Echevarría Domínguez rechaza que narco patrocine campaña de su hijo a la gubernatura de Nayarit

viernes, 12 de mayo de 2017
TEPIC, Nay. (apro).- “Al rato van a decir que cambié de sexo y que tengo novio”, comentó el exgobernador Antonio Echevarría Domínguez tras rechazar las acusaciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el sentido de que tendría un financiamiento proveniente del narcotráfico para apoyar la campaña de su hijo, Antonio Echevarría García, candidato de la alianza “Juntos por ti” a la gubernatura. Con el argumento de que los directivos del tricolor utilizaron un audio “súper arreglado”, “editado y completamente falso” para incriminarlo, Echevarría Domínguez acudió este día a la delegación estatal de la Procuraduría General de la República (PGR) a denunciar al presidente estatal y la secretaria general del PRI, Juan Ramón Cervantes y Angélica Sánchez, por violación de correspondencia en su modalidad de intervención a comunicaciones privadas, difamación y calumnias. El exmandatario dijo que presentó como prueba “el audio original de 42 minutos, de donde estos delincuentes han sacado unas palabras y las han auditado (sic), confundiendo a la gente”. Abordado por reporteros en las instalaciones de la PGR, Echevarría Domínguez dijo que acudió “para dar la cara como siempre la he dado”, y pidió que el candidato priista a la gubernatura, Manuel Humberto Cota Jiménez, “no se esconda, que sea un poquito hombrecito, que sea claro, que no se esconda como siempre lo ha hecho, que no sea tan cobarde”. Y en relación con el exgobernador de Sinaloa, Jesús Aguilar Padilla, quien en su calidad de delegado del CEN del PRI estuvo en la diligencia en que se presentó la denuncia contra Echevarría, éste recordó que según versiones periodísticas el exmandatario sinaloense es investigado por la DEA y le deseó “que le vaya bien” y “ojalá mejor se vaya a Sinaloa a hacer sus negocitos”. El padre del actual candidato opositor a la gubernatura nayarita dijo sentirse tranquilo: “no tengo cola, ni me voy a esconder, soy un hombre de trabajo, toda mi vida he trabajado, soy gente honesta; ustedes me ven que ando en la calle, en palenques, en los toros, en los charros, y yo no he visto que (los también exgobernadores) Ney (González), Celso (Humberto Delgado) o Rigoberto (Ochoa Zaragoza) hagan lo mismo que yo, a lo mejor han de tener sus pecadillos; yo no tengo ningún pecado, además me confieso cada viernes primero”. Según Antonio Echavarría, los nayaritas quieren que la PGR investigue al gobernador Roberto Sandoval Castañeda, quien “era cargador de carnes, él lo dijo, yo no”, y ahora tiene ranchos y caballos españoles “de 200 mil o 300 mil dólares”, por lo que “a él lo debe investigar la PGR, no a mí”. Atribuyó la demanda del PRI en su contra a que su hijo ganará la elección “dos a uno” y “andan desesperados, al rato van a decir que cambié de sexo, imagínense a mi edad, que tengo novio, que soy socio de Sandoval, de los ranchos, de los caballos”. —¿Puede haber complicaciones con la elección? —le preguntó una reportera. —A lo mejor matan a alguien, son hasta matones, son perversos, sinvergüenzas y puercos.