El candidato zombi

miércoles, 17 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Los zombis están de moda, tanto que hasta en la política mexicana ya están presentes estos personajes creados por la industria del cine de Hollywood; incluso, en las pasadas elecciones de Oaxaca tuvieron un representante, quien “resucitó” para ganar la alcaldía de su pueblo. Resulta que Raymundo Carballido Morales --quien en 2010 se hizo pasar por muerto, según una constancia de defunción expedida luego de sufrir un coma diabético— resultó vencedor de su municipio, San Agustín Amatengo, como candidato de la coalición integrada por PAN-PRD y PT en las pasadas elecciones del 7 de julio. El acta de defunción de la Dirección del Registro Civil, expedida el 22 de noviembre de 2010, indica que Leninguer Raymundo Carballido Morales fue inhumado en Santa Cruz Xoxocotlán y que falleció en Cobre 2376 de la colonia Minería de Xoxocotlán. Pero en el panteón de Xoxocotlán no existe una tumba con el nombre de Raymundo Carballido. Así que desde ultratumba el político oaxaqueño hizo campaña sin que nadie se diera cuenta que era un zombi, un muerto que se pasó de vivo para aprovechar su condición de estar entre dos mundos para recolectar los votos suficientes y ganar la alcaldía de su pueblo. Lo grave del asunto no es sólo que haya ganado las elecciones bajo esta condición de “muerto-viviente”, sino que se hizo pasar por difunto para evadir a la ley, luego de ser denunciado por presuntamente participar en la violación de una mujer. Cuando oficialmente estaba vivo, Carballido resultó ser un pillo de siete suelas. Según el expediente penal 87/2008, el 25 de marzo de 2004 Leninguer Raymundo Carballido Morales –ese es su nombre completo-- habría violado, junto con otras cuatro personas, a una mujer en la colonia El Arenal de la ciudad de Oaxaca. Luego de la denuncia, este personaje estuvo huyendo de la justicia durante un tiempo. Pero ante la posibilidad de que lo aprehendieran, se le ocurrió hacerse pasar por muerto y así evitar la cárcel. Hacia el 2010 oficialmente se le declaró fallecido a través de una acta de defunción, donde constaba que un coma diabético le había arrebatado la vida. El certificado fue emitido por el médico Raúl Morales Redes y se asentó en el Libro 6, donde quedó registrada el acta de defunción 113, con folio 762930 de fecha 30 de septiembre de 2010. El documento fue anexado al expediente certificado por el oficial del Registro Civil, Abel de la Rosa Santos, y también fue avalado con la firma de la entonces directora del Registro Civil, Elizabeth Hernández Reyes, con domicilio en Manuel García Vigil 602. De acuerdo con una nota aparecida en el diario Reforma, una agente del Ministerio Público notificó el 20 de octubre de 2010 la muerte del político, y el 7 de enero de 2011 el juez declaró extinguida la acción penal “por haber quedado acreditado que el inculpado falleció el 25 de septiembre de 2010?. Una vez que evadió la ley, Raymundo no tuvo problemas para resucitar, venció a la muerte y nada lo detuvo en sus aspiraciones políticas y en sus negocios. Más aún, pues una vez que logró evadir la justicia, a partir de su supuesto deceso, Raymundo mostró facultades sobrenaturales, pues transitaba del mundo de los muertos al de los vivos para seguir haciendo negocios. El gobierno de Oaxaca, encabezado por Gabino Cué, dio contratos de obra pública, en 2012 y 2013, por unos 12 millones 121 mil 978 pesos a la empresa Digical Construcciones SA de CV, de la cual el resucitado Carballido Morales es representante legal y uno de los principales socios. Una de las obras que le fueron concedidas al zombi Carballido fueron las aulas y laboratorios del Instituto Oaxaqueño Constructor de la Infraestructura Física Educativa, con la cual ganó 3 millones y medio de pesos. Lo que no se sabe bien es como regresó al mundo de la política y cómo es que resultó que lo abanderara la coalición PAN-PRD-PT en el proceso electoral que culminó el domingo 7, del cual salió ganador de la alcaldía de San Agustín Amatengo, luego de vencer a su contrincante del PRI con una diferencia de 1.06%, de acuerdo con el PREP. Al parecer fue un familiar de la mujer violada el que hizo pública la denuncia existente contra el candidato ganador quien, al saberse descubierto, decidió desaparecer de nuevo. La alianza que lo impulsó no sabe ahora qué hacer con él, pues cometieron el error de postularlo cuando sobre el aspirante pesaba una historia de abuso sexual. Hoy las leyes oaxaqueñas tampoco saben cómo resolver el galimatías del candidato zombi, pues no se le puede perseguir por un delito que fue prescrito y, al mismo tiempo, no le pueden dar su constancia de vencedor porque legalmente ya falleció. Mientras tanto, Carballido se encuentra prófugo, sabe que si se presenta vivo irá directo a la cárcel, como la ya lo exigieron decenas de mujeres en una carta pública, donde denuncian la participación del político en la violación tumultuaria. Y, aunque pretenda seguir pasándose de muerto, ya se descubrió que esta vivito y coleando, ganando dinero y poder a costa de los partidos políticos y del gobierno de Oaxaca. Twitter: @GilOlmos

Comentarios