En riesgo, la mayoría priista en San Lázaro

miércoles, 24 de abril de 2013
Aun cuando la coordinación del PAN en San Lázaro suele plegarse al “Jefe Manlio”, la semana pasada diputados de ese partido se rebelaron y echaron abajo la intentona del mexiquense José Manzur de desbancar al perredista Roberto López Suárez de la Comisión Monex, el tema que más incomoda al presidente Enrique Peña Nieto. Y mientras el nuevoleonés Ricardo Niño de Rivera Vela critica la tibieza de su coordinador, Luis Villarreal, su correligionaria Beatriz Zavala pide juicio político contra el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, y Rosario Robles, titular de la Sedesol, por el uso faccioso de la Cruzada contra el Hambre . MÉXICO, D.F. (Proceso).- La impericia política de los dipu­tados del PRI mexiquenses encabezados por José Manzur Quiroga y el malestar de sus pares del PAN contra la cúpula de su partido por su “entreguismo al gobierno” abortaron el acuerdo para inhabilitar la Comisión Monex, que indaga los gastos de campaña de Enrique Peña Nieto. De paso, el Pacto por México y la alianza de ambos partidos en materia legislativa quedaron en riesgo. La sesión del martes 16 en San Lázaro –día en que el PRI intentó dar un “albazo” a la Comisión Monex y quedarse con la presidencia– reveló también el malestar de la bancada panista hacia su coordinador, Luis Villarreal García, por el supuesto pavor al “Jefe Manlio” y su decisión de “no molestar al PRI ni incomodar al presidente Peña Nieto”. Por si fuera poco, los calderonistas empujaron en la tribuna legislativa las denuncias contra el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, y la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, por su presunta injerencia en los comicios de esa entidad. El evento polarizó aún más la débil relación PRI-PAN. Hoy, la mayoría legislativa del PRI en San Lázaro se tambalea. El diputado panista Ricardo Niño de Rivera Vela revienta: “Con la excusa del Pacto por México nos hemos entregado mucho al gobierno actual y no hemos sido una buena oposición democrática. Éste es un papel importante; es un papel de equilibrio, de contrapeso, y no lo estamos haciendo. ¡Hacemos el de comparsas!”. Vehemente, el legislador por Nuevo León advierte: “En democracia la oposición tiene un papel fundamental que no es el de comparsa, sino el de generador de equilibrios. ¡Y no los estamos haciendo!” Con el comportamiento del partido, advierte, “no estamos atemperando los impulsos naturales del poder (como debiéramos hacer). ¡Más si son del PRI!” . –¿Qué es desbocarse? ¿Imposición, autoritarismo del gobierno? – ¡Sí, por supuesto! Niño de Rivera recuerda “el descaro” con el que Peña Nieto y su gabinete dieron a conocer en diciembre pasado sus declaraciones patrimoniales, en las cuales omitieron difundir los bienes que poseen. También se indigna por el intento de los diputados del PRI de anular la Comisión Monex y quitarle la presidencia al perredista Roberto López Suárez para colocar a su correligionario José Rangel, de Atlacomulco. “La declaración patrimonial fue un descaro y un cinismo que sorprende y asusta” –comenta–: y en la Comisión Monex, el planteamiento de la coordinación fue: “No hay problema, le toca al PRI poner (al presidente)”. –Más asustó que callaran en el primer tema –le comenta la reportera. –Así es. Y debería preocuparnos a todos. ¡El PAN no dijo nada! Recuerda que cuando el tema se discutió dentro de su partido y algunos reclamaron la falta de posición crítica; en la cúpula “se enojaron”. “Yo les dije: ¡Señores, ¿por qué no decimos nada? Ellos se volteaban. Les incomodaba el reclamo. ¡Fue una cosa increíble!”   Un acuerdo pactado   El martes 16 el PRI echó a andar su estrategia para cerrar el caso Monex, que tanto incomoda a Peña Nieto y que el 20 de noviembre pasado el PRI aceptó transformar en una comisión investigadora. El propósito era liberar presión para la toma de protesta del 1 de diciembre en el recinto de San Lázaro. El 23 de enero, el Instituto Federal Electoral (IFE) comprobó que el PRI sí utilizó tarjetas de prepago Monex; también detectó que este partido recurrió a empresas mercantiles para “dispersar” 70 millones de pesos que no reportó como gastos de campaña, e incluso aceptó desconocer el destino de 44 millones de pesos. Pese a ello, el instituto exoneró al PRI gracias al voto del consejero electoral Sergio García Ramírez, simpatizante de ese partido. El PRI, que tiene siete de los 13 votos en la Comisión Monex, rechazó pedir información a la Unidad de Investigación Financiera que encabeza el mexiquense Alberto Bazbaz y que antes había entregado al IFE. El 13 de febrero intentó arrebatar al PRD la presidencia de la comisión después de “bloquear la comparecencia de la dirección corporativa de Grupo Financiero Monex en la comisión”, relató López Suárez. Confiado en el apoyo del PAN, el PRI decidió llevar al pleno la destitución del perredista para colocar al priista de Atlacomulco José Rangel. El martes 16 de abril, durante la reunión previa del PAN en la Cámara de Diputados, su coordinador Luis Villarreal García les informó del tema y del respaldo al PRI. Según el diputado Niño de Rivera Vela, “el planteamiento de la coordinación fue: le toca al PRI poner (al presidente). No había ningún planteamiento de rechazo de nosotros”. En entrevista, revela que ya estando en el pleno le dijeron que el PAN “había aceptado la rotación de la presidencia” de esa comisión. Sin embargo, cuando el mexiquense José Manzur trató de imponer a su paisano José Rangel –a quien hace un mes se le acusó de prepotente por utilizar “la charola” del Poder Legislativo en uno de sus autos–, el acuerdo se fue a pique. Legisladores del PRI que piden omitir su nombre comentan que los panistas dieron marcha atrás “por la torpeza de Manzur al mandar a Rangel. Y se nos echó abajo el acuerdo”. Niño de Rivera corrobora la versión y detalla: “Tan estaba el PAN de acuerdo (con el PRI), que no enlistamos a nadie para subir a tribuna. Íbamos a ser simples espectadores del debate. Pero cuando se dice que Rangel es el sustituto, entre nosotros comentamos: ¿Qué, nos vamos a quedar callados? ¿Cómo se atreven a proponerlo? Y subí a cuestionarlo”. Minutos antes, Rangel subió a tribuna y dijo: “Soy representante de este Congreso; primero de los priistas de mi distrito; de los priistas y simpatizantes que votaron por mí, incluyendo al ciudadano Enrique Peña Nieto, porque él vota en el distrito que yo represento: Atlacomulco”. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1903 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios