salido líquido transvaginal, sin embargo –añadió– los signos vitales estaban dentro de los parámetros normales, y al explorarla encontraron el cérvix de la matriz con aproximadamente dos o tres centímetros de dilatación. Como el trabajo de parto había iniciado, dijo, el médico de guardia le indicó que caminara en la sala de espera y en cuatro horas sería revalorada nuevamente. “El problema es que la paciente por sí misma o por decisión de sus familiares se fue a su casa, abandonó la sala de espera, y así, a las 18:15 horas, se presentó un trabajo de parto fortuito a bordo de un vehículo particular, en donde al informarle de esta situación a los médicos, la atienden en la unidad”, informó el galeno. Precisó que la joven madre dio a luz un bebé de sexo femenino con un peso de dos kilos 850 gramos. En estos momentos, agregó, ambas se encuentran en observación en la cama 101 de gineco obstetricia. “A lo mejor los familiares y ella misma perciben negligencia, pero no hay tal, ella no siguió las indicaciones”, subrayó Reyes Hernández. La tarde de ayer, la joven de 16 años de edad se convirtió en la quinta mujer oaxaqueña en dar a luz afuera de un hospital en menos de cuatro meses. El 3 de octubre de 2013, la indígena mazateca Irma López parió en el patio trasero de la clínica rural del municipio indígena de Jalapa de Díaz. El segundo caso se documentó el 25 del mismo mes, cuando Cinthia Itzel López tuvo a su bebé en el baño del Centro de Salud del municipio de San Jacinto Amilpas. El 5 de noviembre, Alma Ruth Mendoza parió en la calle, en las inmediaciones de la clínica del municipio de San Antonio de la Cal, y el pasado 26 de enero Nancy Salazar López alumbró en la calle, en la entrada de la consulta externa del Hospital “Pilar Sánchez Villavicencio” de Huajuapan de León. El pasado lunes 3, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la Recomendación 1/2014 al gobierno de Gabino Cué por la “inadecuada atención médica” en el caso de Irma, pero siguen pendientes los dictámenes de los otros cuatro casos de partos fortuitos que convirtieron las calles y los patios en salas de parto o quirófanos.

Comentarios