Denuncian proceso amañado para designar al titular de la ASE en Puebla

viernes, 22 de noviembre de 2019
PUEBLA, Pue. (apro).- Tal como ocurrió con la designación del presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), este viernes el Congreso local, con mayoría de Morena, fue duramente criticado por intentar imponer a un auditor “a modo” o “carnal”. Corina Ramírez, aspirante al cargo, cuestionó que en la etapa final para la designación del titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE) se perfile a personajes como el empresario Francisco Romero Serrano, quien participó públicamente en la campaña del ahora gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, o a Eligio Sierra, señalado por actos de corrupción en Quintana Roo. Además, el portal de noticias e-consulta dio a conocer ayer un audio donde se escucha a diputados de “oposición”, integrantes de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo), afinar un acuerdo para ceder al líder de Morena y presidente del Congreso, Gabriel Biestro Medinilla, la definición de la terna de aspirantes, con una “carta marcada” para precisar el nombramiento. En la prensa local se ha señalado que la “carta marcada” de la fracción de Morena y acordada con los opositores sería Romero Serrano, presidente del Sindicato Nacional de Empresarios (Sindemex), quien además de haber promovido la campaña de Barbosa, tiene un despacho como auditor externo en la propia ASE y avaló la candidatura con cartas firmadas por diputados locales. “Romero Serrano fue el único candidato que incluso presentó tres cartas de diputados de Morena para evidenciar su verdadera fortaleza para ocupar el cargo. Estos diputados deberían abstenerse de votar en la elección (de ser propuesto Romero) por conflicto de intereses”, expresó Ramírez. De igual manera, expuso que otros mencionados como finalistas para integrar la terna habrían sido impulsados por el secretario de Gobernación poblano, Fernando Manzanilla Prieto. Uno de ellos, dijo, sería Juan Carlos Moreno Valle Abdala, hijastro de Olga Salomón, secretaria de Economía del estado, por lo que de ostentar el cargo caería en conflicto de intereses. El otro es Alberto Javier Segovia, quien fue colaborador del “cuestionado” exauditor estatal David Villanueva Lomelí y allegado al morenovallismo. En su caso, Corina Ramírez dijo que su candidatura para ocupar la presidencia de la ASE fue eliminada en el primer filtro con señalamientos falsos, como no cumplir con cinco años de experiencia, que comprobó sí los tenía, y por entregar una reexpedición de su cédula profesional. “Fue un proceso inequitativo para las mujeres que participamos, pese a tener experiencia y mejor reputación profesional que varios candidatos varones. Fuimos atacadas con acusaciones falsas y eliminadas, sin que ningún diputado o diputada defendiera la equidad de género”, expresó. Ramírez consideró que la filtración del audio publicado por e-consulta pone en evidencia que el proceso para la designación del auditor de Puebla está amañado y dirigido para imponer a un titular “a modo”. Pese a los discursos de campaña de Morena, en los que ofrecieron cambios y criticaron la cooptación y control de órganos autónomos por parte del morenovallismo, ahora que son gobierno replican las mismas prácticas de los sexenios de Mario Marín y Rafael Moreno Valle, afirmó. “Lo dicho por los integrantes de la Junta de Coordinación Política confirma que todos los que participamos en el proceso hemos sido engañados, pues existe un candidato oficial al cargo, una carta marcada, como lo llamaron”, agregó. La exaspirante a auditora recordó que Puebla es la entidad peor evaluada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), y que incluso la propia presidenta de la Comisión Inspectora del Congreso local, Olga Lucía Romero Garci Crespo, pidió recientemente a la ASF que se hiciera una revisión de la actuación de la ASE, porque dejó sin auditar las obras más costosas en el gobierno de Moreno Valle. En ese sentido, hizo un llamado al Congreso local para que limpie el proceso de designación del auditor y evite la llegada del “peor evaluado”, como ocurrió en la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), lo que derivaría en un desgaste para el recién iniciado gobierno de Barbosa Huerta, quien llegó al poder con el discurso del cambio. La profesionista pidió a los legisladores transparentar las evaluaciones de los aspirantes a ocupar la ASE, así como revisar “con la misma severidad” que lo hicieron con ella, así como los expedientes, antecedentes políticos y experiencia profesional de cada uno para evitar “usos y costumbres de los viejos gobiernos”. “Sería fatal para la sociedad poblana repetir esquemas autoritarios y partidistas en la labor de fiscalización de los recursos públicos, que caracterizó a los auditores del estado en las administraciones de Mario Marín y Moreno Valle”, remató.

Comentarios