AMLO, respira por la herida; mi triunfo es legal y legítimo: EPN

viernes, 13 de julio de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La decisión de Andrés Manuel López Obrador de impugnar la elección presidencial ante el Instituto Federal Electoral (IFE) no le quita el sueño al priista Enrique Peña Nieto. “Mi triunfo es legal y legítimo”, declaró al diario La Jornada en una entrevista en la que además borra de plano la supuesta compra de votos y el rebase de topes de campaña. En su opinión, el tabasqueño actúa de esa manera simplemente porque el resultado no le favoreció. “La legitimidad no la da la oposición ni las expresiones de quienes perdieron y respiran por la herida” dijo. Sostuvo que en la impugnación del candidato de las izquierdas “no hay ningún elemento válido, más allá de la descalificación propia de quienes no han querido reconocer este proceso y lo han hecho así, simplemente porque el resultado no les favoreció”. Lamentó que López Obrador no esté a la altura y no tenga la “madurez política” de reconocer el cambio democrático de México ni de los electores. De plano, negó que su partido, el PRI, tenga alguna relación con las tarjetas de Monex y Soriana. “El PRI no las ofreció”, sostuvo. Y cuestionó que el presidente Felipe Calderón haya dado por hecha la compra de voluntades electorales con esas tarjetas. “¿Cuáles evidencias? ¿Las evidencias son las descalificaciones? ¿Entonces, entre más ruido se hace, es una mayor evidencia? ¡Eso no es una evidencia!”, afirmó. La defensa por lo que considera son infundios, los priistas la harán, dijo, jurídicamente. En el caso de las tarjetas Soriana, afirmó que la propia empresa ha otorgado ese tipo de servicios a varios gobiernos, incluido el DF. Comparó la entrega de esas tarjetas con el programa Oportunidades. “Es tanto como afirmar que con el programa Oportunidades hay compra o coacción del voto porque llega a más de 6 millones de personas y que el gobierno federal lo usó para manipular y comprar sufragios en favor del PAN. Si hubiera sido así, entonces les falló. O que en el Distrito Federal se hizo con la Red Ángel”, subrayó. Una afirmación así, sostuvo, falta al respeto a los ciudadanos. “Ellos, estoy convencido, votan libremente y en razón de sus preferencias, punto. El PRI no ofreció, ¿qué pudo haber dado? ¡Lo que dan todos los partidos! Utilitarios, gorras… Pero el partido no solicitó ninguno de estos instrumentos, es claro”. En el caso de las tarjetas de Monex, en las que se presume podría haber lavado de dinero, sólo se limitó a decir: “Seguimos negando completamente y desconociendo ese tema”. El virtual presidente priista, aseguró que en su campaña todo estuvo calculado y perfectamente administrado por lo que negó rotundamente que se hayan rebasado los topes de campaña. Reconoció que, efectivamente, habían “vestido” varias partes del país con espectaculares, pero eso fue una visión estratégica. “Teníamos nuestros tiempos. Incluso llegué a preguntarme ‘¿Dónde están los otros?’ Se tardaron”, ironizó. Peña Nieto rechazó también que la mayoría de los mexicanos hayan votado en su contra. “En todo caso, fui el menos rechazado. Así es como habría que verlo, y en democracia gobierna el que recibe mayor número de sufragios”. Sin embargo, reconoció que su partido tendrá que buscar con las otras fuerzas políticas del país, debido a que no tendrán la mayoría en la Cámara de Diputados. Para lograrlo consideró necesario “dejar atrás las acusaciones mutuas de quién se opuso a qué reforma. (…)Ahora tenemos que privilegiar la construcción de acuerdos, porque solos los priístas no vamos a poder hacer todo”. Dijo estar consciente de que habrá grupos que lo increpen incluso en sus actos públicos como el movimiento estudiantil #YoSoy132. “Pero eso no me inhibirá ni frenará el impulso de las reformas que propondré”, apuntó. El movimiento, dijo, lo ha confundido porque ha dejado de ser apartidista y claramente se inclinado a favor del candidato de las izquierdas, “aunque eso no le resta legitimidad; será respetado y tenderé con ellos puentes de diálogo y comunicación”, afirmó. Si su interés es una causa, abundó, “hay que sentarse y construir con el gobierno. Así lo han hecho otros movimientos que por la vía pacífica y civilizada han obtenido logros; es el caso del poeta Javier Sicilia con su organización por la paz con justicia y dignidad, que consiguió la ley de víctimas”, dijo. Peña Nieto rechazó que su triunfo signifique el regreso del PRI al poder porque nunca se ha ido. Explicó que tras la derrota de 2000 debió reorganizarse y fue el partido que mejor se preparó, “a punta de golpes y derrotas”, lo que se refleja en los perfiles de los candidatos postulados desde entonces que, sin tener larga trayectoria partidista, sostuvo, “sí pertenecen a una nueva generación política”. Puso como ejemplo a su sucesor del Estado de México, Eruviel Ávila, quien “puede verse cascareado, pero tiene 43 años”. En esa misma elección, siguió Peña Nieto, PAN y PRD tuvieron a los mismos candidatos de 20 años atrás. Alejandro Encinas Rodríguez y Luis Felipe Bravo Mena, respectivamente. “Y las figuras de los otros partidos en esta elección, bueno, con todo respeto, el del PRD es el de hace seis años. “El PRI tiene la oportunidad de hacer cambios estructurales. Tanto como de nombre, no sé. No tengo una posición, pero sé que no debe decidirse en forma caprichosa o unilateral”, afirmó.

Comentarios