Personal del C5 de Jalisco carece de la preparación académica requerida

lunes, 28 de septiembre de 2020 · 22:01
GUADALAJARA, Jal. (apro).- El Centro de Coordinación, Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C5) del estado carece de personal adecuado para administrar y operar los sistemas de videovigilancia y de atención de llamadas de emergencia. Además, sólo 30% cuenta con las evaluaciones de control y confianza, y la capacitación que se les brinda a los elementos de nuevo ingreso carece de metodología. Mediante diversas solicitudes de transparencia se detectó que el jefe de Unidad Departamental de Mantenimiento, Daniel Elías Soria Miguel, sólo cuenta con la secundaria, en tanto que los subdirectores de Estadística, Jesús Manuel Campos Cruz; Seguridad, Edgar Josué Hernández García; Control y Movimiento de Personal, Rosa Rebeca Guzmán Cortés; y de Evaluación y Seguimiento, Gabriela Denisse Briones Reyes cursaron hasta la preparatoria. En un manual de puestos del Centro Integral de Comunicaciones (Ceinco), que ahora forma parte del C5, se establece que para cualquier cargo de dirección o jefatura debe contarse con licenciatura afín al puesto y con experiencia. Sin embargo, no ocurre así. El subdirector de Atención de Llamadas de Emergencia, José Antonio Cloria Vázquez, tiene licenciatura en Ciencias de la Comunicación, por lo que su perfil no es ad hoc al cargo que ostenta. En el manual señalado se precisa que para ocupar la jefatura de lo que antes fue el 066, la persona indicada debía tener licenciatura en Informática, Sistemas o Derecho. Una más que incumple con el perfil es la jefa de Análisis Geoestadístico, la psicóloga Gloria Cristina Enríquez González, cuya experiencia laboral es en Recursos Humanos. Otros siete jefes de departamento cuentan con una carrera, pero no tienen el título universitario. En las peticiones de transparencia al organismo C5 se cuestionó que, si algún jefe o director no contaba con título y cédula profesional, cómo se justificaba su permanencia en el cargo. La respuesta del titular de Transparencia del C5, David Barragán Bravo, fue: aún está "pendiente la emisión normativa que disponga los requisitos mínimos que deben regular la contratación y perfiles de puesto para la asignación de los cargos (...) ante la omisión normativa se está tomando como criterio para la contratación de los servidores públicos la experiencia en determinada área". El C5 fue creado en 2018. Personal inconforme del organismo señaló que la falta de preparación académica y de experiencia operativa del subdirector de Seguridad, así como de la mayoría de los supervisores y operadores se observó el pasado 7 de julio, cuando en el C5 el supervisor en turno, un joven de 23 años, dio ubicaciones diferentes sobre un enfrentamiento, lo que retrasó la atención de los servicios de emergencia, y un policía de la Secretaría de Seguridad perdió la vida en Balcones de Oblatos. También comentaron la necesidad de que se haga una depuración, puesto que "no le sale nada barato a la ciudadanía mantener a estas personas para que no den ningún resultado; los principales problemas que presenta Escudo Urbano --a manera de burla le llaman Escudo en Vano-- no son sólo temas de infraestructura o presupuesto, sino en la pésima administración del personal y los abusos al erario".
Escasa aplicación de examen de confianza
Cuando la anterior Legislatura aprobó la creación del organismo C5, los diputados señalaron que requerirían personal especializado, con exámenes de control y confianza aprobados. Sin embargo, la subdirección de Logística, mediante una solicitud de transparencia con fecha 28 de agosto pasado, reportó que solo 30% de las plazas operativas "ha presentado, no aprobado y/o tienen vigentes las evaluaciones". La subdirección de Logística manifestó que el motivo de no enviar al personal operativo del organismo a realizar las pruebas es "por estar a la espera de la calendarización que nos enviará el Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza del estado". En cuanto al personal administrativo que tiene acceso a la información captada a través de la sala de video monitoreo, la utilización de herramientas tecnológicas, bases de datos o cualquier servicio, sistema o equipo de telecomunicación y de geolocalización, la misma área refirió que la ley no los obliga a presentar las pruebas de control de confianza. No obstante, los inconformes refieren que el artículo 150 de la ley del Sistema de Seguridad Pública de Jalisco establece que el personal que tenga acceso e integre el área de información sobre los datos de identificación de los elementos operativos de seguridad estatal y los municipios, así como de la Fiscalía y del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, deberán ser sujetos a los controles de confianza cada año.
Simulan capacitación
El pasado 7 de noviembre el entonces coordinador del Gabinete de Seguridad, Macedonio Tamez, anunció en su cuenta de Twitter que había entregado 70 certificados de capacitación a nuevos operarios del C5 y del 911. Al solicitar por transparencia la versión digital del programa de formación inicial o el plan institucional de capacitación para el personal operativo diseñado por la subdirección de Capacitación y Movimiento de Personal, la respuesta fue que no se cuenta con ello. Y tampoco con la estructura curricular o los procedimientos de evaluación y acreditación, ni una metodología de enseñanza del programa de formación inicial para el personal operativo y administrativo. En tanto, la Dirección Administrativa y Financiera del C5 reportó que no cuenta con ningún programa de capacitación, pero sostuvo que sí se impartió una "inducción básica a operadores y supervisores con metodología práctica, abordando temas sobre el uso de las plataformas digitales con las que opera el Centro, radiocomunicación y atención de emergencias". La capacitación fue impartida por tres operativos del C5, y además tuvieron una "práctica-técnica" con personal de la Comisaría de Guadalajara en sus instalaciones, con el tema radiocomunicación.