Ombudsman de Colima confirma actuación ilegal de policías de Comala

lunes, 19 de febrero de 2018
COLIMA, Col. (apro).- Luego de casi tres años y medio de ocurridos los hechos, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC) concluyó que en septiembre de 2014 policías auxiliares y municipales de Comala entraron ilegalmente a una vivienda, causaron destrozos y detuvieron violentamente a varias personas, además de realizar disparos al aire. En ese sentido, recomendó al alcalde Salomón Salazar Barragán girar instrucciones para que este tipo de hechos no se repitan, que se repare el daño en los términos de la recomendación y la Ley para la Protección de Víctimas en el Estado de Colima y se ofrezcan cursos de derechos humanos al personal policiaco. El organismo pidió al presidente municipal girar instrucciones expresas al director de Seguridad Pública y Vialidad para que los policías a su cargo “se abstengan de realizar detenciones en propiedad privada sin contar con orden judicial o autorización del propietario, protegiendo en todo momento la integridad y seguridad personal de los detenidos o cualquier otro ciudadano”. Así también, pidió instruir a quien corresponda para que se repare de manera integral el daño ocasionado a la quejosa y agraviados como consecuencia de la “actividad irregular” de los servidores públicos, y que se realicen cursos de capacitación a los policías para que eviten realizar detenciones en propiedades privadas cuando no tengan orden judicial ni sean autorizados por el propietario del domicilio, eviten hacer mal de uso de las armas de fuego y protejan los derechos humanos a la integridad personal y trato digno de las personas detenidas.

En el cuerpo del documento relativo a la reparación del daño, la CDHEC hizo alusión a que “el artículo 68, fracción V, de la Ley para la Protección de Víctimas en el Estado de Colima instituye como medida de satisfacción la aplicación de sanciones a quienes se determine como responsables de las violaciones de derechos humanos, en ese sentido el presidente del ayuntamiento constitucional de Comala deberá iniciar el procedimiento de investigación correspondiente para que se determinen las responsabilidades administrativas o judiciales según resulte”.

Los hechos ocurrieron en la comunidad de Suchitlán, cuando policías auxiliares del ayuntamiento reprendieron a hombres que ingerían bebidas alcohólicas en la vía pública y éstos los habrían insultado y atacado con piedras, ladrillos y machetes, por lo que pidieron refuerzos para perseguir a los agresores, quienes se refugiaron en una vivienda, donde los uniformados se introdujeron sin permiso de la propietaria para detener a dos de ellos. La queja fue presentada ante la CDHEC por la mujer afectada, quien narró que tres días antes elementos de la Policía Auxiliar adscritos a la Comisaría Ejidal de Suchitlán en el municipio de Comala, sin orden previa, se introdujeron a su domicilio e hicieron destrozos en su vivienda, tratando de sacar a sus hijos “golpeándolos y demás, pero al ver que esto no era posible pidieron, apoyo de la Policía Municipal y de los estatales, quienes mandaron helicópteros y demasiadas patrullas, así como a los policías de Procuración de Justicia de la Partida Judicial de Comala”. Los demás uniformados, prosiguió, de la misma manera ingresaron al inmueble y “aparte de destrozar todo comenzaron a apedrear mi vivienda, a disparar con arma de fuego y a golpear a todos los que se encontraban en mi casa, inclusive aventaron a un menor de ocho años de edad, poco después subieron a una patrulla que desconozco a qué dependencia corresponde, pero sí sé que se llevaron a mis dos hijos detenidos, los cuales hasta el momento traen golpes visibles en sus cuerpos, aunado a esto también mis demás familiares refieren hasta el momento mucho dolor ya que también fueron víctimas de estas agresiones; siendo las 12:00 horas mis hijos salieron en libertad una vez que se pagó la fianza correspondiente ante el Ministerio Público de Comala”. Tras recabar evidencias del caso, la CDHEC llegó a la conclusión de que en este asunto se encuentra demostrada la violación a los derechos humanos, en particular los derechos a la integridad y seguridad personal en agravio de cuatro personas, así como la inviolabilidad del domicilio en agravio de ocho personas, “por el actuar ilícito de los policías de la Comisaría de Suchitlán y de la Dirección de Seguridad Pública, Tránsito y Vialidad del Municipio de Comala”. Según el organismo humanitario se violentaron diversos artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y de la Constitución Política del Estado de Colima, así como de documentos internacionales como la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, que obligan a todo servidor público a salvaguardar la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia en el desempeño de su empleo, así como salvaguardar los derechos humanos de todas las personas, en especial la integridad personal. La CDHEC aclaró que “si bien es cierto que existió una conducta ilícita por los agraviados detenidos al insultar y golpear a los agentes policiacos pertenecientes a la Comisaría de Suchitlán, ello fue resuelto por el juzgador en la vía penal, en donde los referidos fueron dejados en libertad bajo fianza por el delito de ultrajes a la autoridad, sin embargo, esta Comisión Protectora de los Derechos Humanos advierte que los policías actuaron de manera ilegítima al ingresar a una propiedad privada sin orden judicial o autorización de la propietaria”.

Comentarios