Exlíder magisterial de Oaxaca rompe con AMLO y Morena

martes, 5 de mayo de 2015
OAXACA, Oax. (apro).- El exsecretario de Organización de la Sección 22, Gabriel López Chiñas, envió una carta de renuncia como consejero estatal y nacional al líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, por alejarse de los sueños de muchos mexicanos y mimetizarse en lo que tanto cuestionó de los otros partidos. Su argumento se basa en que “ninguno de los 11 candidatos a diputados federales son militantes de Morena ni trabajaron en la construcción del partido; las designaciones no se ajustaron a los procedimientos internos y, salvo algunas excepciones, la mayoría son políticos con un pasado de dudosa honorabilidad”. También expresó al político tabasqueño su profunda decepción a la falta de respeto a los estatutos, declaración de principios, programa de acción y demás documentos básicos del partido, ya que las actuales candidaturas no fortalecen a Morena, al contrario, lo debilitan y sitúan en una posición muy vulnerable en los próximos comicios. En el documento con copia al presidente del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, Martí Batres Guadarrama, el exlíder magisterial de 2008 a 2011 resaltó que “es incongruente cuestionar las prácticas del resto de los partidos, cuando se está incurriendo en las mismas”. También aclaró que “por mi vocación democrática y convicción personal no debo ni puedo aceptar imposiciones y autoritarismos, porque dichos candidatos (entre ellos el exlíder de la sección 22 Azael Santiago Chepi) no representan la voluntad de los militantes de Morena y los pueblos de Oaxaca”. Luego insistió en que “Morena se alejó de los sueños de muchos mexicanos, aquellos que esperaban un destino diferente para nuestros pueblos”, es por ello que “presento mi renuncia con carácter de irrevocable a mi militancia y a mis cargos como consejero estatal y nacional de Morena”, puntualizó. Antes aclaró a la asamblea magisterial de la sección 22 que no es candidato plurinominal de Morena como lo han filtrado sus “detractores, corruptos, oportunistas y personeros que el Estado ha infiltrado al interior del movimiento a lo largo de su historia”. Hizo hincapié de que en noviembre de 2012, después de haber concluido su periodo como gestión en la sección 22, fue invitado a afiliarse y participar en la construcción de Morena en la entidad. Aunque “nunca tuve militancia en partido alguno porque siempre consideré que los partidos políticos no llenaban las necesidades reales de los más pobres, que somos la gran mayoría, y al contrario sólo han usado la pobreza y dolor de nuestros pueblos para enriquecerse, a pesar de eso, no dude en lo absoluto en mi incorporación a la lucha de Morena, pues el llamado lo hacía un hombre de probada integridad, que admiro y respeto por la fuerza de sus convicciones y principios”. Sin embargo, personajes como los perredistas Salomón Jara Cruz y Armando Contreras Castillo se adueñaron de la estructura de Morena en la entidad y escenificaron, a lo largo de dos años, pugnas y confrontaciones, acusaciones mutuas de traición que dificultaron de manera importante la cohesión entre los militantes de Morena. “No obstante, al igual que el viejo formato priista, las diferencias personales y políticas de estos sujetos se diluyeron a fines del mes de noviembre de 2014, cuando ambos previo acuerdo palomearon y se repartieron los 11 distritos electorales, asignando arbitrariamente las candidaturas, sin consultar a la militancia, violentando así los estatutos de Morena”; de ahí la renuncia de López Chiñas.

Comentarios