Banco de México

La trampa de los dólares

Durante la discusión en el Senado, los alegatos del morenista Alejandro Armenta se enfocaron en los "beneficios" de las reformas a la Ley del Banco de México. No obstante, nunca mencionó las letras chiquitas de la iniciativa.
lunes, 14 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El Banco de México (Banxico) “tiene intereses financieros y el Senado defiende los del pueblo. Todos los bancos piensan en sus intereses personales, financieros, pero la iniciativa es en favor de las comunidades migrantes”, expuso Alejandro Armenta, presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado, en una conferencia de prensa el jueves 10, un día después de la cuestionada aprobación de las reformas a la Ley del Banco de México –propuestas por el senador Ricardo Monreal– que obligan al banco central a comprar los excedentes de divisas.

Desde el miércoles 9, durante la discusión sobre el proyecto en el pleno del Senado y su posterior aprobación, los alegatos del senador de Morena se enfocaron en los “beneficios” que los ajustes tendrían para los migrantes. Sin embargo, según los datos del Banxico que él mismo citó en la tribuna, en 2019 se recibieron 36 mil 438 millones de dólares por concepto de remesas, de los cuales 374 millones ingresaron en efectivo, es decir, sólo 1%, mientras que el resto, 36 mil 64 millones de dólares, fue enviado por transferencias electrónicas.

“Tengo mis reservas sobre ese 1%. Por lo menos 10 millones de mexicanos regresan año con año en esta temporada (decembrina) y llegan, sin duda, con los dólares que ahorraron en efectivo durante todo el año”, expuso Armenta en la presentación del dictamen.

“Sólo quienes vivimos en comunidades migrantes, yo nací en Izúcar de Matamoros, Puebla, una zona migrante, tal vez la más importante de la mixteca poblana, que se integran a Nueva York, New Jersey, con más de 2 millones de poblanos residentes allá, y seguramente quienes aquí hoy son senadores han tenido, tienen o conocen algún familiar o un amigo migrante y saben lo que representa realmente el flujo de esta población, que cuando llega a México y no le reciben los dólares en el banco, sobre todo población indígena, tienen que acudir al tianguis, al mercado, a las opciones informales de cambio de dólares”, añadió.

No obstante, Armenta nunca mencionó las letras chiquitas de la iniciativa. El documento del proyecto expone la verdadera preocupación detrás de la propuesta: “Las entidades financieras”.

La exposición de motivos de la iniciativa de Monreal, coordinador de Morena en el Senado, señala que “el sistema bancario mexicano, receptor final de la mayoría de los dólares captados, enfrenta una serie de problemas en su colocación final y disposición líquida de los recursos, lo que hace inviable la aceptación, manejo y administración de la divisa norteamericana, y además incierto porque cada vez es más difícil repatriar la divisa a Estados Unidos”.

Lo anterior, según la misma exposición de motivos, porque el proceso para disponer y administrar divisas en efectivo se ha vuelto cada vez más difícil desde 2012, cuando el gobierno de Estados Unidos impuso una serie de restricciones sobre las operaciones con dólares desde y hacia su territorio, para combatir las operaciones con recursos de procedencia ilícita, causando que las entidades financieras estadunidenses optaran por abandonar el sistema de corresponsalía que les permitía hacer operaciones con dólares desde otros países.

 

El caso HSBC

 

Monreal pone como ejemplo el caso de la filial del Banco HSBC de Estados Unidos, condenada en 2012 a pagar una multa de mil 920 millones de dólares por incumplir la normatividad relativa a la prevención de las operaciones con recursos de procedencia ilícita. 

El órgano regulador estadunidense, la Oficina del Controlador de Divisas, dependiente del Departamento del Tesoro, modificó la política de los depósitos de dólares en efectivo para imponer controles más estrictos, según el documento, porque considera que los contratos de corresponsalía firmados con los bancos de México son “operaciones riesgosas” debido a los recursos de procedencia ilícita.

“Incluso, el gobierno de México se ha visto afectado, ya que requiere el servicio de corresponsalía para repatriar los dólares, que, posterior a su decomiso al crimen organizado, el gobierno necesita para disponer en beneficio de la ciudadanía”, continúa el legislador.

“Si los controles y las restricciones impuestas unilateralmente por Estados Unidos continúan, las instituciones de crédito mexicanas se verán obligadas a dejar de recibir dólares ante la imposibilidad de venderlos posteriormente en aquel país”, agrega.

Actualmente la reserva internacional del Banxico está compuesta principalmente con dinero electrónico, por ello la iniciativa concluye que, si la Ley Monetaria refiere que la moneda extranjera no tiene curso legal en territorio nacional, “es lógico” que los dólares en efectivo “deban formar obligadamente parte de la reserva, puesto que los bancos no tienen con quién enajenarlos”. 

El jueves 10 el senador Emilio Álvarez Icaza, sin grupo parlamentario, exhibió las preocupaciones del Banxico en tribuna al asegurar que estas modificaciones abren la puerta a que el banco central se convierta en una lavadora de divisas, “esencialmente del narcotráfico”. Agregó que las instituciones financieras que hayan aceptado ese dinero “reciban pesos, se blanquea la lana y el Banco de México carga el problema”. 

El legislador reveló que detrás de la propuesta hubo cabilderos de Grupo Salinas, del cual forma parte Banco Azteca, de Ricardo Salinas Pliego, integrante del consejo asesor empresarial de la Presidencia de la República.

“Habrá que preguntarse si esta iniciativa no tiene dedicatoria para uno de los especiales aliados del presidente y le quieren hacer un favor”, cuestionó Álvarez Icaza.

“Entiendo la preocupación de los migrantes, pero eso no dice aquí, aquí a lo que estamos obligando es a que instituciones de crédito mexicanas, lo que no hayan podido colocar, se lo vendan al Banco de México y el Banco de México lo compre, y ahora el Banco de México se intoxica con esa manzana envenenada; va a tener en la panza ese dinero sucio y le va a significar un problema con las instancias internacionales”, explicó.

 

Ignorados

 

Funcionarios del Banxico, la Secretaría de Hacienda y de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores se reunieron el viernes 4 con miembros de la Comisión de Hacienda que preside Armenta. Le expusieron sus temores y plantearon una serie de propuestas para proteger al organismo autónomo sobre los riesgos tras los cambios que se pretenden. 

Pero el Banxico fue ignorado y el 27 de noviembre último el dictamen fue avalado sin una discusión amplia en las comisiones de Hacienda y de Estudios Legislativos Segunda del Senado. 

Durante la discusión en el pleno, el jueves 10, se integraron las modificaciones al dictamen para paliar las preocupaciones, entre ellas, que se cuente con sistemas automatizados que tengan la capacidad de generar reportes detallados de las operaciones de compra de billetes y monedas metálicas extranjeras, correspondientes a los montos que se pretendan vender al Banco de México. Las modificaciones mitigan los riesgos, pero, según Banxico, no los eliminan. La bola está ahora en la cancha de la Cámara de Diputados. 

Reportaje publicado en el número 2302 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 13 de diciembre de 2020.

Comentarios