Titulares de Semarnat y Salud se reúnen con afectados por el derrame en el río Sonora

miércoles, 18 de diciembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Más de un centenar de pobladores afectados por el derrame en el río Sonora, el 6 de agosto de 2014, se reunieron este miércoles con los titulares de las secretarías de Salud (SS) y de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Jorge Alcocer Varela y Víctor M. Toledo Manzur, respectivamente. En el Teatro Choby, ubicado en la plaza principal del municipio de Ures, los funcionarios federales escucharon las inquietudes por la falta de atención que autoridades de los tres órdenes de gobierno han dado a esa problemática que afecta a más de 25 mil personas de ocho municipios, en 25 kilómetros. En un comunicado, el titular de la Semarnat dijo que para resolver esa situación es fundamental el compromiso del gobierno estatal y de los municipios involucrados, así como la participación de la gente, a través de comités organizados que den seguimiento a las acciones. Entre las demandas planteadas por los pobladores destacó la construcción de un hospital con especialistas en toxicología por parte de Grupo México; la realización de exámenes de sangre a los habitantes; estudios y monitoreo para conocer la calidad del agua; conocer el proceso judicial que se lleva a cabo a la empresa minera, y el resarcimiento del daño como un derecho humano a tener un ambiente sano. Toledo Manzur y Alcocer Varela reiteraron el compromiso del gobierno de México de coordinar los trabajos necesarios para despejar la incertidumbre que viven las personas afectadas con respecto a la calidad del agua, a la salud de la población y al manejo del fideicomiso, principalmente. “En la reunión que tuvimos hoy llegamos a un primer acuerdo para trabajar juntos. Solamente nos falta hablar con la empresa que generó este desastre, que es Grupo México”, destacó Toledo Manzur. Insistió en que se debe revisar lo que sucedió en cada municipio, en cada tramo del río y contar con la participación de las instituciones científicas, ya que siempre es bueno escuchar una segunda y tercera opinión, y aplicar lo que se llama “principio precautorio” cuando hay duda ante la afectación de algún fenómeno para no arriesgar la salud y la vida de las personas. Por su parte, Alcocer Varela aseguró que el compromiso del gobierno de México es garantizar el acceso a la salud en el río Sonora y en todas las comunidades del estado. “Yo personalmente sé lo que es la afección a la salud, las necesidades como agua limpia, médicos, medicamentos, atención y, desde luego, restablecer la ética y el humanismo que se han perdido desde hace 36 años”, subrayó. En el diálogo ciudadano también participaron la procuradora federal de Protección al Ambiente (Profepa), Blanca Alicia Mendoza Vera; el comisionado nacional en Protección Social de la Secretaría de Salud, Juan Antonio Ferrer Aguilar; José Antonio Novelo Baeza, titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris); el titular de la Unidad Coordinadora de Participación Social y Transparencia, Benjamín Berlanga Gallardo, y la síndica municipal de Ures, Blanca Aurelia Valenzuela. De acuerdo con el comunicado, Novelo Baeza informó que se han puesto en marcha acciones para eliminar los metales pesados que estaban presentes en el agua para consumo humano, y cada cuatro meses se toman muestras de pozos para verificar la calidad del líquido. Afirmó que la semana pasada la Cofepris realizó una visita de supervisión a los espacios laborales de la Mina Buenavista del Cobre. Los resultados preliminares muestran que cumplen con la norma, pero “no nos consta que lo hayan hecho en el pasado”. Al abordar el tema sobre el proceso jurídico que se sigue a la minera Buenavista del Cobre, la procuradora Mendoza Vera comentó que el derecho de resarcimiento que tienen las personas afectadas se encuentra en la Constitución como un derecho a un ambiente sano, por lo que la empresa debe asumir su responsabilidad, tomando en consideración que los incumplimientos pueden ser continuados por tratarse de un derecho humano que no está sujeto a prescripción y que es irrenunciable. Previo a este encuentro, los secretarios federales sostuvieron una reunión con autoridades del gobierno del estado, con los presidentes y presidentas de los municipios afectados, así como con diputados que integran la Comisión Especial del Río Sonora.