Edil de San Miguel de Allende manipula información sobre muerte de estadunidense

miércoles, 11 de marzo de 2015
GUANAJUATO, Gto., (apro).- El presidente municipal de San Miguel de Allende, el priista Mauricio Trejo Pureco, manipuló información sobre la muerte de una ciudadana estadunidense e incluso ordenó dar la versión del suicidio al Consulado de Estados Unidos en esa ciudad, según un audio dado a conocer anoche sobre conversaciones telefónicas del alcalde. El cadáver decapitado de Bárbara Marie Nagy, de 73 años de edad, fue hallado el 17 de septiembre de 2014 en las vías del ferrocarril. El alcalde, que siempre manejó como propaganda de su gobierno que San Miguel de Allende es “la mejor ciudad para vivir” y rechazó los reclamos de la comunidad estadunidense por la inseguridad y el robo a domicilio, manipuló la muerte de la mujer para hacerla pasar como un suicidio, sin que se esclarecieran plenamente las causas. Las conversaciones telefónicas en las que Trejo Pureco, aspirante a diputado local, da instrucciones a su secretario particular Benjamín Ramírez, y éste al coordinador de comunicación social del municipio, Roberto López, fueron enviadas al programa televisivo Punto de partida que conduce Denise Maerker. El caso fue presentado en la emisión de anoche. “De acuerdo con la grabación que llegó a Punto de partida, el presidente municipal de San Miguel de Allende, Mauricio Trejo, dio instrucciones a su secretario particular para que el caso se manejara como un suicidio”, comienza la nota de la reportera Fátima  Monterrosa. Luego se reproducen las grabaciones en las que se escucha la voz del alcalde: “Oye Benja, te encargo mucho que seas muy enfático, incluso, muy enfático con que es suicidio”. Benjamín Ramírez, que antes fue vocero del PRI estatal, responde que ya está atendiendo el caso y “generando la información”. “Que era norteamericana –comenta Trejo. Es que no me habían dicho que era norteamericana… quedaron de mandarme la información”, dice. “La información se persigue, yo la tengo antes que tú, está cabrón. Chécale, hay que ser muy enfáticos en que fue suicidio”, insiste el alcalde, quien remata la llamada con esta orden: “Y al cónsul (estadunidense) infórmenle suicidio”. Enseguida se reproduce una llamada del secretario del alcalde a Roberto López, coordinador de comunicación social, repitiendo la instrucción. “Te encargo el comunicado, la declaración”, le ordena Benjamín Rodríguez a López, a quien regaña por no estar atendiendo personalmente el asunto. Éste, a su vez, le responde que ya habló con el director de Seguridad Pública para manejar la versión de la muerte de la anciana estadunidense en estos términos: “Yo ya hablé con él, me dijo que iba a hablarlo, que todo apuntaba a que era un accidente, que era una mujer ya mayor”. Luego viene un nuevo regaño del secretario del alcalde: “Pero yo ya hablé con él y le dije que maneje que fue un suicidio, cabrón. Pongan atención, qué la chingada, atiende lo que tengas que atender ahí. ¡Manda la foto ya, Roberto, por favor. Me van a meter en un pinche pedo, cabrón, y yo no voy a meter las manos al fuego por nadie!”. La reportera entrevistó a Mauricio Trejo Pureco sobre el caso y éste aseguró que la Policía Municipal sólo llegó al lugar “a ver lo que podemos interpretar y en ese momento pasar el caso al Ministerio Público”. Negó que hubiera dado información para afirmar que la residente estadunidense se suicidó en las vías del ferrocarril. El subprocurador de Justicia en San Miguel de Allende, Armando Amaro Vallejo, declaró que según la carpeta de investigación 27205/2014, la víctima vivía sola, no contaba con familiares en la ciudad –donde radicaba desde hace por lo menos 15 años– y tenía un padecimiento visual muy avanzado, pero no pudo afirmar de manera contundente que se tratara de un suicidio. “Las características indican una voluntariedad como para quitarse la vida, pero mientras no tengamos a alguien que nos diga que se colocó ahí, no podemos decirlo”, subrayó. No obstante, en la ficha informativa que se entregó a Punto de partida aparece como acusado Érick Daniel Olvera Córdova. “No hay ningún acusado”, contradijo el subprocurador Amaro Vallejo. “El formato de las fichas viene elaborado previamente”, añadió. Sin embargo, no fue a Amaro Vallejo a quien le correspondió atender el caso. En septiembre de 2014 fungía como subprocurador René Urrutia de la Vega, quien hace unas semanas fue cambiado a la Subprocuraduría con sede en Celaya. En abril de ese año Proceso publicó un reportaje en el que detalla que integrantes de la comunidad extranjera residente en San Miguel de Allende (más de 10  mil) daban cuenta de la ola de robos domiciliarios, asaltos y violaciones que se dispararon en los últimos dos años en la ciudad, y se quejaban de no ser escuchados por el presidente municipal, a quien habían solicitado una reunión para pedirle reforzar la presencia policiaca, pero se negó a atenderlos. En el reportaje titulado “La delincuencia descubrió San Miguel de Allende”, el vocero de Sanmiguelenses Unidos, David Bossman, y otros residentes, expusieron sus acercamientos infructuosos con Trejo, así como con la Procuraduría General de Justicia del estado y con el gobernador Miguel Márquez, para pedir más vigilancia y mejor coordinación ante el incremento de los delitos. Esta es la tercera vez que se filtran a medios de comunicación grabaciones del alcalde incurriendo en presuntos actos de corrupción y otras anomalías. En las dos primeras se le relacionó con un supuesto desvío de recursos públicos de programas sociales para las campañas de los candidatos del PRI y cobros de “moches” a constructores. Trejo admitió que se trataba de su voz, pero sostuvo que las grabaciones “fueron manipuladas” para perjudicarlo “por el buen trabajo que estamos haciendo”. El pasado sábado 7, en una sesión imprevista y sin la presencia de todos los integrantes del cabildo, el alcalde de San Miguel de Allende pidió licencia para buscar la candidatura a diputado local por la vía plurinominal.