El TEE hizo justicia en Monterrey y Guadalupe, afirman priistas; fue un despojo, acusan panistas

viernes, 17 de agosto de 2018
MONTERREY, NL (apro).- Luego de que el Tribunal Estatal Electoral (TEE) quitó a Acción Nacional (PAN) los triunfos municipales en esta capital y en Guadalupe, para entregárselos al Revolucionario Institucional (PRI), ambos partidos se enfrascaron en una confrontación para defender sus victorias y descalificarse entre sí. En conferencia de prensa, los candidatos del PRI en esta ciudad y en Guadalupe, Adrián de la Garza Santos y Cristina Díaz Salazar, respectivamente, señalaron que los magistrados hicieron justicia al revertir el triunfo de sus rivales Felipe de Jesús Cantú y Pedro Garza. De acuerdo con De la Garza, no se habían visto irregularidades tan graves en una elección el pasado 1 de julio en territorio regiomontano, por lo que el Tribunal simplemente hizo justicia. “Teníamos la confianza de que se iba a revertir porque fueron muy clara las irregularidades que se cometieron, que no se habían cometido en la historia moderna de elecciones en México. Este fallo del Tribunal es de suma importancia por ello”, expuso. “La sentencia refrenda principios fundamentales en materia de derecho electoral, principios de legalidad, transparencia, legalidad, certeza y autenticidad de las elecciones”, sostuvo a su vez la guadalupense Díaz Salazar. https://twitter.com/Cristina_Diaz_S/status/1030606486291075072 En tanto, Mauro Guerra, dirigente de Acción Nacional en Nuevo León, alegó que la decisión del TEE fue un despojo, por lo que combatirán en los tribunales la determinación de esta tarde, que les quitó los municipios de Monterrey y Guadalupe. https://twitter.com/AccionNacional/status/1030535779108380672 “Que se sepa que el Tribunal no le ha robado al PAN o a Felipe o a Pedro un triunfo, se lo ha robado a miles de ciudadanos que querían un cambio y que querían que ellos los gobernaran. Entiendan: hoy esto no se acaba, apenas empieza y vamos con todos los instrumentos a nuestro alcance a restituir la legalidad que hoy ha sido violada”, dijo el líder panista. Por su parte, Felipe de Jesús Cantú Rodríguez explicó que la planilla que encabezó obtuvo el triunfo contando voto por voto y acta por acta, por lo que no existe razonamiento por el que el TEE hubiera determinado dar la mayoría a los candidatos del PRI. “Nosotros vamos a hacer válida esa voluntad popular, seguiremos las instancias y, por supuesto, hemos recibido el espaldarazo del Comité Ejecutivo Nacional y emplearemos todos los recursos para demostrar que los ciudadanos presentaron su voto a favor de nosotros”, advirtió. Este “robo”, agregó, se suma a otras decisiones que ha tomado el Tribunal en este proceso electoral, como fue quitarle dos diputaciones locales a Morena para entregárselas al PRI, pero los beneficiados fueron dos futuros legisladores que tienen ligas con Rodrigo Medina, exgobernador tricolor de la entidad. Cantú Rodríguez manifestó que espera obtener un fallo favorable en la impugnación que presentará Acción Nacional en la sala regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), pues los magistrados presentaron argumentos frívolos y falaces que no se sostendrán en la revisión. Al finalizar la sesión de esta tarde, el senador Raúl Gracia Guzmán, reconocido como uno de los líderes de facto del PAN en la localidad, gritó “ladrones” a Héctor Gutiérrez, secretario de Organización del PRI. El aludido simplemente le pidió calma, sin dejar de sonreír. En la elección constitucional de Monterrey, Acción Nacional había ganado con153 mil 035 sufragios, contra 148 mil 356, del Revolucionario Institucional, lo que daba una diferencia de 4 mil 679 votos. En Guadalupe, el PAN había conseguido 83 mil 318 sufragios, contra 78 mil 525 del PRI, lo que representaba una diferencia de apenas 4 mil 793 votos. Para explicar las revocaciones en los dos ayuntamientos, el magistrado presidente del TEE, Gastón Enríquez, explicó que fueron anuladas todas las casillas que habían sido impugnadas por los partidos y sólo se contabilizaron los votos de las urnas que no fueron protestadas, lo que le dio a los candidatos tricolores una ventaja aproximada al millar de votos. Junto con esos fallos, el TEE ordenó que fuera repuesto completamente el proceso electoral en el municipio rural Ciénega de Flores, 40 kilómetros al norte de la capital, donde había ganado el independiente Pedro Alonso Casas. Tras destacar que el ganador usó indebidamente imágenes religiosas para su campaña, determinó que se convocara a nuevas elecciones, en condiciones aún por definir.

Comentarios