Para Soriana, el premio mayor

sábado, 7 de febrero de 2015 · 19:52
Históricamente la Lotería Nacional ha sido botín político. Ahora, bajo la dirección de María Esther Scherman, y conforme al destino de otras empresas públicas, la institución privatizó algunas de sus principales operaciones. El siguiente paso, según el plan ya publicado en el Diario Oficial de la Federación, es entregar la distribución de los billetes a las tiendas Soriana y prescindir de los billeteros, en un mercado ya inundado de juegos y sorteos por completo ajenos a la beneficencia pública. MÉXICO, D.F. (Proceso).- En el gobierno de Enrique Peña Nieto, la Lotería Nacional para la Asistencia Pública (Lotenal) enfrenta una crisis que pone en juego su existencia: exprimida por cargas fiscales como si se tratara de una empresa privada, desde 2008 no genera recursos para beneficencia, mientras el propio gobierno autorizó la proliferación de numerosos productos y sorteos privados que acotaron su mercado. No es la única “amenaza”. Según el diagnóstico de la directora de esa institución, María Esther Scherman Leaño, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 16 de mayo de 2014 como Programa Institucional, los billeteros enfrentan la inseguridad, pero las autoridades de la Lotenal no los quiere y pretende dejar de emplearlos. Para ello, la funcionaria propone entregar la comercialización de sus productos a la cadena de tiendas departamentales Soriana y otras tiendas. Es decir, privatizar la operación comercial de Lotenal. Luego del escándalo de 2012 por haber colaborado en la campaña de Peña Nieto con tarjetas de beneficio para los electores, Soriana está en plena expansión. Tras adquirir una parte de la cadena Carrefour en 2005 y Gigante en 2007, anunció a la Bolsa Mexicana de Valores la compra de Comercial Mexicana, con lo que este 2015 será la cadena más grande del país. Y para Lotenal, según el documento publicado en el DOF, Soriana es un nicho de mercado idóneo para sus productos. (Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 1997, ya en circulación)