Bloquean carretera y suspenden clases por la liberación de maestro abusador

lunes, 24 de marzo de 2014
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Familiares de alumnos de la escuela primaria bilingüe “Ignacio Zaragoza” ubicada en el ejido Nuevo San Juan Chamula, municipio Las Margaritas, mantienen bloqueada desde el pasado sábado 22 la carretera fronteriza del sur, a la altura de esa comunidad, en protesta por la liberación del maestro Esteban Fidel Román Román, quien presuntamente abusó de 10 estudiantes menores de edad. También acordaron suspender las clases y cerrar las escuelas de los niveles preescolar y primaria, así como la supervisión escolar zona 501 y el albergue-comedor “por tiempo indefinido por la seguridad de sus hijos”, se lee en una carta que hicieron pública el pasado domingo. Los padres de familia pidieron al gobierno estatal su intervención y la destitución de todo el personal docente de esos niveles, pues “se presume que existen más profesores practicando ese tipo de delito, por lo que como padres de familia tememos por la inseguridad de nuestros hijos (…) Existen las pruebas suficientes y quedaron comprobadas en el expediente penal número 66/2014”, puntualiza la misiva. Los padres de familia acordaron que no dejarán regresar a las aulas a ninguno de los maestros en San Juan Chamula, debido a que éstos hicieron de todo para lograr la libertad de Román, pese a las pruebas y testimonios presentados. El escándalo de abuso sexual contra niñas de primero de primaria inició el pasado martes 11, cuando Luis Gómez Hernández, Aniseta Hernández Ruiz, Paulina Hernández Arias y Carmen Pérez Gómez acudieron ante el Comité de Educación de la comunidad para presentar una queja en contra el presunto abusador por corrupción de menores. Al conocer la gravedad de los hechos, el Comité de Educación notificó de inmediato al juez rural, Juan Martín Collazo, y al agente ejidal Francisco Hernández Pérez, quienes esa misma noche solicitaron la presencia del profesor y lo detuvieron en la cárcel ejidal. Al continuar con las indagatorias, las autoridades de la comunidad indígena tzotzil juntaron a todos los padres y madres de familia, quienes llevaron a sus hijas para que hablaran de los supuestos abusos cometidos por parte del profesor y documentaron al menos 10 casos, aunque sólo se dio el nombre y apellido de cinco niñas que dieron su testimonio ante las autoridades. “Salieron más víctimas argumentando que antes no habían querido hablar por motivo que el profesor los amenazaba diciendo que no iban a amanecer al día siguiente si les decían a sus papás lo que les hacía. Incluso una niña de 2º grado dijo que había vivido lo mismo con este mismo profesor”, se lee en la denuncia presentada a las autoridades municipales y estatales. Añade: “Ese día, el 12 (de marzo), las víctimas eran un total de 10 niñas, quienes ellas mismas dijeron que durante el receso y tarde es cuando el profesor se aprovechaba de ellas, las besaba en la mejilla hasta terminar por la boca, las acostaba en la mesa y les bajaba el pantalón, las acariciaba, y él se bajaba el pantalón y sacaba el pene. También les decía a sus alumnas que no es bueno que lleven pantalón que él prefiere que lleven faldas”. El maestro fue detenido y enviado a los separos de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE). Sin embargo, cuando los padres fueron a ratificar la denuncia, se encontraron con que el acusado había interpuesto una contra demanda por privación ilegal de la libertad y lesiones. No obstante, los padres de familia aseguraron que el maestro nunca fue golpeado y que su captura se dio para evitar que escapara de la acción de la justicia. En su denuncia, dijeron que “a las niñas se les hizo un examen médico, llevaron los papeles de baño que habían encontrado en el salón de clases y que éstas también fueron mandadas a un laboratorio, además de haber declarado ante el juez lo que les hacía. Más tarde el juez dijo que sí había delito y que el profesor no tenía derecho a fianza”. El pasado viernes 21, cientos de maestros de la Coordinadora Regional Tojolabal de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se manifestaron frente al Centro de Reinserción Social Número 10, en el municipio de Comitán, para exigir la liberación del maestro detenido. Alegaron que Esteban Fidel Román Román fue arrestado de manera injusta “por personas que quieren dividir a la Coordinadora”. En un comunicado que leyeron en el marco de su protesta, afirmaron que esa situación “es orquestada por los charros de la zona y la región, quienes desde hace varios meses han realizado reuniones clandestinas e iniciaron sus malas acciones en la zona 509, zona 502 y ahora en nuestra zona escolar 501”. Según los maestros sindicalizados que se solidarizaron con el presunto acusador, Román “es un líder del magisterio que ha luchado por la educación pública y por eso le inventaron delitos. Es un delito construido por problemas laborales, estamos abogando por él, es inocente”, puntualizó Abel Román, hermano del detenido. Ese mismo viernes por la tarde, Esteban Fidel Román Román fue liberado después de pagar una fianza de 35 mil pesos. Tan pronto como supieron la noticia, el sábado 22 por la mañana, los padres de familia y sus hijos bloquearon la carretera fronteriza del sur. “Por favor maestros democráticos, tengan un poquito de dignidad, aquí no se trata de asuntos políticos, se trata de la aplicación de la justicia. Y al señor juez que dictaminó el fallo, pedimos la reparación del daño para las cinco menores de edad que hoy se encuentran física, moral y psicológicamente dañadas. Los daños ocasionados no se deben negociar por 35 mil pesos. Esto se llama corrupción”, subrayaron los padres de familia.

Comentarios