Policías paristas de Tabasco ahora exigen destitución de 70 mandos

lunes, 24 de marzo de 2014
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Autoridades estatales y policías inconformes siguen sin llegar a un acuerdo que ponga fin al paro en la Secretaría de Seguridad Pública que este lunes cumplió nueve días. El pasado domingo ambas partes retomaron la mesa de negociaciones, pero este lunes las pláticas volvieron a romperse luego de que las autoridades estatales amenazaron con emprender acciones legales en contra de los representantes de los policías inconformes por rebelión, asonada o motín. La función de la policía, advirtió el secretario de Gobierno, César Raúl Ojeda Zubieta, no puede estar a merced de intereses de grupos de presión”. Los paristas ya excluyeron de sus demandas la destitución del titular de la SSP, el general Audomaro Martínez Zapata, pero ahora exigen la destitución de 70 mandos de la corporación. Sin embargo, el gobierno de Arturo Núñez respondió en un comunicado que no puede negociar “bajo condiciones inaceptables, ni bajo ninguna presión de esta naturaleza”. Más aún, dejó en claro que el paro laboral no tiene como motivación central alcanzar mejores condiciones de trabajo, sino el interés de tener “el control absoluto” de la corporación, que por su función estratégica “no puede estar a merced de intereses de grupos de presión”. “Quienes encabezan este movimiento incurren en los ilícitos previstos en el Título Segundo, de los Delitos Contra el Erario y el Servicio Público del Código Penal vigente en el Estado, tales como incumplimiento de funciones públicas, ejercicio indebido del servicio público, abuso de autoridad, coalición, rebelión, asonada o motín, entre otros”, puntualizó. Reiteró su voluntad de encontrar vías que permitan la modernización a fondo de la policía estatal y ofreció una serie de acciones para mejorar  sus condiciones laborales y salariales, “bajo esfuerzos extraordinarios en las finanzas públicas”. Los policías lamentaron las “amenazas” del gobierno y se levantaron de la mesa de negociaciones. “Por un lado nos convocan al diálogo y, por el otro, nos amenazan con imputarnos delitos”, protestó Isabelino León, uno de los líderes. El gobernador Arturo Núñez reiteró que su propósito es que Tabasco salga adelante, y si en esa tarea tiene que afectar intereses, “lo vamos hacer, siempre y cuando éstos dañen el progreso y desarrollo”, puntualizó. Al hablar en la ceremonia del 91 aniversario de la Gran Logia del Estado “Restauración”, el mandatario perredista destacó que los tabasqueños confiaron en él para emprender un cambio que tiene que ver con actitudes y comportamientos. “Una sociedad democrática, formada por ciudadanos plenos, está conformada por sujetos que tienen derechos, pero también obligaciones”, enfatizó. Aceptó que algunas de las demandas de los policías son legítimas, pero explicó que no han sido atendidas por la crisis de las finanzas públicas, por lo que sus salarios y prestaciones se han rezagado. Y que otra queja de los uniformados es que mandos corruptos les exigen dinero, “y en ese tema somos aliados, porque no tenemos interés de proteger a corruptos dentro de la corporación, pues queremos una fuerza policiaca que esté en condiciones de combatir el delito, y no de encubrirlo o cometerlo”, expresó. Finalmente, alrededor de 100 mujeres policías y esposas de elementos en paro, volvieron a marchar hasta Palacio de Gobierno para exigir solución al conflicto. Esta protesta impidió que el gobernador Arturo Núñez diera el banderazo de salida a seis ambulancias de la Cruz Roja que estaban aparcadas en la plancha de Plaza de Armas, frente al Palacio de Gobierno.