Piden morelenses a Peña un comisionado de seguridad

viernes, 9 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Ante la indolencia del gobierno de Morelos, que minimiza el clima de violencia que priva en la entidad, una caravana de la Coordinadora Morelense de Movimientos Ciudadanos, se trasladó a la Ciudad de México para solicitar al presidente Enrique Peña Nieto la intervención de las fuerzas federales y la designación de un comisionado especial. En medio de la efervescencia provocada por el violento asesinato del catedrático de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Alejandro Chao Barona y su esposa, Sara Rebolledo, a manos presuntamente de tres hermanos, dos de ellos extrabajadores de la pareja, los morelenses solicitaron al mandatario de manera “urgente” poner fin al clima de violencia. A bordo de unos 15 vehículos particulares, miembros de la Coordinadora Morelense de Movimientos Ciudadanos (CMMC), así como familiares de víctimas y desaparecidos se dieron cita en la Paloma de la Paz, en Cuernavaca, para realizar la “Caravana por Dignidad de Morelos”. Escoltados por elementos de la Policía Federal (PF) se trasladaron hasta Palacio Nacional, en la Ciudad de México, donde entregaron una carta dirigida al presidente en la que le exponen la situación de pobreza, incertidumbre y violencia que vive la entidad desde hace más de una década y que, aseguran, se ha incrementado desde la llegada al gobierno estatal de Graco Ramírez, de quien demandan su renuncia. También le piden de manera “urgente” desplegar fuerzas federales para que se hagan cargo de la seguridad en Morelos, hasta que existan cuerpos policiacos locales “eficaces, comprometidos, capacitados y con equipo suficiente para enfrentar las amenazas de la delincuencia común y organizada”. Para que ello funcione, destacan en la misiva, es necesaria la presencia de un comisionado especial que asuma la responsabilidad de la presencia del Ejército, la Marina y la Policía Federal en la entidad, bajo un esquema de participación de autoridades de los tres niveles de gobierno. Señalan que si las cosas no estuvieran mal en la entidad "no tendríamos la necesidad ni los argumentos para salir a manifestarnos en las calles, como lo hicimos el pasado 1 de abril, en Cuernavaca. Ni tampoco tendríamos la urgencia de insistir que Graco Ramírez debe renunciar a la gubernatura de nuestra entidad”. Gerardo Becerra Chávez Ita, vocero de la CMMC apuntó que la crisis de seguridad en Morelos no es un asunto de percepción, sino una realidad que ya afectó a toda la población. La situación, afirmó en entrevista, ha llegado a tal grado que "hay gente que ya está pensando que la ciudadanía debe armarse en los términos de la Ley De armas de Fuego y explosivos". El activista aclaró que el movimiento no está cerrado al diálogo y reclamó que las autoridades morelenses tampoco han tomado en cuenta los reclamos de miles de ciudadanos que exigen seguridad y atención. Por su parte, el rector de la UAEM, Jesús Alejandro Vera, emplazó nuevamente a los poderes del estado –legislativo, ejecutivo y judicial—y a los representantes de los partidos, a que junto con la sociedad revisen la estrategia de seguridad en la entidad. Morelos, reiteró, es un Estado fallido porque no garantiza seguridad y bienestar. Las manifestaciones en la entidad, dijo, son claro ejemplo de que la ciudanía demanda un cambio de rumbo en materia de seguridad. "Es claro que reclaman la urgente necesidad de revisar la estrategia y cambiar el rumbo de nuestra estrategia en materia de seguridad (...) el mejor aliado de todo gobierno, y sobre todo un gobierno que se confiesa ser de izquierda, es la ciudadanía", subrayó. Tras el asesinato del catedrático Alejandro Chao y su esposa, abundó, la semana terminó con mucho pesar pero también con un emplazamiento a las autoridades para que junto con la sociedad se revise el paquete de transformaciones que se deben de impulsar para reconstruir el tejido social. Sí hay gobernabilidad, refuta Graco El gobernador morelense Graco Ramírez rechazó que en el estado haya una crisis de gobernabilidad y sostuvo que se está actuando con firmeza contra los problemas de inseguridad. En entrevista con Noticias MVS, el mandatario refutó las declaraciones de su homólogo de Michoacán, Fausto Vallejo, quien afirmó que Michoacán es más seguro que Tamaulipas y Morelos. "Yo respeto mucho a Fausto Vallejo, pero no, quiere que volteemos a otro lado, pero yo no tengo policías comunitarias ni tengo una crisis de gobernabilidad de ese tamaño". "Hemos ido avanzando en Morelos, aquí hay gobernabilidad, no hay maestros en las calles (...) Estamos trabajando en paz y estamos construyendo una modernización de Morelos”, sostuvo. Incluso presumió que el caso del asesinato del académico de la UAEM y su esposa “ya está aclarado jurídicamente” y que se cuenta con la confesión de los presuntos implicados. El caso, insistió, no se trata de un asunto entre bandas delictivas, sino de un conflicto personal y "la impunidad no duró ni 24 horas".