Los capitalinos, a merced del Grupo Borüs

sábado, 13 de junio de 2020 · 18:32
Diversos testimonios y videos hablan de un grupo que asalta a ciudadanos, los golpea, los tortura, los extorsiona. Y pese a que no están uniformados ni viajan en vehículos oficiales no se trata de delincuentes comunes, integrantes de algún cártel local. Se trata de policías de “élite” de un grupo –Borüs– que presuntamente opera a las órdenes del secretario capitalino de Seguridad Ciudadana. Nota de la redacción: Proceso asume la política de proteger a sus reporteros y colaboradores presentando –de manera excepcional– textos sin su firma relacionados con el narcotráfico y la violencia que se extienden por el país. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– José Alejandro “N” y Juan José “N” de 34 y 36 años, respectivamente, fueron detenidos cuando caminaban por calles de la colonia Morelos, en la alcaldía Cuauhtémoc, el pasado 28 de abril por un grupo de “élite y de inteligencia” que opera para la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) local; los acusaron de narcomenudeo pero ellos negaron los hechos y ante el Ministerio Público denunciaron tortura y abuso de autoridad. Ese grupo élite los consignó con varias dosis de mariguana y cocaína así como dos armas de fuego, escuadras calibre 9 milímetros con cartuchos útiles. Según la narrativa de hechos de los detenidos, asentada en la carpeta de investigación FCH/CUH-5/UI-1C/D/2451/04-2020, una vez dentro de una aparente patrulla los torturaron para que confesaran que pertenecen a la Unión de Tepito y que la droga era para su venta al menudeo. Los imputados se negaron pero los golpes siguieron; Juan José gritó pidiendo auxilio y lo callaron “a patadas”, luego –se lee en la carpeta de investigación, a la que se tuvo acceso– uno de los policías capitalinos le introdujo un palo en el ano; sólo así lograron que confesaran y los consignaron, pero una vez frente al Ministerio Público, el detenido pidió ayuda médica para que atendieran el sangrado que tenía. Cuando empleados de la fiscalía capitalina indagaron quiénes eran los policías que los consignaron, se descubrió que los responsables eran integrantes de Grupo Borüs. No encontraron en el Informe Policial Homologado nombres ni a un comandante o persona responsable al cual notificar de los abusos que se habían cometido contra los imputados, quienes luego de las revisiones médicas quedaron en libertad, al acreditarse el abuso de autoridad. “Los torturaron, les hicieron de todo y ahora nos dicen que no hay un solo responsable a quien denunciar; a mi sobrino le desgraciaron la vida y no es justo, es un padre de familia que sólo fue a una fiesta”, comenta un familiar de Juan José. Borüs es una suerte de grupo clandestino que presuntamente hace trabajo de “inteligencia”; sus integrantes se mueven sin uniforme, sin vehículos oficiales y sin permiso de nadie; sólo le informan al secretario de Seguridad en turno.
Fragmento del reportaje publicado en la edición 2276 de la revista Proceso, ya en circulación.