Pide gobernador de Colima a catedráticos suspender huelga de hambre

jueves, 15 de mayo de 2014
COLIMA, Col. (apro).- Entre abucheos y reclamos de un grupo de profesores de la Universidad de Colima, el gobernador Mario Anguiano Moreno convocó a siete catedráticos de la institución a suspender la huelga de hambre que mantienen desde hace 16 días afuera del Palacio de Gobierno, y los invitó a reintegrarse a sus centros de trabajo. En un discurso que ofreció en el Teatro Universitario, durante la ceremonia de entrega de preseas por antigüedad laboral a trabajadores de la casa de estudios, el mandatario también hizo un llamado al líder del movimiento, Leonardo César Gutiérrez Chávez, y al rector de la casa de estudios, José Eduardo Hernández Nava, a establecer una mesa de diálogo para encontrar una solución al conflicto. Presente en el acto oficial, el funcionario universitario aceptó el llamado y anunció que en las próximas horas la institución emitirá un comunicado oficial mediante el cual realizará una propuesta de diálogo a los huelguistas. El ayuno colectivo de profesores e investigadores universitarios inició el pasado 29 de abril, en demanda del cumplimiento de los acuerdos firmados hace más de un año por la rectoría y el sindicato universitario —con el gobernador como testigo de honor— para dar legalidad y transparencia al manejo del Fondo Social de Apoyo al Pensionado (Fosap), cuyos recursos hasta ahora han sido utilizados de manera unilateral por las autoridades universitarias sin permitir la intervención de la parte sindical. Entre otras exigencias, los huelguistas de hambre demandan respeto a los asuntos sindicales, luego de denunciar la intromisión de la rectoría para destituir a Leonardo Gutiérrez Chávez de la dirigencia del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima (SUTUC). El gobernador y el rector arribaron al Teatro Universitario en medio de un fuerte dispositivo de seguridad. A la entrada los esperaban decenas de manifestantes que con pancartas y consignas exigieron atención a las demandas de los huelguistas de hambre. Aunque de inmediato fueron cerradas las puertas del inmueble para impedir el paso a los trabajadores universitarios que realizaban la protesta, en el interior se encontraban alrededor de 15 profesores activistas que iban a recibir la presea, quienes se colocaron playeras blancas con leyendas alusivas a su movimiento, y a lo largo de casi tres horas que duró el acto oficial lanzaron consignas. “¿Y los millones del Fosap, rector?”, fue el primer grito que surgió de entre el auditorio, seguido de reclamos que trataron de apagar con el coro “¡U de C! ¡U de C!” los estudiantes que se encontraban en la planta alta y que fueron llevados por el presidente de la Federación de Estudiantes Colimenses (FEC). Durante sus discursos, el gobernador y el rector fueron increpados por los trabajadores inconformes. Aunque Anguiano Moreno se dijo respetuoso de la autonomía universitaria y advirtió que no intervendrá en el conflicto, a menos que se lo soliciten las dos partes por escrito, a lo largo de su intervención expresó su respaldo al rector Hernández Nava. Dijo que le constaba la voluntad de éste de cumplir los acuerdos, y responsabilizó a Leonardo Gutiérrez de no haber generado condiciones para que eso ocurriera. Incluso, cuando señaló que la rectoría realizaba acciones a favor del Fosap, se enfrentó verbalmente con manifestantes que lo desmentían. Una mujer le gritó: “¡Le va a crecer la nariz!”, a lo que el gobernador respondió desde el micrófono: “Vamos a ver a quien le crece”. El mandatario justificó que el rector había incumplido con el depósito de las aportaciones al fideicomiso del Fosap debido a que la única manera de retirar un solo peso de esa cuenta, dijo, era con un cheque firmado de manera mancomunada con el Sutuc y la UEDC. Y como en la nómina de jubilados y pensionados había personas con montos que el sindicato consideraba que no correspondían, “era evidente que no iba a firmar el cheque para pagar la nómina, pues ponía en riesgo la nómina de dicho trabajador”, apuntó. Según Anguiano, su gobierno siempre ha respetado la autonomía de la UEDC, y en este caso expresó que respetará las decisiones que los universitarios resuelvan respecto al Fosap. “Tengo la certeza de que el rector estará dispuesto al diálogo respetuoso y estará abierto y sensible, tengo esperanza de que Leonardo y los universitarios que lo acompañan sabrán valorar el diálogo respetuoso”, subrayó. En relación con la destitución como líder de Gutiérrez Chávez, en marzo pasado, aseguró que es un tema en el que su gobierno no puede, no debe y no va a intervenir, y declaró que si los tribunales federales dictaminan que hubo una mala actuación por parte de la Junta de Conciliación y Arbitraje Local, procederá conforme a derecho. En su oportunidad, el rector Hernández Nava señaló que ha quedado de manifiesto su voluntad para cumplir los acuerdos, pero aclaró que para no causar ningún daño a los jubilados y pensionados se requería de la voluntad y las tareas que tenían que realizar ambas partes: sindicato y rectoría. Anunció que ya hay avances en las pláticas con la nueva dirigencia del SUTUC para resolver los desacuerdos, por lo que en los próximos días se depositarán al fideicomiso del Fosap los primeros 10 millones de pesos de los 90 que se acordaron en un periodo de cuatro años. Al concluir el evento, para evadir al resto de los manifestantes que los esperaban afuera del teatro, el gobernador y el rector salieron por una puerta lateral, mientras los trabajadores inconformes coreaban: “¡Tienen miedo de salir por la puerta principal!”.

Comentarios