Acepta equipo argentino analizar los supuestos restos de uno de los jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca

viernes, 12 de febrero de 2016 · 13:54
XALAPA, Ver. (apro).- Integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), participantes en la investigación de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, aceptaron colaborar para hacer el análisis de los restos óseos de Bernardo Benítez Arroniz, localizados en el rancho “El Limón” en Tlalixcoyan, Veracruz, según la Gendarmería Nacional y la Fiscalía General del Estado (FGE). Bernardo Benítez, padre del joven desaparecido por policías estatales junto con otros cuatro compañeros en Tierra Blanca, el pasado 11 de enero, dijo que solo falta “cierto papeleo” y “firmar una documentación” para que el fragmento de tibia que les entregaron se traslade hasta un laboratorio de Argentina para ser estudiado “de forma artesanal”. “Ha habido todas los facilidades. Ellos (los forenses argentinos) tienen que verlos (los restos) para hacer los análisis. De ahí, dependiendo de lo que nos digan, tendremos que tomar la decisión: si alcanza (la tibia) para hacer el estudio, en caso de que fuera mi hijo quedará algo para darle cristiana sepultura, o si nos dicen que sí alcanza para el análisis, pero no quedaría nada, nosotros tendríamos que decidir sobre la marcha qué hacemos”, explica Bernardo Benítez vía telefónica desde el Distrito Federal. En el caso de Alfredo González, el otro joven de quien la Gendarmería Nacional y la FGE aseguran que aparecieron sus restos en “El Limón”, dice que al no aceptar su familia “un pedazo de vestimenta” y “una gota de sangre” como únicas pruebas, se continuará en la búsqueda. “Sigue la búsqueda, sigue la investigación. Una gota en un pedazo de tela no implica que alguien esté muerto, así que ellos seguirán en la búsqueda, al igual que los otros padres, y nosotros seguiremos con ellos hasta el final”. “Los restos que podrían ser los de mi hijo se los van a llevar hasta Argentina, a un laboratorio donde se trabaja de manera artesanal con casos especiales. Se los llevaran por ahí del 17 y 18 de febrero, y calculan que en dos o tres semanas tendrían los resultados”, precisa Benítez. Mientras tanto, el EAAF aseguró que no se desplazará al rancho de Tlalixcoyan, Veracruz, porque no sería correcto acudir ahí y enfocarse sólo en el estudio de los cinco jóvenes de Playa Vicente desaparecidos hace un mes. En cuanto a las investigaciones, la Gendarmería Nacional, la Secretaría de Gobernación (Segob) y la FGE se comprometieron a continuar hasta sus últimas consecuencias “caiga quien caiga”. Al respecto, Bernardo Benítez dice que las familias de los cinco jóvenes desaparecidos ya fueron informadas de que analistas y especialistas forenses de la Gendarmería Nacional harán nuevas diligencias en el rancho “El Limón”, porque hay indicios de que podría haber más vestigios humanos en una nueva fosa. Y hoy precisamente se cumple un mes de que los familiares de los cinco jóvenes desaparecidos por policías estatales: José Benítez de la O, de 24 años de edad; Mario Arturo Orozco Sánchez, de 27; Alfredo González Díaz, de 25; Bernardo Benítez Arróniz, de 25, y Susana Tapia Garibo, de 16 años, se instalaron en las oficinas de la FGE para presionar a los gobiernos federal y estatal a esclarecer la desaparición de sus hijos. “De aquí no nos vamos hasta esclarecer el caso de los cinco”, subraya Benítez.