Componendas convirtieron a Chihuahua en un estado cómodo para delincuentes: comisionado de Seguridad

jueves, 6 de julio de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El comisionado de Seguridad de Chihuahua, Oscar Aparicio, señaló que por muchos años las componendas con otras administraciones permitieron que la entidad se convirtiera en “un estado cómodo para muchos delincuentes". Y ahora que el gobierno de Javier Corral ha puesto mano dura, subrayó, " empiezan a salir todas las ratas y las cucarachas, y migran a otros estados". Aparicio manifestó lo anterior tras señalar que el enfrentamiento de ayer en el municipio de Varas, con saldo de 15 personas muertas, ocurrió en el marco del “Operativo Fortaleza” que realizan las autoridades chihuahuenses y federales. El ataque, agregó, tiene que ver con el repliegue del grupo delictivo denominado La Línea. "Este operativo se inicia la semana pasada, cuando cobardemente estos delincuentes del grupo denominado La Línea nos matan a sangre fría a dos elementos en el municipio de Las Varas", lo que provocó la movilización de las fuerzas de seguridad en la zona, lo que ha derivado en la detención de sicarios y decomisos de drogas y armas, dijo en entrevista con radio Fórmula. Eso, añadió, “provoca que estos (sujetos) de este cártel delictivo empiezan a replegarse a otras zonas controladas por otro cártel, en este caso el de Sinaloa, y esto provoca un choque". El funcionario estatal precisó que tras el enfrentamiento se aseguraron ocho armas largas, tres granadas de fragmentación, una granada 40 mm y 12 vehículos con impacto de bala. Además, dijo, cinco sujetos fueron detenidos, tres de los cuales son integrantes de La Línea y los otros dos del Cártel de Sinaloa, y se sigue trabajando para determinar si alguno de ellos es líder de algún grupo delictivo, apuntó. De acuerdo con Aparicio, se sabe que La Línea era liderada por 32 personas, y se presume que El Jaguar, quien estaba al frente del Cártel de Sinaloa en Chihuahua, huyó hacia Sonora. Sobre las personas que murieron, sostuvo que aún no se determina si perdieron la vida en el primer enfrentamiento entre grupos delictivos o en el choque contra las fuerzas federales. Sin embargo, "todos salieron positivos a las pruebas de benzoato de sodio, es decir, todos accionaron sus armas", señaló. Resaltó que por muchos años “las componendas que hubo con otras administraciones, con otras autoridades, permitieron que el estado de Chihuahua fueran un estado cómodo para muchos delincuentes". Ahora que una administración pone mano dura, subrayó, "es como cuando limpias una casa: empiezan a salir todas las ratas y las cucarachas, e inician a migrar a otros estados". De acuerdo con el comisionado de Seguridad, se trata "de un tema que no se había atacado, y esto provocó que estos elementos tuvieran el dinero y todo el tema logístico, cargamento, vehículos y tuvieran toda esa fortaleza que llegaron a tener", lo que deriva en "este tipo de violencia". Luego de comentar que cuentan con pruebas de que los delincuentes estaban coludidos con administraciones anteriores, remató: "No vamos a claudicar (…) Seguiremos atacando a los cárteles de la droga, no pararemos hasta que realmente recobremos el estado de derecho". Ayer, el fiscal general de Chihuahua, César Augusto Peniche Espejel, informó que dos grupos delictivos antagónicos –La Línea y el Cártel de Sinaloa-- se toparon en aquella comunidad conformada por unos mil 500 habitantes. Cuando los agentes de la Comisión Estatal de Seguridad llegaron al lugar, dijo, fueron recibidos a balazos. Las autoridades estatales confirmaron la muerte de 15 personas, sin embargo, la versión de los pobladores es que suman más de 30 fallecidos.