¿Y la ley electoral...? Será inútil

sábado, 3 de junio de 2017
En el Deportivo Alfredo del Mazo “entregaron los sobres con 3 mil pesos el viernes 26 de mayo. “Fue dinero en efectivo. Y también repartieron la Tarjeta Rosa, una tarjeta de cartón que no sirve para nada. Nos dijeron que ‘cuando ganara Del Mazo’ ahí nos iban a depositar otros recursos”. Es el testimonio de una exoperadora del PRI expuesto a Proceso, semanario que también recoge el del titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, el cual sólo irradia desesperanza. ECATEPEC, Edomex (Proceso).- En la colonia Jardines de Santa Clara –ubicada en Ecatepec, el municipio más poblado del Estado de México– una maquinaria perfecta e intimidante de coacción y compra del voto se ha perfeccionado desde las elecciones presidenciales de 2012 hasta llegar a este 2017, en vísperas de los comicios para elegir gobernador. Juanita N, vecina de este lugar, denunció la última semana de mayo ante la Fiscalía Especializada Para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) que en esta colonia, donde nació el actual gobernador (Eruviel Ávila) y donde viven sus familiares, el PRI ofrece 3 mil pesos a cada “movilizadora” del voto, que debe juntar un mínimo de 10 o 12 mujeres para votar por el candidato priista. “En el deportivo Alfredo del Mazo, específicamente en el salón Arcoíris, ahí entregaron los sobres con 3 mil pesos el pasado viernes (26 de mayo). Fue dinero en efectivo. Y también repartieron la Tarjeta Rosa, que es una tarjeta de cartón que no sirve para nada. Nos dijeron que ‘cuando ganara Del Mazo’ ahí nos iban a depositar otros recursos”, afirma en entrevista con Proceso. Juanita N también revela que en estos comicios estatales ya no les pidieron su credencial de elector. Fueron directamente a los hogares de las mismas personas que participaron en el operativo de las elecciones de 2012 y les dijeron: “Ya tenemos tus datos. Aquí está tu dirección y tu foto. Son listas muy similares a las del padrón. Recibes o recibes el dinero”. Las amenazas ahora son directas, a domicilio, y condicionan otro tipo de ayudas como el acceso a programas sociales o a servicios de salud. Juanita N denunció a una señora de nombre Aracelly, que en esta colonia funge como “coordinadora” de las movilizadoras que reciben el dinero en efectivo, junto con una Tarjeta Rosa. En la campaña de 2012 el dinero en efectivo se les repartió en la casa de campaña de Pablo Bedolla, el candidato priista a alcalde de Ecatepec. Se les entregó en sobres amarillos. En ese entonces fueron 2 mil pesos por persona, “pero en la esquina de esta oficina, en la vía Morelos, ahí fueron asaltadas muchas mujeres que recibieron su dinero”, rememoró Juanita N. La otra tarjeta, conocida como La Efectiva, fue repartida por el gobierno de Eruviel Ávila antes del proceso electoral y supuestamente sirvió para financiar a toda la estructura electoral del PRI en los municipios, incluyendo Ecatepec. La FEPADE aún está investigando el caso junto con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). –¿Por qué denuncia usted ahora? –se le pregunta a Juanita N. –Porque ya es mucha la burla. Porque están enfermos de poder. Ahora te amenazan: ‘Toma el dinero y cállate’. Extracto del reportaje que se publica en la edición 2118 de la revista Proceso, ya en circulación.