Madero presume: ganó el PAN, con los votos el PRI

miércoles, 18 de diciembre de 2013
Montado en la aprobación de la reforma energética, el presidente del PAN, Gustavo Madero, la presenta como un triunfo suyo y del panismo “antiestatista”, pero conseguido mediante la aplanadora priista. No obstante, los legisladores de su partido que votaron contra la reforma explican que ésta se les impuso desde fuera del Congreso, con prisa y sospechosas presiones. El senador Javier Corral sugiere incluso que la dirigencia panista se convirtió en una operadora más del presidente Enrique Peña Nieto.   MÉXICO, D.F. (Proceso).- Igual que el presidente Enrique Peña Nieto, acusado por la izquierda de traidor a la patria, Gustavo Madero está feliz y anuncia: el Partido Acción Nacional (PAN) ha sepultado la expropiación petrolera, decretada en 1938 por el general Lázaro Cárdenas, y su “lápida” es la reforma energética. “El PAN nace (en 1939) para combatir esta visión estatista del nacionalismo revolucionario, y justo esta reforma es la lápida de la visión estatista, nacionalista y revolucionaria que creó el PRI y que adoptó el PRD a lo largo de toda su historia como partidos políticos clientelares, corporativos y estatistas.” –¿Y el PRI contribuyó a revertir la expropiación petrolera? –Con los votos del PRI ganó la visión del PAN, la visión liberal, de una economía de mercado que triunfó en esta reforma. Fue la visión ideológica, política y económica del PAN la que se aprobó, cambiando la visión estatista, clientelar y corporativa del PRI que había sido la predominante durante estos 75 años de historia. Es una lápida a esa visión obsoleta. –¿Se puso fin a un ciclo histórico? –Pues es una lápida a esa visión obsoleta y es un reconocimiento a lo que debió haber sucedido hace ya tiempo en México. Madero minimiza todas las críticas al sentido de las reformas constitucionales en la materia y al proceso desaseado y convulso que concluyó en la Cámara de Diputados el jueves 12. Nada abate su dicha, porque también fortaleció su proyecto de reelección como presidente del PAN con la aprobación de la reforma energética, sobre todo ante el senador Ernesto Cordero y la excandidata presidencial Josefina Vázquez Mota. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1937 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios