Detienen a presuntos homicidas de ganadero en Campeche

lunes, 30 de junio de 2014
CAMPECHE, Camp. (apro).- La Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) dio a conocer esta tarde la detención de los presuntos homicidas del ganadero Marco Antonio Constantino Kanter, hermano del exalcalde de Comitán, Chiapas, Jorge Constantino Kanter. Marco Antonio fue asesinado el pasado 12 de enero junto con uno de sus capataces, Carlos Enrique Pérez Fajardo, de origen guatemalteco. Según información publicada entonces, ambas personas fueron ejecutadas cuando salían del rancho El Búfalo –propiedad del primero–, asentado cerca de la franja fronteriza con Guatemala, en el sureño municipio de Candelaria. Las tierras donde estaba localizado el rancho de Constantino Kanter habían sido invadidas y eran objeto de un litigio agrario que poco antes se había resuelto a su favor, por lo que los invasores fueron desalojados. Durante el tiempo que su rancho estuvo ocupado por los “paracaidistas”, la víctima vivió con su familia en el casco del mismo, renombrado Mariposas Blancas. La PGJ señaló que Constantino Kanter fue sorprendido por Moisés del Carmen Cruz Ramírez y Alberto Cruz Ramírez, cuando en compañía de sus capataces Pérez Fajardo y Carlos Alberto Cruz Muñoz caminaba del rancho denominado Diamante hacia El Búfalo, este último situado sobre la carretera estatal Candelaria-Ejido Santa Rosa, a escasos siete kilómetros de la línea fronteriza con Guatemala. En el sitio cayeron abatidos el ganadero y Pérez Fajardo. Cruz Muñoz logró escapar y llegar hasta El Búfalo, donde alertó del ataque a los familiares de Constantino, quienes luego dieron aviso a las autoridades. La dependencia dio a conocer la detención y consignación de los dos pistoleros, a los cuales el juez cuarto del Ramo Penal dictó auto de formal prisión como probables responsables del delito de homicidio calificado en agravio de Constantino Kanter y Pérez Fajardo. Asimismo, informó que por tratarse de un delito grave, los probables responsables no alcanzan la libertad bajo caución, por lo que enfrentarán su proceso recluidos en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Francisco Kobén, en esta capital. Aunque no se explicó cuál fue el motivo del crimen, desde el inicio de la averiguación, la teoría más fuerte apuntaba hacia un conflicto de tierras.

Comentarios