Asesinan en Guerrero a hermanos de ocho y cinco años de edad

miércoles, 30 de septiembre de 2015 · 12:05
MÉXICO, D.F., (apro).- Jorge y Marcela, de ocho y cinco años de edad, respectivamente, fueron asesinados en la comunidad de Zoyotlán, municipio de Marquelia, en la Costa Chica de Guerrero. Ambos sufrieron un disparo en la cabeza. Tres personas fueron detenidas como sospechosas del doble homicidio, ocurrido el pasado viernes 5, aunque sólo uno, Santiago Sainz Pascual, confesó su participación en el crimen. Los padres de los menores, Adela López y Feliciano Rosario, exigieron a las autoridades que tomen cartas en el asunto para esclarecer la muerte de sus hijos, petición a la que se sumaron pobladores de la zona conocida como Arroyo Conejo, donde fueron localizados los cadáveres. La Fiscalía General del estado (FGE) confirmó ayer la detención y reclusión de Santiago Sainz Pascual, señalado como “autor material confeso” de la violación y asesinato de Marcela, y del homicidio de Jorge. Según el testimonio de los padres, ambos niños cuidaban a unos animales propiedad de la familia, a kilómetro y medio de la localidad. Los padres notaron que pasaba el tiempo y sus hijos no regresaban, dieron aviso a las autoridades y, tras una larga búsqueda, la noche del viernes 25 se localizó el cadáver de José y al día siguiente el de su hermana. En un inicio se sospechó de tres hombres como responsables del doble asesinato, pero finalmente la FGE determinó que Sainz Pascual fue el único que abusó de la menor y luego asesinó a los dos menores. La familia Rosario López dijo que no conocía al inculpado y mucho menos los motivos que lo orillaron a cometer el crimen. “La Fiscalía se sumó a la indignación de la población de un hecho tan aberrante”, declaró en conferencia el fiscal Miguel Ángel Godínez Muñoz, quien acudió a Zoyotlán para evitar que los pobladores juzgaran al culpable de acuerdo a sus usos y costumbres. Finalmente el imputado fue recluido en el penal de Las Cruces, en Acapulco, para que sea juzgado conforme a la ley, acusado de los delitos de violación y homicidio calificado. De acuerdo con la carpeta de investigación que abrió la FGE sobre el caso, el cadáver de Marcela fue hallado a escasos metros de donde se encontraba el de su hermano, quien cursaba el segundo año de primaria.