Denuncian agresión contra una estudiante de prepa en Guanajuato

lunes, 20 de abril de 2015
GUANAJUATO, Gto. (apro).- Azuzada por dos adultos, una adolescente de nombre Aranza propinó una fuerte golpiza a Paulina Olmos, estudiante de preparatoria, supuestamente porque le andaba “diciendo de cosas”. Los hechos ocurrieron el pasado viernes 17, alrededor de las 2 de la tarde, cuando la menor agredida, de 16 años, salía del Instituto Montes de Oca, en esta ciudad. “O le partes la madre o se la parto yo”, gritó en repetidas ocasiones a Aranza un hombre identificado como Leonel Martínez Caudillo, supuestamente su primo. En cuanto Paulina cruzó la puerta de acceso al instituto, acompañada de algunas amigas, Aranza bajó de una camioneta, junto con el incitador y otra mujer adulta, y se le acercaron. “Me vale madre que seas mujer, yo te voy a madrear”, gritó Martínez Caudillo a la joven, quien, azorada, no atinó a defenderse, sorprendida por la forma en que fue abordada por los dos adultos y su excompañera de secundaria. La agresión tuvo lugar en el estacionamiento de la escuela, frente a las chicas que acompañaban a Paulina y a quienes Leonel y su esposa, Aimé Gómez, amenazaron para que no intervinieran en defensa de aquélla mientras era golpeada, jaloneada y arañada en la cara por Aranza. Un hombre que pasaba frente al estacionamiento rescató a Paulina, y en ese momento Leonel Martínez, Aimé Gómez y Aranza subieron a la camioneta en la que habían llegado y salieron intempestivamente del estacionamiento, donde incluso golpearon algunos vehículos que se encontraban en el lugar. Al salir y ver las condiciones en que se encontraba la menor, quien resultó con un esguince cervical a consecuencia de los golpes recibidos, personal del Instituto Montes de Oca ingresó a la chica al plantel y luego la llevó a la enfermería, según narró a Apro la madre de Paulina, Verónica Cuevas. “Mi hija nos llamó a su papá y a mí y fuimos de inmediato a la escuela. La tenían en la enfermería y la psicóloga estaba haciendo el reporte escolar” que luego dirigió a la Secretaría de Educación del Estado (la SEG), señaló. También dijo que las autoridades del instituto les “aclararon” que no les competía intervenir ante situaciones como la que vivió Paulina, ya que sólo tienen responsabilidad “de la puerta hacia adentro”. La madre sostuvo que la menor ni siquiera pudo correr, porque los dos adultos y su excompañera le impidieron el paso y amenazaron a sus compañeras diciéndoles que “también les partirían la madre” si trataban de auxiliarla. Por ello, exigió a la Procuraduría General de Justicia del estado que proceda no sólo en contra de la chica que golpeó a Paulina, sino contra los familiares que en todo momento la instigaron y amenazaron. Verónica Cuevas destacó que a través de las redes sociales Paulina había recibido reclamos de parte de su excompañera por sus nuevas amigas, “pero no habían tenido ningún problema previo, independientemente de que eso no justifica que la hayan atacado”. Lo anterior quedó asentado en la denuncia presentada por Paulina y sus padres, a la que se sumaron los testimonios recabados en la carpeta de investigación que inició el Ministerio Público.

Comentarios