"Posiblemente no sea el cuerpo de mi padre": hijo de periodista desaparecido en Veracruz

lunes, 26 de enero de 2015
XALAPA, Ver.- (proceso.com.mx).-Jorge Sánchez Ordóñez, hijo del reportero del periódico “La Unión” Moisés Sánchez Cerezo, duda de la versión de la Fiscalía General del Estado (FGE) de que su padre fue encontrado muerto, degollado y cercenado la madrugada del sábado en un paraje de la carretera de Manlio Fabio Altamirano. En entrevista con reporteros de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, Jorge Sánchez expuso que el cuerpo y las características físicas no “concuerdan” con su padre. “Yo fui a verlo, tengo muchas dudas que sea él, las características no concuerdan, pese a la huella (que mostró la FGE), hubiesen utilizado la prueba genética, yo ya pedí la intervención de la PGR”, manifestó. El hijo del periodista de “La Unión” explicó: “El procurador ayer me citó y sólo me dio una reseña, creo que tienen que darme una base por escrito y bien detallado, hay contradicciones en lo que dicen, muy posiblemente, insisto, no sea el cuerpo de mi padre”. Ayer por la noche, la Fiscalía General del Estado (FGE) informó que fue detenido el expolicía intermunicipal Clemente Noé Rodríguez Martínez, quien, junto con otras cinco personas, “privaron de la vida” al reportero, por instrucciones del alcalde panista Omar Reyes Cruz, de acuerdo con lo asentado en la investigación ministerial 01/E/2015. Rodríguez Martínez confesó que el asesinato de Moisés Sánchez fue un “encargo” del chofer del alcalde y el subdirector de la Policía Municipal, Martín López Meneses, quien a su vez habría actuado por instrucción del alcalde panista, Omar Cruz Reyes. El fiscal Luis Ángel Bravo informó que solicitó al Poder Legislativo la solicitud de desafuero del edil panista, para que así la Fiscalía General del Estado libere una orden de aprehensión. Bravo puntualizó: “Clemente Noé Rodríguez confesó haber participado, junto con otras cinco personas en estos hechos. Rodríguez era miembro de una banda dedicada a la venta de droga en ese municipio, y en su declaración reconoció que la muerte de Moisés Sánchez la realizaron por encargo directo de Martín López Meneses, subdirector de la Policía Municipal de Medellín, así como chofer y escolta personal del presidente municipal, Omar Cruz Reyes”. Esta versión no resultó creíble para la familia de Moisés Sánchez Cerezo, que considera a esta resolución exprés como una estrategia del gobierno estatal para “darle carpetazo” al caso. Hoy arribarán a Servicios Periciales y al Servicio Médico Forense, peritos de la Procuraduría General de la República (PGR) para “corroborar” la versión de la Fiscalía General del Estado (FGE). De confirmarse lo dicho por Luis Ángel Bravo, Moisés Sánchez se convertiría en el décimo primer periodista asesinado en el sexenio de Javier Duarte de Ochoa, quien lleva 4 años y dos meses de gobierno. Apenas la semana pasada, Regina Martínez Pérez corresponsal de Proceso en Veracruz, cumplió mil días de haber sido asesinada, y hasta el día de hoy el crimen continúa impune, pues la extinta Procuraduría General del Estado (PGJE), hoy convertida en Fiscalía, ha sido incapaz de hallar al segundo indiciado, Jorge Adrián Domínguez “El Jarocho”, mientras el otro culpable, José Hernández “El Silva” fue condenado a 32 años y 8 meses de prisión.