Derrame de petróleo afecta 6.5 kilómetros del río San Juan

jueves, 21 de agosto de 2014
MONTERREY, N.L., (proceso.com.mx).- El delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Víctor Jaime Cabrera Lozano, calificó de “grave” el derrame de petróleo crudo sobre el río San Juan, ocasionado por una toma clandestina descontrolada, en Cadereyta. El funcionario dijo que, por ahora, Petróleos Mexicanos ha impedido que el hidrocarburo escurra hacia el oriente, por lo que no hay peligro de que el fluido llegue a la presa El Cuchillo, en el municipio de China, a 50 kilómetros del sitio de la contingencia ecológica. “Podemos calificar (el derrame) como muy importante. Sí es grave, porque hay que tomar en consideración que es un afluente de agua y en caso de desbordarse, llegaría a la presa, aunque en este momento no estamos hablando de eso, porque está contenida”, precisó. El embalse es uno de los tres que alimenta de agua potable la zona metropolitana de Nuevo León. Cabrera Lozano precisó, en entrevista con la televisión local, que el operativo de ordeña, detectado el sábado en el oleoducto Madero-Cadereyta, ha provocado afectaciones a lo largo de 6.5 kilómetros del río San Juan y otros 11.5 kilómetros de acequia. Hasta ahora, cinco días después de la fuga, llama a la población de la entidad abstenerse de utilizar para consumo humano y para el riego las aguas en el tramo afectado. “Tengo entendido que la acequia lleva agua tratada para algunos cultivos y obviamente, no se va a poder usar en estos momentos. La afectación se dio también en el tramo del río que, afortunadamente, no fue mayor por la rápida reacción de petróleos mexicanos”. “Esa área va a ser impactada, se va a trabajar en la remediación y se va a hacer una evaluación final. Para evaluar el daño podemos hablar de unas dos o tres semanas”, explicó el delegado. Afirmó que el lunes, el alcalde de Cadereyta, José Emeterio Arizpe, y él, lanzaron una alerta a los pobladores del municipio, recomendándoles no consumir el agua. Actualmente alrededor de 300 trabajadores de Pemex y otras empresas se enfocan en reducir el impacto del derrame, utilizando seis equipos que han extraído 190 metros cúbicos (m3) de hidrocarburo, explicó. Hasta ahora, Petróleos Mexicanos no ha reconocido que el derrame llegó hasta el río San Juan, pues en todos sus comunicados difundidos hasta ahora sólo menciona que la contingencia ecológica ocurre en el poblado San Juan, sin hacer referencia al afluente contaminado. Han sido otras autoridades, como el alcalde de Cadereyta y el delegado de Profepa, las que han brindado información fragmentada, y en ocasiones contradictoria, sobre el desastre ecológico. La paraestatal precisó anoche que el incidente ocurrió afuera de las instalaciones de la refinería de Cadereyta, a la que se conecta el ducto dañado, por lo que la planta procesadora trabaja con normalidad. Controlan incendio Pemex sofocó la noche del miércoles un incendio que se originó en el área del río San Juan, donde fue detectado un derrame de crudo provocado por una toma clandestina en Cadereyta. En el comunicado que difundió anoche a las 23:28 horas, la empresa señala que trabajadores se ocuparon de contener el fuego que se generó en un pastizal a las 21:00 horas por causas no especificadas y que no alcanzó el producto derramado por la ordeña. En el lugar trabajaron dos unidades contra incendio, cita el texto. Concluye el boletín: “Es importante destacar que tanto el derrame, que quedó controlado el domingo, como el incendio de pastizales, ocurrieron fuera de la refinería de Cadereyta, que opera con toda normalidad”.

Comentarios