Miguel Barbosa acusa que en Puebla está en juego la reelección de Moreno Valle

domingo, 29 de abril de 2018
PUEBLA, Pue. (proceso.com.mx).- Al arrancar su campaña por la gubernatura, Luis Miguel Barbosa Huerta, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, llamó a los poblanos a no permitir la reelección de Rafael Moreno Valle a través de su esposa Martha Erika Alonso Hidalgo, candidata de Por Puebla al Frente. “Tenemos que ganar, tenemos que acreditar que los poblanos tenemos dignidad ciudadana, que las poblanas y los poblanos estamos resueltos a rechazar cualquier forma de reelección. Un voto por Martha Erika Alonso es un voto para Rafael Moreno Valle, que no se nos olvide”, En la Unidad Habitacional Amalucan, Barbosa realizó su primer mitin de campaña acompañado de los candidatos al Senado Alejandro Armenta y Nancy de la Sierra; de la alcandía de Puebla, Claudia Rivera Vivanco; a diputado federal, Alejandro Carvajal; y a diputados locales, Emilio Maurer, Yadira Lira,  Nora Merino Escamilla. En el arranque de las campañas, Barbosa aseguró que está arriba en las encuestas y que los candidatos a senadores tienen el doble de preferencias que sus contrincantes de la coalición Por Puebla al Frente. “Carro completo”, afirmó, “nos motivan dos cosas: uno, estar en el movimiento de López Obrador, que es estar del lado correcto de la historia, y dos: tener como adversario a un poder tan oscuro y tan corrupto como el de Rafael Moreno Valle”. Por la mañana, el senador con licencia presentó su “propuesta programática” que se basa principalmente en revertir las reformas y acciones de gobierno que instrumentó Moreno Valle durante su sexenio y que generaron inconformidad entre la ciudadanía. Entre ellas propuso derogar la “Ley Bala”, revertir la privatización del servicio del agua potable, devolver a las juntas auxiliares sus facultades administrativas y recontratar a los burócratas despedidos durante el morenovallismo. En un acto en el Museo San Pedro, Barbosa Huerta también dijo que hará una revisión de la recaudación del Impuesto sobre Nómina, cuyos ingresos la administración panista entrega a un fideicomiso operado por la empresa Evercore, propiedad de Pedro Aspe Armella, para garantizar el pago de los Proyectos de Prestación de Servicios (PPS). Igual, prometió que de ganar las elecciones impedirá los “proyectos de muerte” en materia energética y minera que se autorizaron en distintas regiones de la entidad sin consultar a las comunidades. Además, prometió, que igual que el candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, no habitará en Casa Puebla si gana la gubernatura, y que ese inmueble será destinado a un espacio cultural para los Pueblos Indígenas. El candidato de la coalición formada por Morena, PES y PT hizo mención a los 350 presos políticos que se asegura hubo en el gobierno de Moreno Valle, a quien acusó de haber dejado una población agraviada a su paso por el gobierno, por lo que “Puebla necesita una reconciliación”. Barbosa advirtió que en la campaña se desatará guerra sucia en contra de los candidatos de Morena, de la cual responsabilizó al ex mandatario y a su esposa, así como a Eukid Castañón, Marcelo García Almaguer y Max Cortázar. Contracampaña Mientras este acto se llevaba a cabo en el Museo San Pedro, a unas cuadras, en el zócalo la expanista Violeta Lagunes, apoyada por militantes de Morena, arrancó una campaña en contra del candidato a la gubernatura con el lema “AMLO sí, Barbosa No”. La contracampaña pretende recabar 200 mil firmas para demostrar a la dirigencia nacional la inconformidad que generó entre los poblanos la postulación del exmilitante perredista. Lagunes, quien fue aspirante a la candidatura a la alcaldía de Puebla por la coalición Juntos Haremos Historia, llamó a este movimiento “Los excluidos o víctimas de Barbosa”.