Analizan 'científicamente" el caso de una detenida que resultó embarazada tras supuesta violación de policías

viernes, 20 de abril de 2018
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- La Fiscalía General del estado (FGE) analiza científicamente el caso de una mujer de 39 años que fue detenida por secuestro y que presuntamente resultó embarazada después de ser violada por los propios agentes ministeriales que la capturaron. En enero pasado la mujer fue vinculada a proceso por el delito de privación ilegal de la libertad, bajo la causa penal 05/2018, y puesta a disposición del juez de Control de la Región 8 del municipio de Cárdenas. El 12 de ese mes ingresó al Centro de Readaptación Social (Cereso) de esa localidad y ese mismo día fue valorada por el médico del penal, quien reportó que clínicamente se encontraba en buen estado de salud. Nueve días después, la acusada acudió al área médica del penal por náuseas, donde fue atendida y diagnosticada con estado depresivo. El 23 de febrero volvió a sentirse mal e informó que presentaba retraso en su periodo menstrual. Se le hizo la prueba de embarazo y resultó positivo, por lo que se le aconsejó llevar los cuidados prenatales, sin embargo, ella manifestó que no quería seguir con la gestación porque era producto de una violación de agentes ministeriales de la FGE. La mujer dijo que fue ultrajada el 10 de enero, cuando ocurrió su detención, pero no denunció el hecho porque fue amenazada de muerte y por temor a represalias en contra de su familia. Por lo anterior, presentó denuncia penalmente contra quien o quienes resulten responsables, ya que desconoce cuántas personas supuestamente abusaron de ella. El 28 de febrero, mediante el oficio CRS/UJ/0122/2018, el director del Centro federal de Readaptación (Cereso) de Cárdenas reportó el hecho al juez de Control de la Región 8. Posteriormente, el 28 de marzo, la fiscal del Ministerio Público adscrita a la Fiscalía Especializada para la Investigación de Tortura, Maritza Morales Uribe, inició la investigación por la presunta violación. Sobre el caso, el titular de la FGE, Fernando Valenzuela Pernas, manifestó que se investigan los hechos de manera científica para conocer si la presunta plagiaria miente o dice la verdad. “Las ilegalidades no se pueden combatir con actos ilegales”, sostuvo, y refirió que le llama la atención que la reclusa ingresara al Cereso el 12 de enero y nueve días después dijo sentir náuseas de embarazo. “Me llama la atención que a los nueve días del contacto sexual comienza a sentir náuseas. Se practicó prueba de sangre que científicamente acreditará el periodo del embarazo y el laboratorio de ADN será fundamental para análisis clínicos y de ultrasonido”, apuntó. El funcionario estatal informó que todos los agentes ministeriales que participaron en la detención de la mujer están plenamente identificados. Y en la mayoría de los casos de secuestradores, dijo, cuando están frente al juzgado de Control siempre utilizan como estrategia jurídica que fueron torturados, y en el caso de mujeres, violadas. Expuso que la presunta secuestradora ha solicitado se le practique el aborto, pero científicamente se tiene que aclarar si en el periodo de dos días, desde que fue detenida e ingresó al Cereso, fue cuando resultó embarazada. Los resultados de laboratorios estarán listos la próxima semana y, en caso de confirmarse que la mujer fue violada, “las sanciones serán enérgicas y tendrán consecuencias legales”, advirtió Valenzuela Pernas.