Médicos de Tabasco denuncian carencias y falta de insumos en hospitales; Salud lo niega

jueves, 31 de mayo de 2018
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- La Secretaría de Salud estatal admitió que hay carencias en hospitales públicos por falta de insumos, pero rechazó que haya “parálisis, “emergencia estatal” y “encubrimiento criminal”, como denunciaron médicos especialistas, principalmente en el Hospital del Niño “Rodolfo Nieto Padrón”. Médicos que laboran en ese nosocomio hicieron circular en redes sociales un documento con graves acusaciones en contra de autoridades del sector salud por carencias que, aseguran, ponen en peligro a los pacientes y a los más vulnerables, “nuestros niños”. La denuncia, que aparece firmada por “los médicos especialistas y subespecialistas del Hospital de Alta Especialidad del Niño ‘Dr. Rodolfo Nieto Padrón’”, destaca que la situación que viven todos los hospitales públicos del estado “ha rebasado por mucho cualquier margen de lo permisible”. Y para los doctores que laboran en ellos “es ya una situación de emergencia extrema y nos enfrentamos a unas autoridades que están negadas a reconocer la magnitud real y a darle la prioridad que se requiere”. En el documento –dirigido a la opinión pública y al pueblo de Tabasco, cuya veracidad fue confirmada a Apro por doctores que pidieron omitir sus nombres–, los médicos alertan que la carencia de insumos indispensables en el referido hospital “atenta violentamente contra la vida de nuestros niños”. Subraya: “Nunca en nuestra historia habíamos prescindido de lo mínimo necesario para poder efectuar no sólo las cirugías de alta especialidad, sino los procedimientos quirúrgicos de urgencia que se requieren todos los días en todos los turnos. “Hemos tenido otras crisis, pero nunca de la envergadura de esta situación que para nosotros tiene proporciones de emergencia estatal. Al día de hoy, en nuestros quirófanos llevamos semanas sin la ropa estéril y cepillos para el lavado de manos que son totalmente indispensables para realizar cualquier procedimiento quirúrgico”. Por este motivo, agrega, “se han suspendido o pospuesto incontables cirugías electivas, dando prioridad a las urgencias, en las cuales médicos y enfermeras consiguen los insumos, ya sea por humanidad, aportando de nuestros recursos propios o sustrayéndolos de otras instituciones en las que laboramos o, en su defecto, saltándonos la normativa que contempla el lavado de manos”. Los médicos advierten que la carencia de medicamentos y antibióticos pone en “alto riesgo” a numerosos pacientes de sufrir infecciones y complicaciones innecesarias, “con un potencial peligro de muerte”. Tampoco se dispone de analgésicos suficientes para combatir el dolor de los niños por fracturas, neuropatías o el provocado por tumores y atenderlos con paracetamol. Eso “es inhumano”. Los médicos resaltan que los pacientes quirúrgicos o los más delicados son sedados, anestesiados y relajados con las pocas alternativas que quedan en reserva, “siendo medicamentos inadecuados para pacientes pediátricos, ya que los fármacos de primera línea llevan meses agotados”. Aseguran que no se cuenta con material quirúrgico mínimo como botas, gorros, guantes, suturas de todos tipos y calibres, así como insumos básicos de tela adhesiva, alcohol, jeringas, compresas, guantes, cubrebocas, catéteres, sondas, etcétera. También se les ha prohibido realizar prescripciones o solicitar los insumos faltantes a familiares de los pacientes para que éstos los surtan, “sólo para evitar verse expuestos ante la opinión pública”. Así, a los niños “se les administra solución salina sin sus medicamentos de base, encubriendo arteramente este enorme problema”. Mencionan que no están dispuestos a asumir la responsabilidad legal “que la negligencia administrativa ocasione”, y condenan que las autoridades los presionen y traten de obligarles “a efectuar procedimientos sin las herramientas suficientes, violando incluso la normativa oficial vigente en salud”. Todo, “para no afectar sus estadísticas y ser objetos de quejas o exposición en los medios de comunicación”. El documento detalla: “Desafortunadamente cualquier demanda o denuncia derivada de esta situación será dirigida a nosotros, teniéndola que enfrentar sin el apoyo o la responsabilidad de quienes administran la salud pública en Tabasco y son los verdaderos responsables de esta problemática”. Los trabajadores de la salud dicen percibir temor a la desaprobación pública y consecuencias políticas, “que ocurrirían de aceptar el tamaño del problema, más en el periodo electoral en el que nos encontramos”, por lo mismo –subrayan–, “las acciones tomadas son de encubrimiento y no de solución”. “La salud de nuestros niños no conoce de tiempos electorales, por esto hemos decidido levantar la voz para dar a conocer esta gran emergencia de proporciones inéditas”. De igual manera, exigen a la Secretaría de Salud reconocer la magnitud de esta emergencia, y si bien mencionan las carencias en el hospital del niño, “sabemos por nuestros colegas de otras instituciones de salubridad que también se encuentran en situación similar, lo que definitivamente representa una EMERGENCIA ESTATAL que no podemos permitir escale ni un milímetro más”. Finalmente, piden al público difundir el comunicado “para que nunca más exista un encubrimiento criminal que ponga en peligro a los pacientes de las instituciones de Salud de nuestro estado y menos a los más vulnerables: NUESTROS NIÑOS”. El secretario de Salud, Rommel Franz Cerna Leeder, encabezó hoy un evento en el Hospital de Alta Especialidad “Juan Graham Casasús” por el Día Mundial sin Tabaco. El presidente de la sociedad médica de ese nosocomio, Roberto Madrigal Hernández, lo abordó y también le planteó la crítica situación que padece el hospital por falta de medicinas, material quirúrgico y equipos, lo que que dificulta las labores en todas las áreas. Refirió que la situación se ha agudizado desde hace más de dos meses y puede empeorar conforme concluya el sexenio, en diciembre próximo, por lo que “es importantísimo subsanar lo más posible estas deficiencias”. Madrigal reconoció que se han cancelado algunas cirugías “por la falta de medicamentos, fuera de la capacidad de nosotros”, y lamentó que se les culpe de ser “responsables de todo esto y no tenemos nada que ver”. Dijo que el titular de Salud les informó que este jueves 1 de junio se reunirá con el gobernador Arturo Núñez para analizar las carencias en los hospitales, y que en una semana posiblemente haya respuesta favorable para solucionar el problema. Rommel Franz Cerna admitió carencias en hospitales, pero rechazó que se hayan enviado oficios con la orden de suspender cirugías programadas o que se paralizaran áreas hospitalarias. “Desmiento totalmente, nunca se dio una orden de suspender cirugías programadas o paralizar áreas que integran los hospitales del estado, no sé dónde salió ese rumor”, apuntó. Sobre los señalamientos de médicos del Hospital del Niño, dijo que es innegable la necesidad de atender equipos abandonados durante muchos años, reorientando recursos de la Secretaría de Salud para las cuestiones prioritarias como medicamentes, insumos, atención y mantenimiento preventivo y correctivo de equipamiento. El funcionario estatal informó que el problema se complicó porque el gobierno del estado, a invitación de la federación, entró a una compra consolidada de medicamentos a nivel nacional y los proveedores no cumplieron. “Tendríamos abasto de medicamentos de un 85% de todas las claves que integra el sector salud, con un ahorro sustancial de más de 30 millones de pesos, pero no ha sido posible el total cumplimiento de los proveedores”, remató.

Comentarios