Hombre que asesinó a sus hijastras estaba drogado y alcoholizado

miércoles, 17 de junio de 2015
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Said Aarón Salomón Ibarra confesó que luego de consumir alcohol y cocaína durante varias horas, el martes pasado mató a sus hijastras: Cinthia, de ocho años y a Daisy, de 14, en su vivienda. Ernesto Jáuregui Venegas, titular de la Fiscalía Especializada de la Mujer, dijo que la causa de muerte de ambas menores es asfixia por estrangulamiento y lesiones por arma blanca. Los resultados de la autopsia, añadió, revelaron que no sufrieron agresión sexual, pero adelantó que si el imputado recibe una sentencia condenatoria, el Ministerio Público pedirá 120 años de prisión. Salomón Ibarra fue presentado hoy ante los medios y declaró que le tenía coraje a la hija mayor de su esposa porque lo humillaba cuando vivía en la casa de ellas. “Tenía problemas con una de las menores, la mayor, por la relación con mi esposa y decidí matarla (...) andaba drogado y alcoholizado y en ese momento solté mi coraje y fui a desquitarlo ese día” relató el sujeto. Daisy estaba dormida cuando el agresor entró a su cuarto y sólo gritó porque no le dio tiempo  defenderse. Cuando la estaba estrangulando se despertó Cinthia, por lo que también la mató “para no dejar testigos”. El homicida insistió en que la hija mayor de su esposa se ponía de acuerdo con su papá para humillarlo, pero aseguró que no planeó el crimen. “Si lo hubiera planeado, hubiera intentado evitar que me detuvieran”, soltó. Ante los medios relató que comenzó a drogarse a las ocho de la noche del lunes y las mató a las dos de la mañana del martes. Daisy “se metía mucho en mi relación. El papá y ella estaban de acuerdo para que mi esposa y yo nos separáramos, para que el papá de ellas estuviera en mi lugar”, agregó el agresor. Además confesó que ha estado detenido varias veces por otros casos de violencia doméstica y aseguró que ahora está arrepentido. Salomón Ibarra aseguró que su esposa no se drogaba ni ingería bebidas alcohólicas y dijo que al verla le pedirá perdón por lo que hizo. “Ella nunca tuvo nada que ver con drogas ni con homicidios ni nada (...) Lo que pienso es que estuve mal y tengo que enfrentar (...) voy a pasar toda mi vida en prisión, es la consecuencia”, reconoció. De acuerdo con la información que obtuvo la Fiscalía, la mamá de las niñas y el agresor se veían de manera esporádica, luego de que se separaran hace tres meses aproximadamente. La madrugada del lunes se vieron en el domicilio de él, ubicado en la calle Joaquín Amaro número 2407. El sujeto le dijo a la mamá de las niñas que lo esperara porque iba a comprar más droga, pero se dirigió a la casa de las hermanas, donde les cortó el cuello con un cuchillo. La mamá de las dos niñas las localizó a las 6:00 horas, cuando regresó a su casa y el hecho lo reportaron hasta las 10:20 del martes. Jáuregui Venegas informó que la mamá recibe apoyo psicológico, ya que es tratada como víctima. Said Aarón trabajaba como operador en una maquiladora y tuvo una relación de cinco años con la mamá de las niñas, pero se separaron por petición de Daisy. Ella y su hermana fueron asesinadas el martes en la madrugada, en su vivienda ubicada en calle Francisco Pimentel, de la colonia Álvaro Obregón de Ciudad Juárez.  

Comentarios