Exigen justicia para los ocho estudiantes golpeados en Veracruz

martes, 16 de junio de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Defensores de derechos humanos, alumnos y académicos de la Universidad Veracruzana (UV) exigieron justicia luego de la agresión sufrida por ocho estudiantes el viernes 5, atribuida al clima de represión impuesta por el gobernador priista Javier Duarte. Con huellas de golpes sufridos por desconocidos en víspera de la contienda electoral, tres jóvenes narraron la agresión y responsabilizaron al gobierno de Duarte de lo ocurrido, al considerar que la violencia en su contra se atribuye a su participación en movimientos sociales. Los jóvenes sobrevivieron a un ataque perpetrado el viernes 5 en el domicilio particular de uno de los ocho que se encontraban reunidos, hechos por los que organizaciones sociales lanzaron una acción urgente. En compañía de Julián Ramírez, de la asociación Decide, denunciaron que el ataque ocurrió días después de que en medios locales se divulgó una “lista negra” a la que tuvo acceso el diputado local Fidel Robles Guadarrama, y en la que están unos 30 activistas, defensores de derechos humanos, estudiantes y consejeros electorales, como el propio Ramírez. Julián Ramírez recordó que en la “lista negra” están aquellos considerados por el gobierno de Duarte como “un peligro” en el marco del pasado proceso electoral, y que las víctimas habían participado en movilizaciones en contra del fracking, de la reforma energética, la defensa del medio ambiente y por la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero. Al señalar que en la relación divulgada no están los nombres de los jóvenes agredidos el viernes 5, Ramírez apuntó que en el contexto previo al ataque también se enmarca la “criminalización” de los universitarios, a quienes sin elementos el gobierno de Duarte acusó de ser responsables de causar daños a edificios del INE en Xalapa. Con una férula en la mano izquierda y puntos de sutura en la frente, Ignacio Córdoba recordó que los ataques al sector estudiantil, a los activistas y periodistas se agudizó a partir de 2011, en tanto que en noviembre de 2012 y septiembre de 2013 se registraron “detenciones arbitrarias, se sembró droga y armas” a activistas que participaron en movilizaciones. Conmocionado aún por los hechos del viernes 5, Córdoba narró cómo fueron agredidos por unos 10 hombres armados con machetes, tablas con clavos, armas de fuego y bastones, uno de ellos con una máscara de payaso, otros con pasamontañas y uno más con el rostro descubierto y corte tipo militar. El estudiante de ingeniería relató que luego de la incursión del grupo que denominó “paramilitar”, acudieron policías que, lejos de ayudarlos a perseguir a los agresores, sacaron fotografías y humillaron a las víctimas, hasta que arribaron defensores de derechos humanos a los que los jóvenes buscaron. Fueron los defensores quienes los llevaron al hospital de la Cruz Roja, donde se levantó una denuncia de oficio que hasta ahora no ha sido desahogada, apuntó. Giovana Mazzotti, académica de la UV, acusó que se trató de un atentado “perfectamente planeado para no matarlos, sino para dejarlos marcados y diseñado para generar miedo a la población movilizada”. La profesora agregó que el ataque tiene una dedicatoria para los estudiantes que apoyan diversos movimientos sociales, que se congregan usualmente en el campus de la UV, de donde parten hacia marchas. “Por las señas de las lesiones (contusiones en el cuerpo, fracturas en brazos, cabeza y machetazos) se trató de una estrategia para castigar la participación social ante una serie de inconformidades sociales”, reveló. Araceli Olivos y Alberto Solís, del Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) y de Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz), respectivamente, reiteraron que los hechos del 5 de junio, se enmarcan en un contexto de violencia generalizado contra los movimientos sociales y la libertad de expresión en esa entidad. Olivos Portugal resaltó que el ataque a los jóvenes activistas preocupa aún más cuando “Veracruz es el estado que ocupa el primer lugar en desapariciones forzadas, según datos de la propia Procuraduría General de la República”. Solís destacó que organizaciones sociales agrupadas en el Frente por la Libertad de Expresión y el Derecho a la Protesta, de la que forma parte Serapaz, ven con alarma “la brutalidad extrema y la persecución a activistas sociales”, por lo que hizo un llamado a las autoridades estatales y federales a esclarecer los hechos”. Debe reconocerse que en Veracruz detrás de la “grave persecución a defensores de derechos humanos, periodistas y activistas, hay un alto nivel de intolerancia”, agregó Solís. Además del Centro Prodh y Serapaz, en el frente participan Artículo 19, Fundar, Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (IMDHD), Causa, Propuesta Cívica y Red Todos los Derechos para Todos y Todas (Red TDT).

Comentarios