El diputado asesinado representaba a un distrito "caliente"

El levantón y asesinato del diputado federal Gabriel Gómez Michel y de su ayudante, Heriberto Núñez Ramos, conmocionó a Jalisco, cuya fiscalía ignora cuál fue el móvil del doble homicidio, aunque ya se lo adjudica al crimen organizado. La razón: el video del secuestro muestra a un comando bien organizado, además de que el legislador representaba al Distrito 18, guarida de un cabecilla del Cártel Jalisco Nueva Generación. Pero este hecho de sangre no es el único que ha sacudido a la sociedad jalisciense en tiempos recientes…

GUADALAJARA, JAL. (Proceso).- El diputado federal priista Gabriel Gómez Michel y su ayudante Heriberto Núñez Ramos fueron secuestrados el lunes 22. Un día después agentes de la Procuraduría de Justicia de Zacatecas localizaron la camioneta del legislador cerca de Apulco, en el sureste de esa entidad. El vehículo estaba calcinado, y en su interior los cadáveres de los secuestrados.

Todavía no hay “un por qué”, dijo el fiscal general jalisciense Luis Carlos Nájera, pero afirmó que fue obra “de la delincuencia organizada”, conclusión a la cual llegó tras analizar el video del momento en el que un comando que se movilizaba en media docena de vehículos intercepta y secuestra al legislador.

Gómez Michel gozaba de buena fama en Jalisco, forjada desde el tiempo en que este médico fue alcalde de El Grullo (2010-2012) y daba consultas gratuitas a gente de escasos recursos. También agricultor, cultivaba caña. Jugaba futbol todos los domingos en equipos de veteranos.

Si bien no se tiene claro el móvil de su asesinato, la Fiscalía General de Jalisco no descarta que se haya tratado de una confusión. El video del levantón evidencia que los delincuentes no sabían bien a bien quién era el legislador pues es a él a quien, tras golpearlo, sacan de su camioneta y lo dejan libre unos segundos. Sólo después es subido a uno de los vehículos de los delincuentes –una camioneta Jeep color arena–, el cual huye precedido por un Mini Cooper que formaba parte del comando de cinco o seis automotores.

En abono de la teoría de la confusión, Gómez Michel compró su camioneta meses atrás, pero todavía no había hecho el cambio de propietario. Pertenecía antes al también diputado Marco Barba Mariscal, uno de los hijos del líder de la CROC en Jalisco, el exdiputado Alfredo El Güero Barba Hernández –reconocido como el cacique de Tlaquepaque– y hermano del actual alcalde de ese municipio, Alfredo Barba Mariscal... Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1978 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios