Los cambios en la reforma tambalean a Televisa

martes, 16 de abril de 2013
La reforma en materia de telecomunicaciones y radiodifusión aprobada en la Cámara de Diputados será modificada –ya lo advirtieron sus integrantes– por el Senado. Entre otras cosas, se incluirá la obligación del must carry y del must offer y se permitirá la inversión extranjera en el sector. Los cambios anunciados pusieron a temblar a la televisora de Azcárraga, que incluso ya reportó al mercado bursátil que, de hacerse esos ajustes en el Legislativo, perderá mucho dinero. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Sin la capacidad de presión que tuvo en la Cámara de Diputados y frente al anuncio de las tres principales fuerzas políticas (PRI, PAN y PRD) de que esta semana harán un “mínimo” de 10 correcciones y agregarán otros tantos cambios a la reforma en materia de telecomunicaciones y radiodifusión durante la dictaminación en el Senado, el Grupo Televisa ya anunció que perdería “ingresos significativos”. En sendos reportes y análisis enviados a la Bolsa Mexicana de Valores y a la Comisión de Valores de Estados Unidos, el Grupo Televisa prevé que si se aprueba la reforma “se podría incrementar nuestro costo operativo y podría interferir con nuestra capacidad para ofrecer o prevenir que ofrezcamos nuestros servicios adicionales o futuros”. La principal disminución de sus ingresos, según Televisa, derivará “de las licencias otorgadas sobre nuestras señales de televisión abierta”, en referencia a la obligación de dar must offer y must carry gratuito, así como la apertura de hasta 49% en la inversión extranjera directa en radiodifusión. “Esto constituye un riesgo”, advirtió la televisora. Para su negocio principal –producción y distribución de contenidos, y la publicidad en señales de televisión abierta– la reforma constituye un riesgo, pero Televisa admite que espera competir con Telmex en materia de telecomunicaciones siempre y cuando tenga acceso a la red del “agente económico preponderante”. Televisa alabó la reforma sólo en relación con la apertura en telecomunicaciones, pero se quejó de la posibilidad de que se ejerza “un control de los programas que transmitimos” y que sea sujeta a “regulaciones como agente dominante”. “Si las medidas se implementan de manera apropiada, representaría una oportunidad para nosotros de incrementar nuestra cobertura y diversidad de productos, mientras reducirá los costos y gastos de capital, como resultado del acceso a la red del ‘agente económico preponderante’”, admitieron los analistas financieros de la empresa, en clara referencia a su interés de acceder a la red de Telmex. Televisa acapara 70% de los ingresos de la publicidad comercial y pública en televisión abierta y 55% en la restringida. Además tiene 65% de las frecuencias en televisión abierta y acapara más de 75% del mercado de contenidos audiovisuales. Durante las consultas públicas que se realizaron en tres días consecutivos en el Senado, especialistas y legisladores insistieron en la necesidad de modificar algunos cambios de última hora que hicieron los diputados a la iniciativa de reforma en telecomunicaciones para que se regule con la misma severidad a los agentes económicos predominantes en radiodifusión, es decir, en televisión y radio. Televisa ve con preocupación la posibilidad de que se establezca la gratuidad absoluta del must carry y del must offer, corrigiéndole los cambios que se le hicieron al octavo artículo transitorio en la Cámara de Diputados. También está en desacuerdo con la posibilidad de agregar los conceptos de “audiencia”, “publicidad” y “producción y distribución de contenidos” como criterios para que el organismo regulador que se prevé crear –el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel)– establezca las características del “agente económico preponderante”. Otros de los cambios que el Senado puede hacer a la reforma es la incorporación de los derechos de audiencia en el artículo sexto constitucional y establecer la prohibición absoluta de la transmisión de “publicidad encubierta” ya no sólo para los programas informativos, sino para todos los contenidos, incluyendo entretenimiento. En los artículos tercero y cuarto transitorios de la misma reforma los senadores de las comisiones dictaminadoras planean rehacer la redacción de los temas relacionados con la multiprogramación y al pago de contraprestaciones para que éstas sean obligatorias. Este tema, según expertos que participaron en la consulta, afectaría los intereses de la principal televisora. Ninguno de los representantes de Grupo Televisa o de TV Azteca participaron en los tres días de consultas que abrió el Senado para analizar los posibles cambios y agregados a la reforma constitucional. Sin embargo el jueves 11, en representación de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT), organismo afín a los intereses de las televisoras, el radiodifusor Emilio Nassar expuso varias críticas a la reforma constitucional. En especial, que se redefina la radiodifusión como un “servicio público” y no como “de interés público”, porque este cambio podría generar mayor control del Estado y condicionar “la independencia” sobre los contenidos de los medios electrónicos. La CIRT también expresó su malestar por “la creación de un organismo todopoderoso con facultades para regular materias económicas de libre competencia y de administración del espectro radioeléctrico, a lo cual se agregaría la función de supervisar y garantizar la pluralidad de contenidos. “Esto representa una concentración de poder que, aplicado a los medios de comunicación, puede alterar el libre flujo informativo, esencial para la democracia, ya sea por la vía de la censura o, peor aún, por la autocensura”, adelantó el representante del organismo cúpula de los concesionarios.   