Renuncian al PRI cinco presidentes seccionales en Chihuahua

jueves, 14 de septiembre de 2017
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Cinco presidentes seccionales en esta ciudad renunciaron al Partido Revolucionario Institucional (PRI) porque –aseguraron– ya no representa la ideología, principios, formas y trabajo que debiera observar. Eduardo Almeida Navarro, Sergio Aguilar Weber, Raúl San Martín Coronado, Héctor Ricardo López Pérez y Luis Fitzmaurice Castro dimitieron hace dos semanas, luego de que Omar Bazán, cercano a Manlio Fabio Beltrones, asumió la presidencia del Comité Ejecutivo Estatal del PRI. Entre los cinco presidentes seccionales se encuentran dos que supuestamente fueron favorecidos por la administración del exgobernador César Duarte Jáquez. Se trata de Eduardo Almeida, a quien supuestamente se le otorgaron de manera directa adjudicaciones millonarias de medicamentos y otros servicios, y Sergio Aguilar Weber, presunto prestanombres en la adquisición de medios agrícolas. De acuerdo con medios locales, los cinco expriistas son cercanos a Fermín Ordóñez, exfuncionario duartista que estuvo a cargo del programa asistencialista Chihuahua Vive en la última parte del sexenio, y quien enfrenta denuncias ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) porque presuntamente envió gente a provocar y golpear a integrantes de Unión Ciudadana en marzo de 2015. Cuando el PRI perdió la gubernatura –ahora encabezada por el panista Javier Corral–, Fermín Ordóñez intentó convertirse en el presidente estatal del partido, pero el Comité Ejecutivo Nacional impulsó e impuso a Bazán. En su renuncia colectiva publicada en medios de comunicación locales el pasado 23 de agosto, los expriistas destacaron: “(…) consideramos que el instituto político al cual pertenecemos no representa la ideología, principios, formas y trabajo que debiera observar. Ideología, principios y trabajo que nos motivaron a aceptar dicho cargo en el PRI. “Sin el reniego de nuestra militancia y manifestando siempre simpatía al Revolucionario Institucional, guardaremos una sana distancia hasta que esa inclusión, trabajo en equipo y respeto de las bases y la militancia se retome con tónica principal en el PRI”. Los mismos que firmaron la renuncia pública integraron sus reseñas: “Eduardo Almeida Navarro: abogado, destacado empresario del Grupo ALSA y otras empresas en el extranjero que brindan trabajo y desarrollo económico a las familias del municipio y del estado de Chihuahua. “Sergio Aguilar Weber: ingeniero empresario dedicado al ramo de la construcción, presidente del Club Hípico Campestre de Chihuahua, secretario de Abriendo Posibilidades. “Raúl San Martín Coronado: abogado, expresidente de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados, exfuncionario del gobierno federal dentro de la Procuraduría Federal del Consumidor, exsecretario técnico del presidente de la Junta Central de Agua y Saneamiento del gobierno del estado; experiencia por más de 20 años en el litigio. “Héctor Ricardo López Pérez: licenciado en administración financiera, empresario, expresidente de la Onexpo Chihuahua, vicepresidente de Relaciones Públicas de Canaco, miembro del Consejo Consultivo de Vialidad. “Luis Fitzmaurice Castro: empresario dedicado al ramo de las gasolineras, desarrollador inmobiliario, expresidente de Onexpo Chihuahua, expresidente de la fundación Caritas San Martín de Porras y fundador del Grupo G500”. Señalados Almeida Navarro cuenta con varias empresas que surtían diversos productos al gobierno de Duarte a través del Grupo Alsa. Pero además las autoridades le otorgaron contratos para vender medicamentos, principalmente. En el sexenio pasado el empresario se afilió al PRI y fue nombrado presidente seccional del fraccionamiento Rincón de Las Lomas, en esta ciudad. El año pasado reveló que se había afiliado al Revolucionario Institucional por invitación de su compadre Fermín Ordóñez. “También es mi compadre Javier Corral, es padrino de mi hija, y otro compadre que tengo es Joel Sandoval Tarín (también exfuncionario)”, puntualizó entonces. Además, sostuvo que siempre concursó en las licitaciones “de manera legal”, e informó que en septiembre del año pasado le auditaron su empresa Pro Salud (la razón social es Administración y Comercialización de Franquicias Internacionales S. de R.L de CV.). Almeida compró los bienes, medicamentos e inmobiliario de la empresa Ymmarsa, ligada con Servicios y Atenciones Médicas K, que a su vez está relacionada directamente con César Duarte porque compartían domicilio fiscal con negocios del exgobernador. En su momento fueron señaladas por vender productos con sobreprecios de hasta 1000%. Según Eduardo Almeida, en una oportunidad compró el inventario de fármacos, mobiliario y los locales de Economik, y ahora la cadena se llama Farmacias Chihuahua. Anteriormente ya había recibido otros contratos con la empresa Administración y Comercialización de Franquicias Internacionales S.de R.L.C.V, que pertenece al Grupo Alsa. Explicó que renegoció con los dueños de los locales de Ymmarsa y SAMK, pero aseguró que desconocía la relación de esa empresa con el gobierno de Duarte, problema por el que el exsecretario de Salud, Pedro Genaro Hernández Flores, tendría que “salir a dar la cara”, apuntó. Según el empresario, a él también le deben dinero de medicamentos (hasta septiembre del año pasado, cuando aún no entregaba Duarte el poder) que vendió al gobierno estatal. Pero se desconoce si fue uno de los beneficiados con el último pago que hizo la Secretaría de Hacienda con la entrega de 6 mil millones de pesos que serán bursatilizados en los últimos días del sexenio. “El gobierno tendrá que salir a dar la cara. El que haya cometido un ilícito, que vayan tras de él”, opinó. En mayo de 2013, Sergio Aguilar Weber fue acusado junto con otros ejidatarios por haber obtenido privilegios de las autoridades de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y de la Junta Central de Agua y Saneamiento (JCAS), que le otorgaron permisos de riego agrícola a costa del uso doméstico, en una zona sobreexplotada. Hasta ese año los ejidatarios habían presentado 31 denuncias contra dueños de pozos presuntamente irregulares en la zona San Agustín, pero no obtuvieron respuesta y alertaron sobre la presencia de hombres armados que vigilaban los pozos.  

Comentarios