EL PRI: la fuerza del pasado

miércoles, 21 de septiembre de 2011
Los equipos priistas y sus jugadas prefabricadas ya están en marcha. El próximo día 25, cuando el PRI haya designado a todos los integrantes de su Consejo Político Nacional, las cargadas política y mediática que impulsan a Enrique Peña Nieto como candidato presidencial tratarán de quebrar las últimas resistencias, señaladamente la del senador Manlio Fabio Beltrones. Cualquiera que sea el resultado, el PRI revela que su fuerza verdadera es el peso inercial del pasado. Tanto, que el primero en saltar a la cancha fue Joaquín Gamboa Pascoe. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Infaltable en los grandes actos del PRI, el líder de la Confederación de Trabajadores de México, Joaquín Gamboa Pascoe, irrumpió en la reunión de la cúpula priista el pasado domingo11 para anunciarle a Humberto Moreira: “Tengo una asamblea de 10 mil personas y sólo quiero que me digan ya por quién me tengo que pronunciar”. Gamboa Pascoe llegó con las serpentinas y las “bases” para echarle porras a Enrique Peña Nieto. La bufalada tuvo que posponerse una vez más. Moreira le advirtió al líder sindical que cualquier manifestación podía ser sancionada por el IFE como “acto anticipado de campaña”. Horas antes Moreira había sostenido una comida privada con Peña Nieto y Manlio Fabio Beltrones, los dos principales aspirantes a la candidatura presidencial priista. El coordinador de los senadores del PRI le pidió a Moreira “piso parejo” para la contienda interna y que se definiera el calendario desde esta fecha hasta el 5 de febrero, cuando el PRI debe elegir a su candidato para 2012. Peña Nieto se sorprendió. Pensaba que no debía definirse el periodo de contienda interna. Le pidió a Moreira que en la reunión de ese domingo 11 mejor “cerraran filas” en torno al gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, y del propio presidente nacional del PRI. Peña Nieto trató así de atajar los rumores sobre el posible relevo de Moreira para evitar que se le responsabilizara de esta maniobra. Desde hace dos semanas, en el interior del PRI comenzaron a barajarse los nombres de Ricardo Aguilar, exdirigente del tricolor en el Estado de México y actual secretario de Organización, y del exgobernador de Hidalgo Miguel Ángel Osorio Chong, como posibles relevos de Moreira. Ambos son piezas clave del peñismo. Sin embargo, también el dirigente del sector popular, Emilio Gamboa Patrón, cercano a Manlio Fabio Beltrones, comenzó a operar para que “en caso de que sea necesario” sustituya a Moreira, debilitado por las recientes acusaciones de sobreendeudamiento y presuntas corruptelas de sus colaboradores durante su gobierno en Coahuila. Después de la comida, Moreira, Peña Nieto y Beltrones se reunieron con 17 gobernadores priistas (faltaron el veracruzano Javier Duarte y el nuevoleonés Rodrigo Medina), junto con el coordinador de la bancada en San Lázaro, Francisco Rojas, más los dirigentes de los tres sectores. Discutieron el calendario para la selección del candidato y tácitamente admitieron que no habría “candidato de unidad”, sino una contienda interna. El vocero del CEN del PRI, el dipu­tado David Penchyna, cercano a Peña Nieto, afirmó en conferencia de prensa que en la reunión acordaron cuatro puntos: “La ratificación manifiesta de la unidad partidista en torno a su dirigente nacional”, “el tema de los calendarios a revisión de aquí al mes de diciembre”, la solidaridad para “trabajar unidos en función del paquete económico” y “el respaldo absoluto al gobernador del estado de Nuevo León”. Penchyna también afirmó que en “los asuntos generales” hubo un reconocimiento amplio a la labor de Peña Nieto, cuyo gobierno culminó el jueves 15. El vocero priista no mencionó que en el mismo cónclave Moreira frenó el intento de “cargada” organizado por Gamboa Pascoe. Al día siguiente de la reunión, el lunes 12, Moreira evitó responder si en el encuentro Beltrones pidió “piso parejo” para la contienda interna, pero reconoció que entre el 28 y el 30 de