Revista Proceso

Rodríguez Borgio: una historia cargada de abusos, despojos y amenazas

El zar de los casinos, Francisco Javier Rodríguez Borgio, comparecerá ante la justicia española. Se le investiga por “amenazas de muerte” y “conspirar para asesinar” a dos empresarios ibéricos con la complicidad de una presunta sicaria del Cártel de Sinaloa.
sábado, 31 de octubre de 2020

Después de un dilatado caso de despojo de un terreno en la Rivera Maya, el zar de los casinos Francisco Javier Rodríguez Borgio comparecerá el miércoles 18 ante la justicia española. Se le investiga por “amenazas de muerte” y “conspirar para asesinar” a dos empresarios ibéricos con la complicidad de una presunta sicaria del Cártel de Sinaloa. Se trata de una historia rocambolesca en el que aparecen el despacho de Javier Coello, las firmas Oceanografía y Caja Libertad, un hermano del exgobernador Patricio Patrón Laviada y el capo Nacho Coronel Villarreal...

MADRID (Proceso).– El zar de los casinos en México, Francisco Javier Rodríguez Borgio, comparecerá ante la justicia española el miércoles 18 en calidad de investigado. Fuentes judiciales confirmaron a Proceso que se le acusa de amenazar de muerte y conspirar para asesinar a los empresarios españoles Guillermo Martínez Cárdenas, Lorenzo Sánchez Hidalgo y Andrés Valea Vera, jefe de seguridad de éstos.

En esa audiencia, que se llevará a cabo en el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de San Lorenzo del Escorial, también presentará su declaración como investigada en esa conspiración la mexicana Marcela Silerio Domínguez, quien dijo trabajar para el Cártel de Sinaloa.

Ella dijo ya haber actuado en ese fallido intento de ejecución a petición de Rodríguez Borgio, de acuerdo con el atestado policial elaborado por la Sección de Homicidios, Secuestros y Extorsiones de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, al que este medio tuvo acceso.

Este rocambolesco caso está relacionado con la venta a Rodríguez Borgio del predio llamado Petempich cuya extensión es de alrededor de 250 hectáreas con más de 700 metros en primera línea de playa en la Riviera Maya, en el estado mexicano de Quintana Roo. La transacción se realizó en agosto de 2015.

Durante los primeros cinco años del acuerdo fallido hubo una serie de desacuerdos, estafa y espionaje, así como amenazas, sobornos a un funcionario del gobierno estatal, encabezado en esas fechas por el priista Roberto Borge (2011-2016).

Las autoridades pidieron también la extradición a México de los españoles y en agosto de 2016 el hijo de Rodríguez Borgio sufrió un atentado en Querétaro, en el que se acusó a un abogado del despacho mexicano –Joaquín Ramos Balea, representante de los empresarios españoles–, quien fue absuelto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación tras dos años de prisión.

En alguna etapa de esta historia las partes recurrieron a connotados, abogados mexicanos como Javier Coello Trejo y Diego Fernández de Cevallos. La trama conecta a México, Estados Unidos y España.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2296 de la revista Proceso, ya en circulación.