Consenso por los cambios   Tras 10 días de deliberaciones en las bancadas y tres más de consultas con expertos de organismos especializados (como Observatel), de instituciones académicas (UNAM y CIDE), representantes de empresas (Nextel), de asociaciones de la industria de telecomunicaciones (Anatel), de la OCDE e integrantes de la Cofetel y de la Comisión Federal de Competencia, creció el consenso entre los senadores a favor de cambios “que enriquezcan” la minuta de la Cámara de Diputados. El cambio más importante se dio en la bancada del PRI, coordinada por Emilio Gamboa Patrón, y en la presidencia nacional del PAN, encabezada por Gustavo Madero; estos ya aceptaron la posibilidad de hacer modificaciones para “ir hacia adelante” en la minuta. “Sí habrá modificaciones a la minuta”, confirmó Gamboa en conferencia de prensa del viernes 12. “Si se pierde la esencia de la reforma, de lo que nos mandaron (de la Cámara de Diputados), no habrá reforma”, atajó el coordinador de la bancada priista. Las declaraciones de Gamboa confirmaron lo que a lo largo de tres días se pudo constatar entre los senadores del PRI, primera fuerza política del Senado. La mayoría de los legisladores insistieron en los alcances de la autonomía constitucional del Ifetel, en la necesidad de hacer modificaciones y evitar que la reforma naufragara entre los distintos y poderosos intereses monopólicos. También en el PAN hubo cambios de posición. El más importante fue el de Javier Lozano, presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes –una de las cuatro dictaminadoras–, quien retiró su propuesta de mantener la Cofetel y admitir que si todas las demás fuerzas políticas quieren la autonomía constitucional del Ifetel, él la aceptará. Durante la mañana del jueves 11 Gustavo Madero se reunió con los integrantes de su bancada en el Senado. El dirigente panista tuvo que admitir la necesidad de “al menos unos 20 cambios” a la minuta, siempre y cuando no se retroceda en los principales puntos de la reforma. A puerta cerrada, durante unas dos horas, la misma tarde del jueves 11 los coordinadores del PRI (Gamboa Patrón), del PAN (Ernesto Cordero) y del PRD (Miguel Barbosa) se reunieron con los integrantes del Consejo Rector del Pacto por México, incluyendo a los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; de Hacienda, Luis Videgaray, y el jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño. También estuvieron los dirigentes nacionales de los tres partidos. “Les dimos la opinión de que en el Senado estamos a favor de modificaciones que enriquezcan la minuta”, afirmó Barbosa en conferencia de prensa. El perredista también pronosticó que se dictaminará entre el lunes 15 y el martes 16 para que el Senado apruebe con modificaciones la reforma constitucional el jueves 18 o el viernes 19. Cordero, señalado como uno de los principales interesados en dilatar la aprobación de la reforma, indicó que “el único afán que tenemos es que una iniciativa que de por sí tiene mucho mérito pueda ser enriquecida. Si se necesita mejorar en algunos puntos en particular y específicos, pues todos son bienvenidos”.   Cambios en Ifetel   Durante las consultas públicas, las críticas más insistentes y aceptadas por los propios senadores de las comisiones dictaminadoras fueron las relacionadas con los alcances de la autonomía constitucional del Ifetel, el mecanismo de selección de sus integrantes, así como la posible eliminación o modificación de los “candados” que ordenan la “opinión no vinculante” del titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la vinculante del de Hacienda. En la minuta de la Cámara de Diputados se estableció que el Ifetel “fijará el monto de las contraprestaciones por el otorgamiento de las concesiones, así como por la autorización de servicios vinculados a éstas, previa opinión de la autoridad hacendaria”. Este agregado fue considerado una violación a la autonomía del Ifetel. El senador panista Javier Corral, experto en el tema, ha insistido en eliminar este agregado o en homologarlo a la opinión “no vinculante” y con un plazo no mayor de 45 días naturales que se estableció para la SCT. En las sesiones, Irene Levy, presidenta de Observatel, abogó por eliminar la intervención de la Secretaría de Hacienda, pero también por crear contrapesos a las decisiones del Ifetel. Óscar Mondragón, de la agrupación Internet Libre para Todos, también opinó que el Ifetel “no debe someterse a ninguna presión del Ejecutivo”. El especialista Gerardo Soria insistió en que este instituto “debe ser la ventanilla única y una ventana transparente”. El académico Raúl Trejo Delarbre también advirtió que la autonomía plena del Ifetel es necesaria porque ni la Cofetel ni la Comisión Federal de Competencia pudieron funcionar bien “por estar demasiado atadas al gobierno”. “La autonomía del Ifetel debe ser respecto al gobierno y a las grandes corporaciones, muy poderosas, de ambos sectores”, sintetizó Trejo Delarbre.

Comentarios