noviembre deben registrarse los precandidatos y “el 18 de diciembre se inicia la contienda interna”. El calendario formal quedó así: el 25 de septiembre debe concluir la designación de los mil 240 integrantes del Consejo Político Nacional, la máxima instancia de dirección del PRI, que entre otras cosas tiene que definir el método de selección de candidatos a cargos federales; y el 8 de octubre deben conocerse las conclusiones de la consulta de la Fundación Colosio, dirigida por Marco Antonio Bernal, aliado de Beltrones, para definir el programa del partido. Asimismo, del 10 al 25 de octubre se realizarán foros regionales sobre temas del programa; del 25 al 30 de octubre será la presentación de dicho programa; el 18 de noviembre se expedirá la convocatoria para seleccionar candidatos a puestos de elección popular en 2012, incluyendo el aspirante presidencial, y del 28 al 30 de noviembre, el registro de los precandidatos. El periodo de la contienda interna abarca del 18 de diciembre hasta febrero de 2012.   Porras   A pesar de este calendario, las expresiones de la cargada se han incrementado: el jueves 15, en el teatro Morelos de Toluca, durante el último acto de Peña Nieto como gobernador surgieron las porras y las expresiones “Peña Nieto, presidente”; y la semana pasada los principales comentaristas del programa Tercer Grado, de Televisa, en sus colaboraciones periodísticas y sus noticiarios radiofónicos comenzaron lo que es definido ya como una “cargada mediática” en favor del mexiquense. En la última parte del citado programa, el miércoles 14, Ciro Gómez Leyva sostuvo este diálogo con Leopoldo Gómez: Ciro Gómez: “Algo hizo Enrique Peña Nieto, como dicen los políticos, ‘maniobró’ para entregar su gobierno limpiecito, para lo que seguramente anunciará en los próximos días que él va a buscar la presidencia del PRI (sic) y no veo a un priista, a uno, que diga: ‘No voy con Peña Nieto’”. Leopoldo Gómez: “¿Ni a Manlio?”. Ciro Gómez: “Ni a Manlio”. Completó Joaquín López Dóriga: “En el caso de Peña Nieto ya es una cuestión de forma. La realidad ha rebasado al PRI, a los jerarcas del PRI; y yo no veo quién en el PRI puede detener eso (la cargada). Nadie”. Carlos Marín corrigió que no se trataba de una cargada, sino de la convicción de que los priistas deben llegar unidos en torno a Peña Nieto en 2012. El encuestador estelar de Televisa, Roy Campos, sentenció que Manlio Fabio Beltrones “le deja el camino” a Peña Nieto para la nominación del PRI. En su colaboración del jueves 15 en Radio Fórmula afirmó: “Él (Beltrones) sube en la precampaña en el imaginario colectivo, aunque lo arrastran, se retira antes de la contienda, le deja el camino a Peña, pero él subió su valor… entonces, Manlio está haciendo su juego y le favorece al mismo Peña, que desde hace tiempo funge como presidente del PRI.”   “Rounds” de sombra   Los rounds de sombra entre los dos principales precandidatos del PRI se iniciaron mucho antes del cónclave del 11 de septiembre.­ Después del triunfo del PRI en la elección estatal del 3 de julio, legisladores federales y locales, así como líderes sectoriales del PRI, se reunieron en la Casa de Gobierno de Toluca para anunciar el lanzamiento de la agrupación Expresión Política Nacional (EPN, las iniciales de Enrique Peña Nieto) y revivir la estructura paralela que Arturo Montiel creó en 2005 para su nominación. Al día siguiente, Beltrones criticó eventos como ese, que “tienen el viejo olor a naftalina”, en clara referencia a la cargada. En su sexto y último informe de gobierno, ante 2 mil invitados en el Teatro Morelos de Toluca, Peña Nieto sentenció que “es la Constitución el proyecto de gobierno del PRI”. Beltrones le reviró afirmando que la Constitución aún no contiene elementos importantes de la reforma política, como las candidaturas independientes, los mecanismos de referéndum y plebiscito, y la reelección de legisladores. La disputa entre estas dos principales corrientes del PRI se ha acentuado a raíz del bloqueo de la bancada priista en San Lázaro, claramente dominada por los peñistas, al proyecto de reforma política aprobado en el Senado y a la minuta de Ley de Seguridad Nacional que aprobaron los senadores desde el periodo ordinario de 2010. El movimiento de las víctimas, encabezado por Javier Sicilia, revivió los rounds de sombra entre Peña Nieto y Beltrones. Sicilia y los principales representantes del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad les demandaron a los diputados la aprobación de una reforma política, en términos muy similares a los aprobados en el Senado, y de una nueva Ley de Seguridad Nacional que no legalice los abusos de militares y policías en la lucha contra el crimen organizado. En la Cámara de Diputados el exjefe del Estado Mayor Presidencial Roberto Miranda encabezó el cabildeo y la “línea dura” para una Ley de Seguridad Nacional contraria a las demandas del movimiento de Sicilia. Miranda es cercano a Peña Nieto y constituye el “puente” entre el político mexiquense y un sector de la Secretaría de la Defensa Nacional. El miércoles 14, último día de sesiones antes del puente vacacional, Beltrones presentó ante el Senado una iniciativa de reforma constitucional para permitir la formación de “gobiernos de coalición”, en franca oposición a la iniciativa presentada por la bancada del PRI en la Cámara de Diputados para revivir la “cláusula de gobernabilidad” que le permita al candidato con menos de 50% de los votos tener la mayoría en el Congreso. Esta iniciativa es defendida por Peña Nieto. La iniciativa de Beltrones fue respaldada por el coordinador de los senadores del PRD, Carlos Navarrete, y por una decena de legisladores del PAN, encabezados por Ricardo García Cervantes, político cercano al exsenador y precandidato presidencial panista Santiago Creel. De esta manera, se presume que la reforma propuesta por el exgobernador de Sonora tendría el apoyo de otros dos precandidatos: Creel y Marcelo Ebrard, el actual jefe de Gobierno capitalino. Beltrones afirmó en tribuna que los acuerdos entre partidos políticos “parecen inalcanzables en un sistema presidencial como el de hoy, en el cual no se cuenta con un instrumento que nos permita, legal y constitucionalmente, tomar esa alternativa de construir gobiernos de coalición, en donde distintas fuerzas políticas puedan acordar políticas públicas con objetivos claros, que compartimos todos, y que adicionalmente éstas se hagan efectivas en el Congreso”. Las negociaciones con el gobierno de Felipe Calderón por el paquete presupuestal de 2012 constituyen otro escenario de disputa entre Beltrones y Peña Nieto. El coordinador de los diputados mexiquenses del PRI, Alfonso Navarrete Prida, afirmó el lunes 12, entrevistado en Milenio Televisión, que el PAN y el PRD “deben acostumbrarse a negociar con Peña Nieto”, como si el ahora exmandatario mexiquense fuera “el diputado 501”. “La orientación que hemos tenido del líder político, esto ya con toda seguridad, es buscar un presupuesto y una Ley de Ingresos que le favorezca al país; no puede pensarse en gobernar a este país hecho trizas”, afirmó Navarrete Prida. –¿El líder político es Enrique Peña Nieto? –le preguntó Carlos Puig. –No, dije la orientación. –La orientación que hemos recibido del líder político. ¿El líder político es Enrique Peña Nieto? –insistió el entrevistador. –Desde luego. Beltrones y la bancada del PRI en el Senado presentaron una iniciativa de reforma fiscal que ni siquiera ha sido discutida en la Cámara de Diputados. En medio de las porras a Enrique Peña nieto en el Teatro Morelos, el jueves15 los reporteros le preguntaron a Beltrones en una improvisada rueda de prensa: –¿Cree usted que ya exista cargada a favor de algún precandidato? –Es que no hay convocatoria, no puede haber candidato. Lo que hay son homenajes y reconocimientos muy justos a quienes, como hoy aquí el gobernador Peña Nieto, presentó muy buenas cuentas a su estado –concedió Beltrones. –¿Se conserva en la carrera por la Presidencia? –le insistieron los reporteros. –Lo que estoy conservando es una posición de congruencia, junto con muchos de los militantes priistas, de cómo construimos un proyecto de país distinto, que resuelva los problemas que hoy se viven en México –atajó el actual presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado.   