Brigadistas comunitarios logran controlar incendio en Tepoztlán

viernes, 8 de abril de 2016
TEPOZTLÁN, Mor. (apro).- Hacia las 13:00 horas de este viernes, el gobernador Graco Ramírez afirmó en su cuenta de Twitter que el incendio en Tepoztlán estaba “controlado” al 100%, sin embargo, a las 17:00 horas, el viento le volvió a jugar una mala partida a la zona del Santuario Ambiental, conocido como “Los Venaditos”, y las llamas se reavivaron. El miércoles pasado por la noche ocurrió lo mismo, cuando Graco afirmó que el incendio estaba controlado al 80% y en la madrugada se observaron escenas “dantescas”, como dijo Lauro Salazar, alcalde de ese Pueblo Mágico. Este viernes se repitió la escena, sin embargo los brigadistas comunitarios se reorganizaron y lograron controlar el incendio en esa zona a las 18:40 horas. Los “zacatuches”, como les denomina Graco a sus brigadistas, ya no aparecieron. Para este momento, las hectáreas consumidas casi llegan a 300, pero sigue siendo preliminar. Angélica Ayala, una joven tepozteca egresada de Humanidades de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), quien lleva más de 70 horas trabajando y durmiendo a ratos ya muestra las huellas del combate al incendio pero no ceja en su empeño. La acompañan otros 25 brigadistas, jóvenes la mayoría. Hombres y mujeres, machete en mano enfrentan las llamas con el mismo riesgo de morir, como ha ocurrido otros años. El procedimiento parece sencillo. Con los machetes se roza la vegetación, luego las palas comienzan a abrir brechas de cuatro a ocho metros, según la zona. Suena sencillo y lo es, en un terreno plano. Sin embargo, aquí, las pendientes, cañadas y precipicios, son desafíos. Todo el tiempo, esa brecha es la diferencia entre la vida y la muerte. “Nosotros como quiera, cuando brinca la flama, gritamos, nos avisamos y corremos. La mayoría ya sabe qué hacer. ¿Pero los árboles? Los árboles no se pueden mover, se quedan quietos mientras la lumbre los va consumiendo. Da tristeza”, advierte otro de los brigadistas, un señor con paliacate en el cuello hasta la barbilla, la boca descubierta para poder masticar la tortilla con queso que degusta al medio día, a unos metros de la brecha que, al menos aquí, ya controló el incendio. “Así nos enseñaron nuestros abuelos”, dice otro señor. Otros jóvenes, sentados en círculo, toman agua, se echan un taco y ríen. Uno de ellos afila el machete con una piedra. Su gorra desgastada tiene la visera hacia atrás. “Esos (brigadistas del gobierno) ni saben. Hacen una brecha así (extiende los brazos y señala la distancia de un metro) y luego le prenden, y en lugar de que se vaya contra el incendio se les regresa”, advierte mientras mueve la cabeza y todos ríen. Para las 18:40 de la tarde, ya se veían muy cansados. Angélica Ayala, asegura que el incendio está controlado en prácticamente todos los puntos, excepto en el Santuario de Los Venaditos, al oriente de la cabecera municipal de Tepoztlán. Una zona con vegetación endémica y con biodiversidad importante para la zona. Los daños En entrevista, Fernando Jaramillo, presidente del Consejo de Desarrollo Sustentable, afirma que son tres niveles de afectación con este incendio. El primero es el de la devastación ambiental de la zona consumida por el fuego. Ahí, el desastre de las casi 300 hectáreas afectadas tardará más de 20 años en regenerarse. Esto trae consecuencias en los otros niveles. En el segundo nivel está el impacto en otras zonas por el desplazamiento de la fauna y los posibles cambios en los otros ecosistemas por la perturbación ocasionada por el fuego. El tercer nivel es aquel que tiene que ver con el rol del bosque en los cerros de Tepoztlán. “La zona devastada, las 240 hectáreas que ayer dijeron que han sido afectadas, son una superficie igual a la del Texcal (zona de recarga acuífera de Jiutepec), así que estos bosques en Tepoztlán también son para recargar agua que sirve no sólo a los poblados del municipio, sino a otros municipios, incluidos Jiutepec, Tlaltizapán, Yautepec, e incluso Cuautla”, sostiene. Así que los efectos del incendio de estos cuatro días, todavía no se pueden evaluar y se requiere de una valoración de largo aliento para poder remediar lo que ocurrió. “Para remediarlo, se requiere generar una verdadera política pública ambiental, que sea integral, porque ahorita, todas las acciones del gobierno son descoordinadas, y algunas hasta cuestionables”, lamentó Jaramillo. Funcionarios agreden a brigadistas La noche del jueves pasado, cerca de las 20:00 horas, la última brigada de comunitarios tepoztecos bajaba del cerro en la zona conocida como Achichipico. En el camino encontraron una camioneta con personal de Protección Civil de Morelos. Los funcionarios interceptaron a los habitantes de Tepoztlán y pretendieron regañarlos por bajar del cerro “hasta esa hora”. Extrañados, respondieron que el personal del gobierno del estado había actuado con mucha lentitud y que no podían venir ahora a querer “coordinar” el trabajo de los brigadistas comunitarios. Eso molestó a los funcionarios quienes comenzaron a insultar a los tepoztecos, y estos contestaron a la agresión señalando que el gobierno no hizo nada, “más que tomarse la foto”, en el combate al incendio. La prudencia vino de parte de los brigadistas comunitarios, quienes abandonaron el lugar dirigiéndose a sus comunidades. El personal de Protección Civil continuó gritando e insultado a los brigadistas. El argumento: “todas las brigadas deberían bajar del cerro a las seis de la tarde”, regla supuestamente impuesta por el gobierno del estado. Y desincentivan la solidaridad Por otra parte, organizaciones civiles como Acción Ecológica exigieron al gobierno dejar de descalificar los esfuerzos de solidaridad y acopio de víveres y herramientas de trabajo que comenzó a convocarse a través de redes sociales. Lo anterior debido a que el gobierno del estado aseguró que sus brigadas “cuentan con todo lo necesario, tienen capacitación y equipamiento, no se necesita acopio”. Pero fue más allá al llamar a la población a “no dejarse engañar” pues las brigadas del gobierno no necesitaban del acopio de la gente. Ante ello Miriam Corona, integrante de Acción Ecológica, denunció un intento por tratar de desmovilizar y confundir a la sociedad civil. “Es increíble, el gobierno quiere que pensemos que controlar el incendio depende de sus brigadas, pero ayer (jueves) hicimos un recorrido en dos puntos y no vimos a nadie del gobierno estatal ni del municipal apoyando los trabajos. Eran puros compañeros de Tepoztlán, de las comunidades”, afirmó. Molesta, aseguró que ni los helicópteros ni las brigadas del gobierno hicieron algo para tratar de controlar el incendio. “Sólo hicieron acciones para la foto, sobrevuelos para la foto, apariciones para la foto. Y nada más”, denunció. Por ello, reiteró su llamado para que las organizaciones continúen con el acopio para entregarlo en el zócalo de Tepoztlán a los Frentes Unidos de Tepoztlán, al Frente Juvenil Tepozteco, quienes desde el principio han hecho un trabajo de coordinación de las brigadas comunitarias.

Comentarios