Rescatan a 122 mujeres de giros rojos en Edomex

lunes, 20 de abril de 2015
TOLUCA, Edomex. (apro).- En la última semana fueron cerrados nueve giros rojos y rescatadas 122 mujeres que laboraban en ellos, informaron autoridades mexiquenses. La Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) y la Secretaría del Trabajo de la entidad signaron un convenio para otorgar una opción laboral a las mujeres rescatadas de mil 218 giros rojos cerrados en territorio mexiquense de julio de 2013 a la fecha. El gobernador Eruviel Ávila justificó que la mayoría de las ocasiones quienes trabajan en estos establecimientos lo hacen “por necesidad o porque era su única opción”. El convenio obliga a ambas dependencias a brindar capacitación para el trabajo a estas mujeres, a otorgarles becas y apoyos como la tarjeta “La Efectiva”, para que aprendan carreras técnicas, opten por el autoempleo, pongan en marcha sus proyectos productivos o se coloquen en un empleo formal. Tan sólo la semana pasada, fueron cerrados y asegurados nueve giros rojos en los municipios de Toluca, Ecatepec, Tecámac, Tlalnepantla, Nicolás Romero, Texcoco, Zinacantepec, Xonacatlán y Tejupilco. “Treinta y siete personas fueron detenidas por su probable responsabilidad en diversos delitos, como autorización de baile con contenido sexual en estos centros, venta ilegal de bebidas alcohólicas, por emplear a menores de edad en lugares donde se expenden bebidas embriagantes y por portación de arma de fuego”, expuso el mandatario. Derivado de los operativos de la última semana, fueron rescatadas 122 mujeres. Mientras desde julio de 2013 han sido suspendidos en el Estado de México mil 218 giros rojos, se han iniciado 32 carpetas de investigación por quebrantamiento de sellos de clausura y han sido asegurados 137 lugares por venta ilícita de bebidas alcohólicas con 171 personas detenidas. Estos lugares, afirmó el mandatario estatal, infringen la ley al promover la trata de personas y la explotación sexual, ejercen violencia y trato indigno a las mujeres, sirven como centro de reunión de bandas delictivas; son puntos de consumo, comercialización y distribución de drogas; permiten la entrada a menores de edad, y van en contra de las políticas públicas para fortalecer el tejido social a través de la sana convivencia social.