Trasladan 119 reos de NL a Guanajuato y Morelos

jueves, 29 de agosto de 2019
MONTERREY, N.L., (apro).- Un total de 119 reos fueron trasladados esta madrugada de Nuevo León a centros penitenciarios de Guanajuato y Morelos, informó el gobierno del Estado. De esa cifra, 20 mujeres fueron llevadas del penal ubicado en Escobedo al Centro de Readaptación Social 16, en el municipio morelense de Coatlán del Río. En la acción, en la que no fueron reportados incidentes, participaron 150 elementos de diversas corporaciones, que emplearon 30 vehículos. El operativo de traslado inició a las 1:30 horas, cuando los 99 varones fueron excarcelados de las penitenciarías del Topo Chico, Apodaca y Cadereyta y enviados, por tierra, al Centro Federal de readaptación Social 12, en Ocampo, Guanajuato. Para el cambio de penitenciaría de los hombres fueron movilizados 23 vehículos que custodiaron cuatro autobuses, que se desplazaron hacia la zona del Bajío. Participaron en la acción 26 agentes de Fuerza Civil, 15 de la Secretaría de la Defensa Nacional y 2 de la Policía Federal. Por su parte, las internas fueron llevadas del nuevo penal femenil de Escobedo al Aeropuerto Internacional de Monterrey, donde abordaron un avión que las llevó a las 8:00 horas a Cuernavaca y, de ahí, al Cefereso 16. Ellas fueron custodiadas por 30 elementos de Seguridad Penitenciaria y 10 de Fuerza Civil. “¿Por qué tanta prisa?” Consuelo Morales, directora de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac), consideró sospechoso que el gobierno de Nuevo León evidencia una extraña urgencia por desocupar el penal del Topo Chico para trasladar a los reos a los de Apodaca y Cadereyta. Dijo que, en el caso de Apodaca, donde hay mil 600 internos, habrá una llegada masiva de 2 mil 700 que se encuentran en el Topo, y todavía no se ha revelado si la ampliación de las instalaciones es suficiente para albergar a todos los reclusos. Consideró preocupante que la ciudadanía no tenga la certeza sobre las condiciones en las que habitarán todos los internos en ese penal. Dijo que si no hay condiciones dignas para ellos como espacio en los patios, celdas ventiladas e iluminadas, colchones individuales, alimentación, agua retrete y regadera, la situación se puede salir de control, como ya ha ocurrido en ocasiones anteriores en los penales locales. De igual manera pidió que el gobierno de Nuevo león informe oportunamente a los familiares de los traslados que se harán entre penales. Morales Elizondo consideró que estos reacomodos pueden ser una oportunidad para que la administración penitenciaria de Nuevo León separe del resto a los reos que no tienen sentencia en la entidad, que con casi un 30% del total. “La pregunta es: ¿por qué tanta prisa? ¿Ya tienen las condiciones adecuadas para trasladarlos? Estas cosas las tenemos que visibilizar y pedir que las autoridades se apeguen a la legalidad. Si no, veríamos esto como un show y resultaría peor. “No sabemos por qué hay tanta prisa, por qué fue tan rápido. En un editorial vi que tal vez sea por una situación política; otra hipótesis puedes ser compromisos con los que están construyendo ahí. No lo sabemos, pero no entendemos por qué esta rapidez y, si son tantos internos, los llevaran a un espacio donde parece que no hay condiciones para recibirlos”, dijo Morales.