El Nobel que rescata niños

jueves, 23 de octubre de 2014

El Premio Nobel de la Paz otorgado al indio Kailash Satyarthi causó estupor en su país porque ahí prácticamente nadie lo conocía pese a que el hombre ha pasado casi la totalidad de sus 60 años luchando contra la explotación infantil a lo largo de su nación, primero, y en el resto del mundo, después. El personaje nació en la casta más alta de India y renunció a sus privilegios para dedicarse a una labor social que no pocas veces ha puesto en riesgo su vida pero le ha dado grandes recompensas: 73 mil menores liberados de la esclavitud. En entrevista con Proceso él mismo recuerda pasajes de su trayectoria en favor de la niñez.

NUEVA DELHI (Proceso).- Cuando se anunció que el Premio Nobel de la Paz era para Malala Yousafzai y Kailash Satyarthi hubo confusión y pasmo en las redacciones de los medios de la India. Todos conocían a la primera pero ignoraban quién era el segundo.

Y es que Satyarthi –de 60 años, austero, discreto y “gandhiano”– era un desconocido en su propio país pese a haber dedicado su vida a la lucha contra el trabajo infantil, haber liberado a 73 mil niños de las labores forzadas y tener el cuerpo lleno de cicatrices por las palizas que ha recibido por órdenes de empresarios sin escrúpulos.­

Quienes sí lo conocían eran los niños esclavos a los cuales liberó. Varios de ellos se acercaron corriendo a la sede en Nueva Delhi de la ONG que fundó hace tres décadas: Movimiento para Salvar a la Infancia (BBA, por sus siglas en hindi). No sabían qué es un Nobel pero pensaron que si la televisión no paraba de hablar de ello, se trataba de algo importante. Querían abrazar al hombre que los devolvió a sus familias y a sus escuelas... Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1981 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios