Educación en la diversidad sexual…cuestionada

sábado, 16 de julio de 2016
La instrucción del presidente Enrique Peña Nieto al titular de la SEP, Aurelio Nuño, para que incorpore en los libros de texto los nuevos contenidos sobre diversidad sexual, tomó desprevenida a la dependencia, pues los volúmenes para el ciclo 2016-2017 ya estaban impresos. Y aunque en algunas escuelas ya circulan “libros complementarios” en los cuales ese tema se aborda de manera abierta, organizaciones religiosas conservadoras manifiestan su rechazo pues sostienen que la familia natural es más antigua que las leyes. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El pasado 17 de mayo, cuando el presidente Enrique Peña Nieto se reunió en Los Pinos con representantes de la comunidad LGBTTI (lésbico, gay, bisexual, transgénero, transexual e intersexual), no sólo lanzó su iniciativa para legalizar las bodas gay, también giró instrucciones a la Secretaría de Educación Pública (SEP) para que –como medida complementaria– ajuste los “contenidos” de los libros de texto gratuito a la “diversidad” sexual. Esta medida implica impartir a los niños –desde nivel preescolar– educación sobre homosexualidad, bisexualidad, transexualidad y matrimonios homoparentales, como ya se está haciendo en las escuelas públicas de otros países a fin de evitar la discriminación hacia estas minorías. Y mientras Aurelio Nuño, titular de la SEP, incluye estos temas en los libros de texto –muy probablemente para el ciclo escolar 2017-2018– ya empiezan a circular en las escuelas “libros de texto complementarios” que instruyen a los niños en tales materias. Osmar Matsui Santana, presidente de la Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología (Femess), comenta entusiasmado: “La modificación a los libros de texto será una manera de llegar a las nuevas generaciones para impulsar un importantísimo mejoramiento en la convivencia humana; se combatirá de raíz la violencia homofóbica y de género, se evitarían muchísimos embarazos de adolescentes y se reconocerá a las personas con diferente orientación sexual. “La Organización de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud recomiendan a los gobiernos impartir este tipo de educación para contrarrestar la discriminación y el bullying homofóbico. Hay que educar a la niñez en la diversidad. Es algo que nosotros en la Femess venimos pidiendo en México desde hace años”. –¿Y qué temas específicos se deberán tocar? –se le pregunta. –Bueno, así como se instruye en el sentido de que hay personas de distinta etnia, cultura, nacionalidad o color de piel, también se necesita educar al niño sobre las diferentes manifestaciones de la sexualidad; decirle que existen no sólo heterosexuales, sino también homosexuales, bisexuales, asexuales y transexuales. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2072, ya en circulación

Comentarios