ONG exige alto a la criminalización contra impulsor del aviario en Puebla

viernes, 13 de febrero de 2015
PUEBLA, Pue., (apro).- La organización comunitaria Esfera Poblana exigió al gobierno de Rafael Moreno Valle y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) detener la criminalización y persecución contra el ornitólogo Martín Camacho, impulsor del Aviario del Parque Ecológico de Puebla. Integrada por ciudadanos, colectivos e instituciones en defensa del Parque Ecológico y el Aviario, la agrupación denunció que Camacho es “injustamente” perseguido por la administración morenovallista. En un comunicado, agregó que la Profepa impuso una multa al científico de 168 mil pesos, pese a que su trabajo en favor de las aves es reconocido por especialistas, académicos e instituciones nacionales. La organización exigió fincar responsabilidades por la muerte de unas 500 aves, de las mil 200 que estaban en el santuario, previo a que la Unión de Pajareros lo entregara a la dependencia federal y al gobierno poblano. “¡Exigimos transparencia sobre el estado de todos los animales del aviario! ¡Exigimos que Alma Lucía Arzaluz, titular de Profepa (en Puebla) sea juzgada por la negligencia con la que ha actuado! ¡El gobierno de Rafael Moreno Valle ha cometido ecocidio!”, dijo. La agrupación explicó que desde que los trabajadores del aviario –quienes encabezados por el pajarero Martín Camacho, fueron obligados por la Profepa a entregar el espacio--, los animales que habitaban en el interior del domo y en el lago del Parque quedaron bajo responsabilidad de la dependencia federal. “Por tanto, es ella quien debe dar cuentas a la sociedad del deceso de cientos aves que fueron dejadas en el olvido cuando se comenzó a intervenir lo que antes era un santuario para los animales”, señaló. Esfera Poblana acusó que la “perturbación” de las formas de vida de aves, reptiles, mamíferos y plantas que formaban parte del ecosistema creado en el aviario, comenzó desde septiembre, cuando el gobierno cerró el acceso al Parque Ecológico para hacer una “remodelación”. “A partir de ese cierre, el trabajo de los encargados del aviario fue limitado a sólo tres horas diarias, a pesar de que ellos explicaron a las autoridades que normalmente la jornada era de 12 horas diarias de intensos cuidados a todos los animales (incluidos patos del lago, los cuales además solían ser alimentados por los visitantes del parque)”, relató. La organización agregó que a pesar de las restricciones, el cuidado de los animales salió adelante con el apoyo de ciudadanos voluntarios, “que fuimos testigos del profesionalismo y el cariño con el cual los responsables del aviario desempeñaban sus funciones”. Sin embargo, contó que a partir de noviembre pasado, la Profepa y el gobierno del estado tomaron el control total del Aviario y prohibieron a trabajadores y voluntarios, ingresar al espacio. “Desde ese momento se intensificó la campaña de criminalización y persecución política en contra del señor Martín Camacho, un hombre reconocido por numerosas instituciones académicas de todo el país por su dedicación a la protección de la fauna poblana, que hizo prosperar al aviario al convertirlo en un modelo nacional de estudio y protección ornitológica”, advirtió. También dijo que es un hombre “injustamente perseguido por Moreno Valle”, y sobre quien recayó una multa de 168 mil 225 pesos por un falso cargo de trafico de aves, cuando fue la misma Profepa quien lo puso a cargo de las aves. Las organizaciones ambientalistas y activistas voluntarias del Parque informaron que a Martín Camacho le imputaron cargos sin tomar en cuenta que, aunque la Unión de Pajareros se registró como Unidad de Manejo de Conservación de Vida Silvestre (UMA), nunca se hizo aprovechamiento económico de venta de especies. La atención de las aves y demás animales en ese santuario, así como el pago a los trabajadores, se sostenía con los ingresos obtenidos por las entradas de paseantes al lugar y el apoyo de voluntarios, pues el Aviario no contaba con apoyo económico del gobierno. La Profepa entregó al aviario de Puebla más de 300 aves recuperadas en decomisos. Y, a pesar de que ésta nunca aportó recursos para su manutención, la unión de Pajareros logró altos índices de supervivencia de los animales. De acuerdo con un integrante de la organización ambientalista, la criminalización contra Camacho busca despojarlo de 105 aves que estaban en el santuario, criadas y cuidadas por la Unión de Pajareros desde hace años. Al recuperar las instalaciones del Aviario, el gobierno estatal no tendría por qué quedarse con estos animales, mucho menos ponerlos a disposición del zoológico Africam Safari como pretende, explicó Esfera Poblana. Por último, la organización demandó información “exacta y pronta” sobre el estado en el que se encuentran las aves, reptiles y mamíferos del aviario. “¿El hombre que las tenía vivas es sentenciado y el que las mató es el héroe que las libro de su yugo?”, cuestionó la agrupación.

Comentarios