Buscador de desaparecidos en Tamaulipas solicita protección 'urgente” a la Segob

viernes, 30 de junio de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ante las amenazas que ha recibido por su labor en la búsqueda de cientos de personas desaparecidas, el activista Guillermo Gutiérrez Riestra solicitó protección “urgente” al Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación (Segob). En conferencia de prensa, el fundador del Colectivo de Familiares y Amigos de Desaparecidos de Tamaulipas dio a conocer que a raíz del asesinato de la luchadora Miriam Elizabeth Martínez Rodríguez, el pasado 10 de mayo, familiares e integrantes de colectivos de la entidad se encuentran más vulnerables. Por ello, agregó, “un grupo de coordinadores de colectivos solicitamos la incorporación a los mecanismos de protección federal; aunque son insuficientes, se requieren para garantizar el trabajo que realizamos en Tamaulipas”. El defensor de derechos humanos informó que esta misma semana el Mecanismo federal aprobó medidas de protección tanto para él como para otras defensoras y defensores, integrantes de asociaciones y redes de búsqueda de familiares de desaparecidos. En la sede de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, Gutiérrez y María Josefina de León Mendoza --integrante de la asociación Red de Desaparecidos en Tamaulipas—denunciaron que viven vigilados todo el tiempo por el Estado y por grupos criminales, por lo que necesitan de medidas urgentes y efectivas para continuar con su trabajo de búsqueda de sus familiares. “A pesar de que toda esta violencia se le atribuya al crimen organizado, el Estado y todas sus instituciones no dejan de ser responsables, porque es el Estado el que sigue permitiendo que en Tamaulipas se pueda asesinar a cualquier hora del día, a cualquier persona y que los criminales salgan impunes”, criticó la defensora. Ambos activistas se involucraron en la defensa de los derechos humanos tras la desaparición de sus respectivas hijas Cinthya Mabel Pantoja de León, secuestrada el 22 de abril de 2012, y Raquel Gutiérrez Ruiz, desaparecida el 1 de septiembre de 2011. Gutiérrez denunció que Tamaulipas es la entidad del país que ocupa el primer lugar con más personas registradas como desaparecidas, de acuerdo con cifras oficiales del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, con el 23% del total (5 mil 558 expedientes), aunque la Red de Desaparecidos de Tamaulipas tiene una base de datos con más de ocho mil personas desaparecidas en el estado. Asimismo, sostuvo que con el actual gobernador, Francisco Cabeza de Vaca, “se ha recrudecido la violencia, y desafortunadamente el Estado no tiene la capacidad para enfrentar la delincuencia, tampoco la policía, y el cambio de gobierno provocó que la situación se agravara”. Añadió: “Ahora ya no es la disputa entre dos o tres grupos criminales, sino que hay decenas de grupos que se pelean las plazas y sus negocios”. De igual manera, recordó que a partir de 2011 se organizaron junto con otras familias para hacer la búsqueda y denuncia de la desaparición de sus familiares. “Constituimos el Comité de familiares y amigos en Tamaulipas, entidad que está en el primer lugar con la mayor cantidad de personas desaparecidas del país; además, junto con Veracruz y Michoacán tenemos la mayor cantidad de periodistas desaparecidos, 10 de los 25 que existen en el país, a partir del inicio del gobierno de Calderón, violencia que continúa sin parar”. Tamaulipas, agregó, tiene el mayor número de exgobernadores buscados por su relación con la delincuencia, uno ya detenido, Tomás Yarrington; un magnicidio equiparado, el de Luis Donaldo Colosio, y a unos días de la elección fue asesinado el candidato a gobernador del PRI, Rodolfo Torre Cantú. En relación a la detención de los asesinos de la luchadora Miriam Rodríguez, afirmó que se demuestra que su advertencia a las autoridades de que estaba en peligro era cierta, ya que los perpetradores fueron los reos fugados del Centro de Ejecución de Sanciones (Cedes) de Ciudad Victoria. “Lamentamos que el procurador de Tamaulipas haga público los nombres de quienes falta por detener, porque facilita que se escondan y no poder dar con ellos, y viola la secrecía que tienen todas las investigaciones”, concluyó el defensor.