La DEA da por muerto a El Azul, pero el Cártel de Sinaloa "se mantiene sólido"

sábado, 21 de junio de 2014
En coincidencia con lo que da por hecho la DEA, una llamada anónima al corresponsal de este semanario en Washington la tarde del viernes 20 desde un teléfono privado confirmó que en efecto Juan José Esparragoza, "El Azul", murió de un infarto después de un accidente automovilístico, tal como lo informó la revista Riodoce el pasado domingo 8… La propia DEA revela que pese a esta baja y a la captura de El Chapo Guzmán, el Cártel de Sinaloa se mantiene intacto y continuaremos viéndolo en expansión. WASHINGTON (Proceso).- En palabras de un alto funcionario de la Drug Enforcement Administration (DEA), el Cártel de Sinaloa es el “perro grande” del narcotráfico. Por eso ni la muerte de Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, ni la captura de Joaquín El Chapo Guzmán lograron debilitar sus lazos de poder e influencia en el trasiego internacional de drogas. “Después de todas estas guerras entre los cárteles del narcotráfico mexicano por el control de las plazas –dice el mismo funcionario a Proceso–, el único grupo que se ha mantenido sólido es el Cártel de Sinaloa; y seguirá siéndolo, pese a la captura de El Chapo y el fallecimiento de El Azul”. De acuerdo con el análisis de los equipos de inteligencia de la DEA en Estados Unidos, realizados a partir de la información y reportes enviados por sus agentes desde México y de su amplia red de informantes sobre lo que está ocurriendo en la organización sinaloense, el gobierno de Barack Obama tiene bien establecido su nuevo perfil criminal. “Creo que continuaremos viendo la expansión del Cártel de Sinaloa, tomando en cuenta que en los últimos tres años las otras organizaciones han sido minimizadas o semidesmanteladas”, reitera el funcionario, quien pide el anonimato y advierte que no quiere provocar “alguna molestia” al gobierno de Enrique Peña Nieto, al tiempo que expone el perfil actualizado de la organización: “Luego del arresto de El Chapo, todos –en la DEA– coincidíamos en una cosa: el mando absoluto del Cártel de Sinaloa (decíamos) lo asumirían El Azul o El Mayo (Ismael Zambada García); a los dos siempre los consideramos como iguales, con el mismo nivel de poder y control dentro de la organización. ¡Claro!, sin descartar la posibilidad de que uno intentara desbancar al otro. Este es un adelanto del número 1964 de Proceso, ya en circulación.

Comentarios