Marchan los ricos de Veracruz: exigen seguridad

viernes, 11 de julio de 2014
XALAPA, Ver., (apro).- Vecinos de los fraccionamientos más pudientes de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río marcharon vestidos de blanco y en silencio para exigir al gobierno de Javier Duarte seguridad y que se frene la ola de secuestros y asaltos en esta zona. Unas 150 personas, habitantes de los fraccionamientos Costa de Oro, El Estero, Costa Verde y Virginia encabezaron una “marcha por la paz”, caminando de la plaza de Los Valores a la iglesia San Pedro, la más lujosa de Boca del Río, ubicada en Costa de Oro, donde domingo a domingo se dan cita empresarios, así como políticos, destacadamente de PAN y PRI. El secuestro del menor Rafael de Diego Nieto, sobrino de una de las familias más acaudaladas de Boca del Río, ocurrido la semana anterior, dio pie a que la clase pudiente mostrará su hartazgo por las políticas de seguridad pública y prevención del delito. Aunque el lunes pasado el niño de 7 años fue rescatado con vida, luego del pago de un millonario rescate, los vecinos de estos fraccionamientos de lujo exigieron a las autoridades mayor seguridad. Con la consigna “Mañana puede ser tu hijo”, los vecinos de Costa de Oro lanzaron en redes sociales la convocatoria para participar en la movilización. En la zona conurbada Veracruz-Boca del Río y en los municipios norteños de Tantoyuca, Álamo, Panuco, además en Cosamaloapan y en la zona centro, que comprende Córdoba-Orizaba, la ola de secuestros y “levantones” ha sido frecuente. En la marcha silenciosa, los inconformes avanzaron en silencio por el bulevar Ávila Camacho, en el carril sur-norte, dejando libre un carril para quienes transitaban hacia la llamada Zona Dorada de Boca del Río. Entre los participantes fueron detectados algunos simpatizantes del PAN, quienes pertenecen a la organización Jóvenes por Veracruz. Al concluir la marcha, algunos de los inconformes se metieron a la iglesia de San Pedro a rezar, mientras personal de intendencia y choferes de las familias pudientes estacionaban las camionetas de lujo a las afueras del recinto religioso, con el fin de que sus patrones pudieran regresar cómodos a sus residencias luego de la protesta.

Comentarios