'¿Por qué inhumó usted a mi hijo en esas fosas?”, reclaman a exfiscal por caso Tetelcingo (Video)

miércoles, 7 de septiembre de 2016
CUAUTLA, Mor. (apro).- El exfiscal general Rodrigo Dorantes Salgado, en cuya gestión se ordenó la inhumación de más de 100 cuerpos en las fosas clandestinas del gobierno de Graco Ramírez en Tetelcingo, compareció ante la Fiscalía Regional Oriente, ubicada en esta ciudad. Luego de cinco horas de declaración a puerta cerrada, salió en medio de cuatro guardaespaldas, quienes impidieron su trabajo a la prensa pero no lograron que María Hernández, madre de Oliver Wenceslao, silenciara sus gritos y reclamos. “Señor Dorantes, ¿por qué inhumó usted a mi hijo en esas fosas?, explíquele a la prensa por qué cometió usted esos crímenes”, increpó la mujer al exfiscal. [video width="1280" height="720" mp4="//cdn.proceso.com.mx/media/2016/09/morelos.mp4"][/video] La huída de Dorantes de la Fiscalía de Morelos. Video: Jaime Luis Brito Aunque la cita estaba anunciada para las 11:00 horas, el actual delegado de la Procuraduría General de la República (PGR) en Durango llegó desde las 9:30 y fue atendido en una oficina a puerta cerrada, ubicada en la planta alta de las instalaciones de la Fiscalía Regional Oriente. Ahí hicieron guardia los representantes de los medios de comunicación. A las 14:00 horas, los elementos de seguridad de Rodrigo Dorantes acercaron las camionetas a la puerta de la Fiscalía e incluso abrieron las puertas. Aproximadamente a las 14:45 horas, la puerta de la oficina se abrió y apareció Dorantes Salgado rodeado de cuatro guardaespaldas, quienes avanzaron sobre los reporteros y los familiares de víctimas de desaparecidos. De inmediato tomaron las escaleras en medio de los comunicadores que intentaban que el exfiscal respondiera a las preguntas. Una reportera del portal Zona Centro perdió el cubo del micrófono mientras que los empujones dejaron lesiones leves a varios de los periodistas. María Hernández, madre de Oliver Wenceslao Navarrete, quien fuera secuestrado, asesinado y luego inhumado clandestinamente en esas fosas, alcanzó a Dorantes Salgado en medio del zafarrancho. A mitad de las escaleras y aprovechando su complexión menuda, María se metió entre uno de los guaruras y se colgó del brazo del delegado de la PGR en Durango. “¿Por qué? ¿Por qué hicieron eso con mi hijo? ¿Por qué escondieron los cuerpos? ¿Por qué como basura? Y no fue sólo mi hijo, fueron 117 cuerpos, ¿por qué?”, gritó la mujer al exfiscal mientras lo jaloneaba del traje y avanzaba el tropel escaleras abajo. Aterrorizado, el delegado de la PGR en Durango no atinaba a zafarse de las manos de María Hernández. Uno de sus escoltas alcanzó a quitársela a jalones a mitad de la estancia de la planta baja de la Fiscalía. Entonces fue introducido a otra oficina que comunicaba con el exterior. Afuera ya lo esperaba su camioneta a la que fue ingresado de forma atropellada. Entonces salió huyendo en medio de gritos de “¡Asesino!”. Poco después Amalia Hernández, hermana de María, habló con la prensa. Enfurecida advirtió que el gobierno del estado no quiere resolver el caso de las fosas de Tetelcingo, que más bien oculta y da facilidades a los involucrados. Denunció que Ricardo Flores, exdirector de Procesos de la Fiscalía, quien también está involucrado en el caso, estuvo toda la mañana sentado en la sala de espera de la Fiscalía, sin que fuera detenido o al menos notificado sobre su necesaria comparecencia. En algún momento, este hombre se levantó y salió de la Fiscalía. El exfuncionario fue alcanzado en la calle por la propia Amalia, quien lo increpó. Sin embargo, el exfuncionario subió a un taxi y, a pesar de los esfuerzos de ella por detenerlo, salió huyendo sin que nadie en la dependencia hiciera algo por detenerlo. Enseguida, la mujer subió a reclamarle a Rafael Ávila, fiscal regional oriente, quien señaló: “Vamos a esperar a tener más elementos, esperamos conocer la declaración del exfiscal Dorantes Salgado para luego mandar traer a otros funcionarios”. No obstante, Amalia Hernández aseguró que el gobierno de Morelos sigue siendo toda una red de complicidades en la que se protegen unos a otros. “Rodrigo Dorantes es un criminal y este gobierno no quiere hacer justicia a las familias de los desaparecidos. No nos van a cansar, no nos van a callar, seguiremos buscando a los criminales que desaparecieron a nuestros familiares”, sentenció.

Comentarios