Mujeres se cosen los labios; exigen justicia para sus familiares presos

viernes, 26 de febrero de 2016
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Un grupo de mujeres se plantó en las afueras de los juzgados del Poder Judicial (PJ) de Chiapas para denunciar una serie de irregularidades en el proceso penal que mantiene “injustamente” a sus familiares en la cárcel de Tapachula. Dos de ellas se cosieron los labios. Antes de “sellar” sus labios Noemi Bravo Reyes dijo que su esposo fue detenido por elementos de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) del estado quienes lo torturaron para declararse culpable de un delito que no cometió. Y peor aún, fue llevado a las Islas Marías de donde fue sacado después y llevado al penal federal de Durango. Su esposo lleva 13 años en prisión y de todos los golpes y tortura hoy no tiene dientes y ha perdido un ojo. Bravo Reyes dice que además la hermana de su esposo está presa en el penal de Tapachula, acusada junto a otras personas de transportar mariguana. Le dieron 10 años de cárcel. Hoy todos los coacusados en su mismo proceso penal están libres y ella sigue detenida. Martha Lidia Castillo Barreda, la otra mujer que hilvanó sus labios dijo que tiene a sus padres presos, su madre en el penal femenil de mujeres de Tapachula y su padre en el penal federal de Villacomaltitlán. Su madre purga prisión por transporte de droga y su padre por robo con violencia y portación de arma de fuego. Ella afirma que sólo son delitos prefabricados. Dice que ingresar al penal federal donde se encuentra su padre es una humillación, pues cada que va los guardias le manosean todo el cuerpo. "No hay parte alguna donde no metan el dedo", reprocha. Luis Villagrán, un activista y defensor de los derechos humanos dijo que se trata de una manifestación pacífica como lo establece la constitución política y que han hecho llegar un documento a los gobiernos estatal y federal en el que detallan al menos 13 casos de irregularidades judiciales. "Son 13 casos, son personas que nunca debieron estar en la cárcel, es gente que fue involucrada por la Procuraduría General de Justicia del estado porque inventó delito, torturó a familiares para que se declararan culpables. Son una fábrica de culpables podrida de corrupción”. Además, sostuvo que la mesa de reconciliación, está “secuestrada” por las autoridades de la PGJ estatal, incluso, existen personas con más de 20 años en prisión quienes podrían gozar de su libertad, debido a que presentan buena conducta. “Estas personas no son delincuentes, los delincuentes están en la Secretaría de Hacienda, los delincuentes son los jueces y magistrados corruptos, que siguen haciendo caso omiso de las grandes injusticias, porque los compañeros están en la cárcel por tres razones: son pobres y no tiene dinero para defenderse, son ignorantes y son chivos expiatorios”. Así también, informaron que uno de los reclusos, es paciente con VIH en fase terminal, por lo que solicitaron se le brinde el apoyo conforme a derecho.

Comentarios