A dos años del 19-S en Morelos: reconstrucción lenta y dinero que nunca llegó

jueves, 19 de septiembre de 2019
CUERNAVACA, Mor. (apro). - Algunas de las familias damnificados por el sismo del 19 de septiembre de 2017 pudieron reconstruir su patrimonio con la ayuda de donaciones privadas, otras más decidieron contratar créditos por su cuenta y ahora enfrentan el problema de pagar la deuda; otros más siguen viviendo en casas hechizas o carpas improvisadas. Y es que la ayuda pública no llegó. De hecho, hace unos días, el asesor especial anticorrupción del gobierno de Cuauhtémoc Blanco, Gerardo Becerra Chávez de Ita, informó que existe al menos un faltante de 200 millones de pesos de la ayuda que debió destinarse a los damnificados por el sismo. Aunque no sólo es la falta de documentación y comprobación de ese recurso, sino también el señalamiento de que el gobierno del exmandatario Graco Ramírez recurrió a la “falsificación de firmas” de personas a las que supuestamente entregó recursos, pero que no reconocen que el gobierno local o federales les haya dado absolutamente nada. “Al menos hay 30 familias que aparecen en los registros como beneficiadas con la entrega de ayuda, pero esas familias han ido a reclamar que no se les ha entregado nada, por lo que existe la sospecha de que las firmas que se presentaron para justificar la entrega del recurso son faltas”, aseguró el funcionario en entrevista. Los recursos que se entregaron utilizando este mecanismo de falsificación de firmas eran apoyos que iban de los 60 a los 120 mil pesos, y hasta el momento se han verificado 40 casos, pero la revisión continúa. A esto hay que sumar los “errores” en el censo que fue levantado por autoridades federales. Estas fallas se dieron a la hora de registrar a quienes tuvieron daños patrimoniales parciales o totales. A los primeros se les prometieron 15 mil pesos, a los segundos 200 mil. El problema es que a una buena cantidad de personas con daño total se les entregaron tarjetas por 15 mil pesos. De hecho, esto provocó que el año pasado un grupo de familias solicitaran una mesa de diálogo con la delegación de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en Morelos. Pero al llegar a la reunión, las familias se instalaron en plantón dentro de las instalaciones exigiendo que se corrigieran los errores. De hecho, la propia Rosario Robles, titular de la dependencia en ese momento, debió acudir a Morelos para sostener una reunión con el entonces gobernador Graco Ramírez, para “aclarar” lo que estaba pasando. Al final, no quedó claro si se entregaron los recursos, pero en Jojutla la queja sigue siendo la misma: “los recursos no llegaron, el gobierno federal le falló a los damnificados”, dijo el alcalde Juan Ángel Flores Bustamante. En este sentido, el gobernador Cuauhtémoc Blanco, advirtió que “no habrá impunidad” para aquellos exfuncionarios que “desviaron dinero de la reconstrucción”. Al encabezar la conmemoración de los sismos del 19 de septiembre de 1985 y 2017, condenó que exista falta de transparencia por parte de los recursos que se destinaron a la reconstrucción. Este 19 de septiembre decenas de instituciones gubernamentales y municipales realizaron distintos simulacros como parte de las actividades para conmemorar los sismos de 1985 y 2017. En Jojutla, el mandatario y diversas autoridades entregaron el reconocimiento Puño y Fuerza a organizaciones que apoyaron luego del desastre y la reconstrucción. Entre otras organizaciones se reconoció a Grupo Misión, Cruz Roja Mexicana, Brigada de Rescate Topos Tlatelolco, Échale a Tu Casa, Fundación Banorte, Proyecto Esperanza, Fundación Carso, Universidad Anáhuac, Fundación Hogares, Brigada 55, Campamento Tierra Alta y a la Facultad de Arquitectura del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.

Comentarios