Cúpulas, “famiglias”… y la televisora   La disputa por la elección del candidato priista a la Presidencia se agudizará a partir del próximo día 25, cuando debe quedar completa la integración del Consejo Político Nacional del PRI. El pasado sábado 3 se completó la elección de 450 consejeros nacionales, correspondientes a 30 entidades, con excepción de Michoacán y el Distrito Federal, donde se han dado impugnaciones y diferencias en torno a la elección. En agosto se eligió a otros 240. Con el apoyo de los actuales gobernadores y de Peña Nieto, se integraron al Consejo Político Nacional exgobernadores como el sinaloense Jesús Aguilar Padilla, el poblano Mario Marín, el veracruzano Fidel Herrera, los tamaulipecos Tomás Yarrington y Manuel Cavazos, el de Hidalgo, Miguel Ángel Osorio Chong, y el de Durango, Maximiliano Silerio. Parientes de gobernadores y de dirigentes forman parte de esta primera elección. Guadalupe Socorro Ortega Pacheco, hermana de la gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, aliada de Peña Nieto, se integró al Consejo Político Nacional, lo mismo que Roberto Beltrones, hermano mayor de Manlio Fabio Beltrones. La alcaldesa priista de Mérida, Angélica Araujo Lara, aliada de Peña Nieto y presidenta de la Federación Nacional de Municipios, y el presidente municipal de Oaxaca, Alfonso José Gómez Sandoval, también fueron elegidos en ese organismo, de igual modo que María Guadalupe Romero, esposa del gobernador de Hidalgo, Francisco Olvera Ruiz, así como Mariano González Aguirre, hijo del mandatario de Tlaxcala, Mariano González Zarur. Del total de mil 240 consejeros, los sectores agrario, obrero y popular, el Movimiento Territorial, el Organismo Nacional de Mujeres Priistas y el Frente Juvenil Revolucionario tienen derecho a 50 consejeros cada uno. Por lo menos en la CTM, la CNC y entre las mujeres priistas, la mayoría de los consejeros están aliados a Peña Nieto. Beltrones tiene fuerza en el Movimiento Territorial, en la CNOP, dirigida por Emilio Gamboa Patrón, y en el Frente Juvenil Revolucionario, encabezado por Canek Vázquez, su excolaborador. El Consejo Político Nacional deberá definir si la elección del candidato presidencial del PRI es abierta a toda la base del PRI o mediante convención de delegados.­ En tanto, entre el 8 de octubre y el 18 de diciembre comienza el periodo de “veda” para la promoción en medios, según los tiempos del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe). Durante estos tres meses Peña Nieto no podrá utilizar spots, infomerciales ni entrevistas pagadas para promover su precandidatura, porque podría ser sancionado por “actos anticipados de campaña”. En el equipo de Peña Nieto ya comenzaron a habilitar a su esposa, la actriz Angélica Rivera, como promotora y vocera sustituta de la candidatura del exgobernador. En su cuenta de Facebook y en programas de espectáculos como Hoy, del Canal 2, Angélica Rivera es entrevistada con cualquier pretexto –como la promoción de su hija en la portada de una revista de la farándula– y a su vez aprovecha para hacerle promoción a Peña Nieto. Los columnistas críticos de la prensa del Estado de México han cuestionado cómo mantendrá Peña Nieto su poderoso aparato de promoción mediática a partir del 8 de octubre, cuando estará prohibido por ley. Por ejemplo, en la columna Se dice que, del periódico Alfa Diario, se planteó el miércoles 7: “La pregunta que todo mundo se hace, y tendrá que salir a responderla Enrique Peña Nieto lo más pronto posible, es ¿de dónde va a salir el dinero para seguir pagando su propaganda? El staff personal de Peña para su empresa presidencial, de más de 89 personas, desde asesores, secretarias, guardaespaldas, empleados de comunicación, discurso, imagen, redes sociales, etcétera. Una fortuna mensual, sólo en salarios”.